Rafael Nadal volvió a una cancha

12:34 ET
Actualizado el
ESPNtenis.com

MALLORCA -- Fueron cerca de cinco meses, pero que parecieron una eternidad. Hoy Rafael Nadal, finalmente, pudo sacarse las ganas de volver a pegarle a una pelotita amarilla con intensidad. Sí, el español, tras estar inactivo desde el 28 de junio, retornó a una cancha para un entrenamiento tras dejar atrás una lesión en la rodilla izquierda, en la que padeció el síndrome de Hoffa.

Este martes, junto a su tío Toni, su entrenador, y con el fiel acompañamiento de Tomeu Salva, Nadal realizó un pequeño entrenamiento sobre canchas duras bajo en el Centro Tecnificación de Manacor. El objetivo, además de sacarse un poco las ganas, fue probar cómo estaba de la lesión. El resultado, tras los movimientos y los ejercicios, fue óptimo. Por lo cual, la sonrisa de Rafael fue de oreja a oreja.

Atrás, entonces, quedó aquel recuerdo de su sorpresiva caída ante el checo Lukas Rosol en Wimbledon, donde jugó su undécimo torneo de 2012 y tuvo que abandonar el año con 42 victorias (6 derrotas) y cuatro títulos: Roland Garros, Masters 1000 de Roma y Montecarlo y el Conde de Godó de Barcelona, todos sobre polvo de ladrillo. Luego de la inactividad y de los trabajos en el gimnasio, Rafa puede decir que está de vuelta.

Nadal
EFENadal se entrenó por primera vez en cinco meses
Y que su primer contacto con una raqueta haya sido sobre canchas duras no fue un capricho. Obviamente que tiene un fin. De esta manera Nadal empezó a preparar lo que será su vuelta a las canchas. Inicialmente, hay tres alternativas para su retorno: una exhibición en Abu Dhabi (también se anotó Kooyong), el ATP de Qatar (Auckland se ilusiona) o Australian Open. Todo depende de su condición física. Desde el lado del tenista dicen, repiten y remarcan que su retorno se dará recién cuando esté en óptimo estado.

Con respecto a su posición en el ranking, la diferencia con su compatriota David Ferrer, quinto en el listado, es apenas de 290 puntos. En enero, Nadal defiende semifinales de Doha (90 puntos) y final en Australian Open (1.200), mientras que Ferrer sólo debe mantener cuartos de final en el Grand Slam (360). No obstante, esto seguramente esté en segundo plano para Rafael. En su cabeza sólo está la vuelta a las canchas.