Un triunfo con sufrimiento

En el arranque de la era Mike D'Antoni, los Lakers ganaron pero no les sobró nada

9:11 ET
Actualizado el
J.A Adande Por J.A Adande
ESPN.com
Archivo

LOS ÁNGELES -- En el primer partido con Mike D'Antoni en el banco, Los Angeles Lakers se parecieron un poco a su nuevo entrenador mientras arrastraba la rodilla operada por la línea de banda. "Pata de palo", para usar su propia descripción.

No se vieron las chispas ofensivas que suelen caracterizar a sus equipos, ni las que produjeron los mismos Lakers cuando sumaron un total de 233 puntos ante los Phoenix Suns y los Houston Rockets durante el fin de semana. Para ser justos, tampoco se enfrentaron a los Suns o los Rockets. Los Lakers se midieron ante el equilibrado conjunto de los Brooklyn Nets, que controló el ritmo durante gran parte del partido y que hasta estuvo dispuesto a cometerle una falta a Dwight Howard sin el balón para llevar las cosas a un punto muerto.

El final de 95-90 ante los Nets no es el tipo de puntaje que los Lakers imaginaban cuando incorporaron a D'Antoni. Aunque la victoria sí. Éstas son bastante obligatorias por estos lares. Sólo pregúntale a Mike Brown.

Así que la pregunta es si este entrenador y esta ofensiva ganarán con suficiente frecuencia durante la temporada regular y 16 veces en los playoffs. Los Lakers se encargarán de ofrecer suficientes pruebas y suficientes dudas al mismo tiempo.

¿El caso de D'Antoni? Bueno, ganaron el partido. Y se impusieron cuando el juego se convirtió en una batalla defensiva durante el último cuarto, que produjo apenas 10 tiros de campo en 32 intentos para los dos equipos.

Los Lakers están mejorando en la protección del balón. Los Angeles, uno de los equipos más propensos de la liga a perder balones, con un promedio de 17 de cara al partido del martes por la noche, solamente perdió 11 ante Brooklyn. Los Lakers hicieron esto a pesar de la presencia de Gerald Wallace, quien se metía en las líneas de pase para conseguir uno de sus cinco robos cuando no estaba debajo del aro, recolectando uno de sus tres bloqueos.

"Fue un equipo de demolición individual en defensa", dijo Kobe Bryant.

En partidos anteriores, "algunas de las pérdidas de balón fueron casuales -- falta ofensiva, un drible sobre el pie de alguien o algo así", dijo Bryant. "Pero en general estamos haciendo un mejor trabajo de cuidar el balón, al estar más en sintonía con los demás".

Los Lakers están funcionando mejor ya que no tienen que pensar tanto ahora que han desechado la ofensiva Princeton.

"Sabemos lo que estamos haciendo ahí afuera y eso ayuda", dijo Pau Gasol. "No hay muchas dudas y eso ayuda a limitar los errores. Esa es la clave principal.

"Aunque se trata de un sistema nuevo, estamos con pick-and-rolls, acciones de tiro, pantallas rumbo al aro, posteos. Cosas muy familiares y básicas de las que, gracias a nuestro personal, sacamos un gran provecho".

Sí, ayuda tener a un escolta All-Star para que le pase el balón a un ala-pivote All-Star, quien se conecta con un centro All-Star para clavar una volcada, como lo hicieron los Lakers en una secuencia de Bryant a Gasol a Howard. E imagina cuando tengan a su base All-Star, el hombre que fue elegido dos veces JMV mientras dirigía la ofensiva en Phoenix.

"Mucho de esto va a cambiar cuando Steve [Nash] esté de vuelta", dijo D'Antoni sobre el base, quien estará fuera de acción durante al menos el resto de la semana mientras se recupera de una fractura de peroné en la pierna izquierda.

D'Antoni cree que los Lakers serán capaces de dictar ritmo sin importar lo que haga el equipo contrario. Bueno, no fue así, no cuando Deron Williams registró 22 puntos, 10 asistencias y ningún balón perdido. D'Antoni cree que Metta World Peace seguirá acertando cuatro triples en nueve o 10 intentos si lo dejan tan abierto como estuvo ante los Nets. (Después de un triple convertido, World Peace recompensó al entrenador de los Nets, Avery Johnson, por la estrategia defensiva frotándole la cabeza mientras bajaba por la cancha.)

Pero la pregunta más importante es si Howard seguirá siendo una propuesta de 50-50 --en el mejor de los casos-- desde la línea de tiros libres. Su porcentaje total de tiros libres de .586 y su esfuerzo de siete aciertos en 19 intentos desde la línea el martes hacen pensar que sí. Vale la pena repetir que éste es un elemento con el que D'Antoni nunca tuvo que lidiar en Phoenix, donde los Suns metían el 80 por ciento de sus tiros desde la línea e incluso el peor lanzador de tiros libres entre los regulares, Amar'e Stoudemire, anotó más de 73 por ciento de su intentos.

Los Nets le cometieron faltas a Howard para impedir que anotara adentro, y hasta le cometieron una falta sin el balón para evitar que los Lakers entraran en un ritmo ofensivo. Howard metió uno de sus dos intentos en cada viaje a la línea con suficiente frecuencia como para llevar a los Lakers hasta la línea de llegada. Esta vez.

D'Antoni aseguró que si los equipos quieren cometerle faltas a Howard, "Eso es genial. No tengo ningún problema".

La mediocre efectividad de Shaquille O'Neal en tiros libres no impidió que los Lakers ganaran tres campeonatos con él. Pero esos eran equipos superiores en defensa, y no tan dependientes de superar a sus oponentes en puntos.

Howard sonrió y dijo: "No funcionó esta noche. Ganamos". Insistió en que no puede dejar que esto afecte los otros aspectos de su juego. No hay nada malo con los 23 puntos, 15 rebotes y cuatro bloqueos que aportó en este partido. Pero la efectividad de sus tiros libres seguirá siendo un problema importante para este equipo.

Los Lakers ganaron cinco de seis durante su seguidilla local, aunque cayeron ante el mejor equipo al que se enfrentaron, los San Antonio Spurs. Todavía deben demostrar que se merecen un ranking acorde a su talento. Aún no sabemos muy bien qué pensar de ellos.

Pero al menos, D'Antoni por fin sabe lo que se siente dirigirlos.

"Son un buen grupo que quiere ganar", dijo D'Antoni. "Y cuando haces eso, es muy bueno".

Por estas partes, eso es obligatorio.


J.A Adande se incorporó a ESPN.com como columnista de NBA en agosto de 2007, tras 10 años trabajando en el Los Ángeles Times. Consulta su archivo de columnas.