Ancelotti, "decepcionado" con Pastore

12:40 ET
Actualizado el
EFE

PARÍS -- El centrocampista argentino del París Saint-Germain Javier Pastore no está respondiendo a las expectativas creadas cuando llegó al club por 42 millones de euros, según reconoció el viernes el propio entrenador, Carlo Ancelotti.

Javier Pastore
APJavier Pastore quiere continuar en París

"Estoy decepcionado por sus actuaciones, el jugador también, creo", afirmó el técnico italiano en rueda de prensa.

Pastore fue el primer gran fichaje de los propietarios cataríes del PSG la pasada campaña, cuando se convirtió en el hombre más caro de la historia del fútbol francés.

El futbolista, procedente del Palermo, a sus 23 años no ha estado a la altura del traspaso desembolsado y la llegada de otras grandes estrellas esta temporada le han eclipsado notablemente.

Pese a todo, Ancelotti destacó el trabajo que efectúa el jugador y aseguró que con toda seguridad estará en el once de salida del equipo mañana frente al Niza.

"Trabaja mucho, estos últimos días está haciendo dos entrenamientos diarios", afirmó el técnico transalpino.

Pero los datos indican que Pastore ha perdido su estatus de titular indiscutible en el once de Ancelotti, una situación que se viene agravando con la subida en potencia del brasileño Nené.

Un caso totalmente diferente al de Pastore, porque en un principio no contaba para Ancelotti, pero decidió quedarse en el club y, poco a poco, ha ido convenciendo al técnico, que le utiliza cada día más.

Muy querido por la grada, Nené era el preferido de los aficionados hasta que los petrodólares cataríes comenzaron a adquirir estrellas de nivel, lo que le relegó a un segundo plano.

Invitado a partir, Nené prefirió quedarse y de nuevo escucha los aplausos de la grada cuando tiene la oportunidad de saltar al Parque de los Príncipes.

Precisamente Nené saltó al campo en el descanso del encuentro del pasado fin de semana contra el Troyes en sustitución de Pastore, un cambio que sonó a relevo.

El argentino ni siquiera fue convocado el pasado martes para el duelo de Copa de la Liga contra el Saint-Etienne.

En un momento en el que el PSG ha perdido el liderazgo de la primera división francesa y que las dudas sobre el juego del equipo se instalan de forma duradera, la ira de los aficionados ha encontrado en la figura de Pastore un buen blanco.

El futbolista guarda silencia, no habla con la prensa y no aparece fuera de los entrenamientos o los partidos.