Con la confianza de su lado

De nuevo entre los mejores, Ferrer quiere sorprender como en 2007

15:23 ET
Actualizado el
ESPNtenis.com

David FerrerGetty Images

"Es el mejor año de mi carrera. No esperaba superar lo del año pasado y con 30 años llegar a este estado mental y físico tan bueno", decía David Ferrer a minutos de haber ganado uno de su tantos torneos durante este. Auckland, Buenos Aires, Acapulco, s-Hertogenbosch, Bastad, Valencia, Masters 1000 de París... Torneos ganados en este 2012 sobre canchas duras al aire libre, sobre canchas duras bajo techo, sobre césped y sobre polvo de ladrillo muestran versatilidad en el año del español y recursos a la hora de pensar en este Masters.

Los siete títulos en el año lo convierten en la temporada más exitosa del de Jávea y a la vez el más ganador en 2012 superando a Roger Federer (seis trofeos). Además, sumando circuito y Copa Davis es el que más festejó alcanzando las 72 victorias, más aun que el propio Novak Djokovic (70 gritos) y sus grandes semanas en Valencia y en el Masters 1000 de París lo ubican con una consistencia y una confianza en esta superficie quizás inédita para él. Aunque, claro, la fatiga le puede jugar una mala pasada tras esta exitosa pero larga temporada que terminará en la final de la Copa Davis.

"El ambiente en el estadio es increíble. Es un gran honor jugar contra los mejores jugadores del mundo. Siempre es uno de los mis objetivos a principios de año".

De hecho, el español supo ser finalista en el torneo de fin de año en 2007, cuando se disputaba en Shanghai. Pero el North Greenwich Arena también lo conduce a buenos recuerdos: en la última temporada arribó a las semifinales con victorias ante Murray y Djokovic, incluidas.

Pensando en la edición 2012, la deserción de Rafael Nadal hizo que el de Jávea se ubique entre los cuatro primeros del sorteo. Y así evitar a Andy Murray, el local que también vive el mejor año de su vida. Por eso, en los papeles es candidato a clasificar a semifinales. Aun llegando a Londres un día antes del debut, disfruta el torneo: "el ambiente en el estadio es increíble. Es un gran honor jugar contra los mejores jugadores del mundo. Siempre es uno de los mis objetivos a principios de año".

A quien no pudo obviar es a Roger Federer. Con el suizo, Ferrer tiene un récord de 0-13. El único choque este año fue en Madrid sobre polvo de ladrillo, lo que no es una referencia en sí misma, pero sí está claro que el juego del más ganador en Grand Slams lo complica muchísimo. Con quien le han ido mejor las cosas es con Janko Tipsarevic a quien venció en tres de las cuatro ocasiones, la última en el US Open de este año. Por eso, si algo de lógica tiene el tenis, su paso a semifinales lo definirá mano a mano con Juan Martín del Potro, derrotado por el valenciano en cinco de los siete enfrentamientos, dos de ellos este año.

Ahora, queda saber si la gran arma que es este gran año de David Ferrer, tiene un doble filo bautizado cansancio.