El futuro es incierto para Ron Rivera

20:47 ET
Actualizado el
AP

CHARLOTTE -- Ron Rivera dijo con base en las recientes conversaciones con el propietario del equipo, Jerry Richardson, que no sabe si permanecerá como entrenador en jefe de los Carolina Panthers más allá de esta temporada.

Rivera

Rivera

Rivera dijo que Richardson no le ofreció ninguna garantía, sin embargo señaló, "Sé que no va a suceder nada hasta después de la temporada".

El asiento de entrenador de Rivera se calentó un poco más después de que los Panthers (2-8) sufrieron otro colapso de último cuarto en la derrota, 27-21, ante los Tampa Bay Buccaneers en tiempo extra. Rivera tiene marca 8-18 en sus dos temporadas como entrenador en jefe de Carolina.

Richardson despidió al gerente general, Marty Hurney, hace cuatro semanas y Rivera dijo en aquel momento que su futuro estaba ligado a la capacidad de Carolina para montar "una buena racha" por el resto de la temporada.

Sin embargo los Panthers tienen marca 1-3 desde que Hurney salió de la organización.

Con el nuevo gerente general llegando en algún momento, Rivera tiene motivos para estar preocupado. Sabe que a muchos gerentes generales les gusta formar su propio cuerpo de entrenadores. Rivera dijo que habló recientemente con Richardson y que el propietario le dio su "apoyo" y fue "justo y abierto" con él.

Pero Rivera también sabe que la NFL es un negocio basado en la producción.

"Con él es, 'Ron, tenemos que poner las cosas en marcha. Sé que es frustrante para ti y tus entrenadores', porque es frustrante para él", indicó Rivera acerca de Richardson.

Rivera, de 50 años de edad, dijo que esta temporada ha sido frustrante con los Panthers perdiendo varios partidos cerrados, incluyendo cuatro en los que llegaron con la ventaja en el último cuarto.

El mariscal de campo, Cam Newton, refirió que las derrotas cerradas han sido "la historia de la temporada".

Rivera dice que saber que los Panthers son lo suficientemente buenos para vencer a equipos como los Atlanta Falcons, los Chicago Bears, los Dallas Cowboys, los Seattle Seahawks y los Tampa Bay Buccaneers es a veces más difícil de digerir que si perdieran por 14 puntos cada partido.

"Parece que hay algo que está faltando", sentenció Rivera.

Los Panthers se plantearon el objetivo de ganar el Super Bowl, sin embargo a 10 semanas de iniciada la temporada ya están eliminados de la pelea para ganar la NFC Sur.

"Es difícil cuando pierdes porque las cosas no están tan bien como cuando ganas, obviamente", expresó Rivera. "La comida no sabe bien. Es difícil comunicarse con las personas viéndolas a los ojos y hablando con ellas. Es difícil, y lo entiendo".

El ala defensiva, Charles Johnson, el jugador mejor pagado del equipo y uno de los capitanes, recurrió a Twitter después de la derrota de esta semana para expresar su frustración de que los Panthers han desperdiciado una ventaja de 11 puntos con seis minutos por jugar en contra de los Bucs.

"¡Avergonzado por ser parte de esa última marcha! Algunas personas estudian y trabajan más duro que otras y quedaron expuestos en el partido", escribió Johnson.

Johnson dijo este lunes que la frustración no fue dirigida a ningún compañero o miembro del cuerpo de entrenadores, y que debió haber mantenido los comentarios en casa, algo que Rivera le instó a hacer la próxima vez.

Sin embargo Jonson indicó que apoya a Rivera.

"Uno no puede preocuparse por quién se va a ir y quién se va a quedar. Eso es algo que decide la gerencia", declaró Johnson. "Pero voy a pelear con el entrenador hasta el final. Sin importar lo que haga voy a mantenerme con él. Él está tratando de llevarnos al lugar correcto, así que uno tiene que permanecer con él".

Rivera dijo que cree que tiene lo necesario para darle un giro a las cosas en Carolina.

Está en el segundo año de un contrato por cuatro temporadas.

"Me gustaría creer que estamos haciendo las cosas de la manera correcta, no del todo, obviamente, porque hemos perdido muchos partidos por muy poco margen", expresó Rivera.

Apunta a la ética de trabajo de los jugadores y al tiempo extra que ponen después de los entrenamientos, como ejemplos de que están dispuestos y con ganas de mejorar y el equipo se dirige en la dirección correcta.

"Estaba en un equipo cuando comencé a entrenar que no era muy bueno y tan pronto como los entrenamientos terminaban los jugadores no podían esperar a marcharse", señaló Rivera. "En este momento estoy en un equipo donde la práctica termina y tienes a jugadores atrapando balones y algunos repasando las jugadas de protección. Verán a los defensivos de la secundaria ahí afuera trabajando en su técnica. Hay un compromiso que siguen teniendo& pero aún no hemos ganado. Esa es la parte difícil".

Después del partido el apoyador, Thomas Davis, y otros jugadores de Carolina expresaron su preocupación por la seguridad de Rivera en su puesto debido a su incapacidad para cerrar partidos.

"Estaré bien", declaró Rivera. "Sin importar lo que suceda, estaré bien. Ya sea que esté aquí el próximo año o no, estaré bien. Seguiré adelante. Haré que las cosas sucedan. Haré cosas. Ya sea aquí o en otro lugar, las haré. Creo en quién soy y creo firmemente en mis capacidades como entrenador".