Puro veneno contra CP3

Durant se llevará los titulares, pero fue la defensa lo que dio el triunfo

10:28 ET
Actualizado el
Por Kevin Arnovitz
ESPN.com
Análisis: Thunder detiene racha de Clippers
Carlos Morales analiza la importante victoria de los Thunders que tiene como valor agregado haber detenido la racha de seis partidos consecutivos sin perder de los Clippers.Tags: basquet, carlos morales, oklahoma city thunder, los angeles clippers, nba, kevin durant

OKLAHOMA CITY -- Durante un breve instante, tuvimos la impresión de que Chris Paul metería otro tiro ganador en Oklahoma City para rescatar una de las peores noches estadísticas de su carrera.

Con 21 segundos restantes de tiempo reglamentario el miércoles por la noche y el partido empatado en 102, los Clippers tuvieron la oportunidad de guardarse el disparo final y escapar del Chesapeake Energy Arena con una victoria. Paul vive para momentos como estos, cuando el nervioso conjunto visitante contiene la respiración y el resultado del partido descansa en sus manos. Él es el fanático del control más confiable del básquetbol, con un dominio total y absoluto de la acción.

Russell Westbrook tenía la tarea de marcar a Paul. El desgarbado base del Thunder cavaba, mientras los Clippers intentaban darle a Paul todas las ventajas posibles.

"[Eric Bledsoe] estaba tratando de establecer una pantalla para lograr que [el Thunder] me enviara a Kevin Martin, pero Kevin Martin no cambió", dijo Paul. "Tuve el disparo que quería".

Paul estuvo generoso. Cargó hacia a la izquierda contra Westbrook, se encontró atascado en la pintura y rotó a la izquierda nuevamente para lanzar un tiro en salto hacia atrás que rebotó contra la parte frontal del aro al sonar la campana.

"Todos los tiros que lancé fueron cortos", dijo Paul. "Cuando el balón salió de mis manos, creí que iba a entrar".

Así fue la noche de Paul, quien sumó nueve puntos con dos aciertos en 12 intentos de campo, además de cuatro balones perdidos contra nueve asistencias. Se pasó gran parte del partido bajo la persecución de Westbrook y as defensivo del Thunder, Thabo Sefolosha. El Thunder redobló su defensa durante el tiempo extra para escapar con una victoria por 117-111 sobre los Clippers.

"Creo que Thabo hizo un gran trabajo sobre [Paul], así que él falló unos cuantos y nosotros metimos mano en unos cuantos", dijo Kevin Durant. "Fue un buen partido y una victoria que realmente necesitábamos".

Durante la mayor parte de la noche, el Thunder empleó un esquema defensivo que nos hizo recordar lo que hizo San Antonio contra Paul durante la barrida de cuatro partidos de los Spurs sobre los Clippers en las semifinales de la conferencia el pasado mes de mayo. En las posesiones de pick-and-roll de los Clippers, el defensor de Paul jugaba sobre su hombro derecho, mientras que el grandote forzaba a Paul hacia el lateral izquierdo, donde se pasó gran parte de la noche. Mientras que Paul no volviera al centro y, sobre todo, a su derecha, el Thunder estaba satisfecho.

"Simplemente tratamos de presionarlo mucho", dijo Sefolosha. "Sabemos que puede manejar muy bien el balón, así que tratamos de no darle espacios".

Paul luchó durante todo el partido. Su patentado drible de adentro hacia afuera rara vez produjo resultados, y los espacios estrechos por los que Paul suele ser capaz de conectar sus pases estaban cerrados. Blake Griffin se salió con la suya en el poste, y Matt Barnes acertó algunos tiros oportunos en su primera apertura de la temporada, pero Paul nunca logró establecer un ritmo ante la defensa asfixiante del Thunder que lo confinó a un lado de la cancha.

"Tratamos de llevar el balón al medio, pero [Serge] Ibaka es muy largo y Kevin [Durant] es largo, y [Kendrick] Perkins hace un buen trabajo en la defensa interna", dijo el entrenador de los Clippers, Vinny Del Negro. "No hicimos pagar al Thunder por cargarse tanto como lo hicieron".

Es difícil clasificar un partido con más de 100 puntos durante el tiempo reglamentario -- y en el que los equipos se combinaron para marcar 228 puntos en 53 minutos -- como una batalla defensiva, y tanto el Thunder como los Clippers lograron mucho del lado ofensivo.

Oklahoma City castigó a Los Ángeles desde la distancia, con 11 aciertos en 23 intentos detrás del arco. Mientras tanto, los Clippers golpearon la pintura para sacar 54 puntos en 45 intentos. Los equipos también se combinaron para sumar 72 intentos de tiros libres, de los cuales 21 fueron de Durant, quien atacó incansablemente a los aleros desbordados de los Clippers. El campeón reinante de anotaciones terminó con 35 puntos para encabezar a todos los anotadores.

Pero lo que definió la victoria de Oklahoma City fue su capacidad de anular al base más efectivo de la liga. Incluso mientras trepaba a la cima de la Conferencia Oeste, el Thunder nunca se estableció como un equipo defensivo de elite. Terminaron novenos en eficiencia defensiva en su marcha hacia las Finales de la NBA la temporada pasada -- nada despreciable -- pero esta campaña están 13°, justo por encima del promedio de la liga. Así que el trabajo sobre Paul fue un logro notable para un equipo desesperado por demostrarse a sí mismo que puede defender.

"Hicimos un gran trabajo de contenerlo y mantenerlo fuera de la pintura", dijo Westbrook. "Es defensa en equipo, y mi equipo hizo un buen trabajo de permanecer intacto y mantener la concentración".

Como mencionó Durant, el resultado fue muy satisfactorio para el Thunder. Las victorias de calidad suelen ser terreno de los deportes universitarios, pero Oklahoma City, a pesar de haber llegado al partido con una marca de 8-3, había apilado sus victorias contra oponentes fáciles. Éste era un equipo en busca de una victoria ante un oponente de primera, y haberla logrado ante a un aguerrido conjunto de Clippers que llegó al partido con seis triunfos consecutivos calificó como tal.

A pesar de todo el drama en torno al canje de James Harden, los rumores persistentes sobre la tendencia de Westbrook a disparar como robot desde lugares dudosos, y la especulación legítima de que deberían jugar con más velocidad, aquí está el Thunder en la mañana del día de Acción de Gracias, a un juego del liderato de la Conferencia Oeste.