El gran ajuste de Tom Thibodeau

Actualizado el 13 de noviembre de 2012
Carlos Morales Por Carlos Morales
ESPNdeportes.com
Archivo

Tom ThibodeauDavid Liam Kyle/NBAE via Getty ImagesTom Thibodeau tendrá que acomodar su equipo a las bajas que sufre... ¿Jugará Rose?
Falta 1:20 de juego. Derrick Rose escapa a un defensor con un amague y penetra por su lado derecho. Tres hombres le salen al paso, pero se detiene y hace un tiro brincado, que falla. Al caer, cojea hasta la línea de base, en donde se desploma y se agarra la rodilla mientras el juego sigue por diez segundos más. Desde la banca, Tom Thibodeau sabía que el panorama no era nada bueno para Rose, ni para los Bulls.

El diagnóstico: rotura del ligamento anterior cruzado y del ligamento medial colateral de su rodilla izquierda. Rose no sólo perderá el resto de los playoffs, sino que es una gran interrogante por toda la temporada 2012-13.

Tal vez, el mayor reto que enfrenta un entrenador es mantener competitivo a su equipo a pesar de sufrir la pérdida por lesión de su principal jugador.

Muchos equipos sencillamente se desmoronan sin su estrella, otros producen por debajo de su nivel. Pero los Chicago Bulls se han mantenido como una fuerza en la división central y Tom Thibodeau tiene el mayor mérito en esto, ya que ha enseñado al equipo a rearmarse y seguir jugando buen baloncesto a pesar de la ausencia indefinida de Rose.

El Jugador Más Valioso de la temporada de 2010-11 y uno de los mejores armadores ofensivos de la NBA, fue sometido a una cirugía de reconstrucción de ligamento, y la recuperación en jugadores de basquetbol toma generalmente entre nueve meses a un año, si no hay complicaciones mayores.

Lejos de cruzarse de brazos, Thibodeau rearmó su equipo, los enseñó a jugar sin su estrella y siguen jugando un buen baloncesto, algo que se veía venir. Mucha gente no toma la pretemporada como algo importante, pero con Chicago uno podía ver la tendencia de que iban a defender más y que iban a cambiar los roles.

Durante toda su carrera Thibodeau ha sido un respetado coach defensivo y quizás por eso tardó tanto tiempo en ganarse un puesto como entrenador en propiedad. Mientras era asistente con los Celtics, era el encargado de la fase defensiva, pero para ser entrenador de la NBA, hay que saber dominar ambos lados de la cancha, algo que Thibodeau ha logrado demostrar en estos años con los Bulls.

La defensa de Chicago es la llamada 'defensa de sobrecarga', la misma usaba cuando era asistente en Boston a cargo del lado defensivo de la cancha, y es la misma que juegan los Celtics y Miami. Consiste en poner la presión en el balón para tratar de empujarlo hacia uno de los lados de la cancha.

Una vez está en uno de los lados de la cancha, no permiten que salga de ahí. Todos los jugadores de ese lado ponen presión y los que están al otro lado contrario se meten adentro para tratar de que el balón se mantenga en ese lado. Es una defensiva de muchas ayudas y es imperativo tener jugadores que bloqueen tiros y que sean agresivos en la búsqueda del rebote.

Esos son precisamente los componentes de la defensa de Thibodeau: presión defensiva, tratar de enviar el balón donde lo quieres enviar, proteger la canasta y ser fuerte en los rebotes. Parecen cuatro cosas sencillas, pero son aspectos que se enfatizan constantemente y es lo que hace la defensa de Chicago tan fuerte como es.

El bastión grande en ese sistema defensivo es Joakim Noah, quien le pone la mentalidad a todo, pero en términos generales todos los jugadores de la rotación vienen con esa mentalidad de que lo primero es esforzarse, dar ese extra y eso va a dar resultado en el otro lado de la cancha. Es una mentalidad colectiva, pero quien más la refleja es el interno francés.

Thibodeau sabía que la defensa no tenía que mermar porque faltara un jugador estelar. Pero en el aspecto ofensivo, había que graduarse y el trabajo que ha hecho en la ofensiva también habla muy bien de este entrenador que tardó más de 21 años en obtener un puesto de 'head coach', precisamente por el sello que le pusieron.

Rose no tiene un sustituto como tal. Ahora mismo, Kirk Hinrich y Nate Robinson se dividen tiempo en su posición, pero los números no están cercanos a los de un jugador que cargaba al equipo. En ambos casos, son jugadores encargados de llevar la bola a terreno ofensivo.

Pero Thibodeau ha podido reubicar a los jugadores en la cancha para lograr una mejoría en el equipo. Y simplemente, todos han tenido que hacer un poco más: el que hacía cuatro intentos ahora hace siete; el que agarraba seis rebotes ahora tiene que agarrar ocho; el que hacía dos asistencias tiene que hacer cinco, todo para subsanar la ausencia de su gran jugador.

Y eso es lo que ha pasado: ningún jugador promedia más de 20 puntos por juego (Noah es el mejor con 15,0) pero cada cual ha subido su nivel de juego y la producción es similar a pesar de que no tienes a tu estrella.

¿Cuándo llegará Rose? Se dice que en enero, se dice que en marzo y puede ser que no juegue esta temporada para que recupere al máximo. Todo dependerá de cómo vaya Chicago. Y en este momento, se puede decir que aunque lo prefieren en juego, gracias a la defensa y al juego en conjunto, se pueden dar el lujo de ganar si él.


Carlos Morales es comentarista de los partidos de la NBA que transmite ESPN América Latina. Como técnico, ha sido dirigente por más de 20 años en todos los niveles del básquetbol, destacacándose como técnico en las ligas de Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela y coach de la Selección Nacional de Puerto Rico. Consulta su archivo de columnas.