HispanoameriCalcio

La actuación de los jugadores hispanoamericanos en la 15ª fecha de la Serie A

17:39 ET
Actualizado el
Federico Manfredo Por Federico Manfredo
ESPN.com
Archivo
La Juve gana y espera por Conte
El panel de Fuera de Juego analiza lo que dejó la última jornada de la Serie A.Tags: futbol, europa, italia, serie a, juventus, inter, milan, fuera de juego
Lista de videos video

ROMA -- Como quedó dicho en el comentario de esta decimoquinta jornada de la Cátedra de la Táctica, no faltó, como de costumbre, el aporte hispanoamericano, si bien muchos protagonistas importantes no jugaron y así, a pesar de la abundancia de la fecha, los latinos hispanohablantes anotaron apenas 4 goles, si bien pusieron nada menos que 4 hombres del partido.

Las figuras fueron Albano Bizzarri en Lazio vs. Parma, Alvaro Pereira en Inter vs. Palermo y Fernando Tissone en la única igualdad de la jornada (curiosamente, ninguno de ellos anotó), más Roberto Pereyra, quien abrió el marcador en Udinese vs. Cagliari.

Los otros goleadores fueron Edinson Cavani, autor de un doblete (el primero de penal) y Germán Denis, quien no pudo evitar de todas maneras la derrota de su cuadro en Bologna. A ellos hay que sumarle los desafortunados tantos de Santiago García y Javier Gonzalo Rodríguez, quienes anotaron en contra.

Fernando Tissone
Getty ImagesTissone estará fuera del Malaga por 6 meses
Mathias Abero - 1990 - (Uruguay - Bologna): 7
En la cancha para la última media hora, corrió a toda velocidad, aportó gran calidad técnica a su equipo y con un gran salto se la bajó de cabeza a Gabbiadini para el 2 a 1, decisivo. Tuvo un rol determinante en el partido y merecería una chance como titular.

Sergio Almirón - 1980 - (Argentina - Catania): 6.5
Tuvo un buen partido y estuvo entre los que mejor jugaron en el primer tiempo. Además, fue uno de los pocos que no se rindió después de la expulsión de Barrientos, si bien también él, claramente, sufrió mucho en ese momento. Salió al 72º.

Pablo Alvárez - 1984 - (Argentina - Catania): 5.5
Sufrió muchísimo contra la delantera del Milan, sin desmerecer demasiado pero perdiendo sin dudas los desafíos contra sus directos rivales.

Mariano Andujar - 1983 - (Argentina - Catania): 7
De no ser por este buen arquero, su equipo hubiera sufrido más y no podría justamente protestar por ese gol en fuera de juego que cambió un poco el rumbo del partido, puesto que ya hubiese estado abajo desde mucho antes.

Edgar Barreto - 1984 - (Paraguay - Palermo): 6.5
Dirigió la maniobra de su equipo, cerró las iniciativas rivales y protagonizó la única "amenaza" para Handanovic, con un remate poderoso pero sacudido desde demasiado lejos como para poder terminar en el fondo de la red.

Pablo Barrientos - 1985 - (Argentina - Catania): 4
No sólo no jugó bien, fallando mucho las pocas veces que se mostró, sino que decidió en negativo el partido dejándose expulsar con dos amarillas totalmente evitables, la primera por una inútil simulación en el medio de la cancha y la segunda, al 49º, por una aún más inútil falta algo violenta siempre en la misma zona.

Gonzalo Bergessio - 1984 - (Argentina - Catania): 5
Regresó de prisa por necesidad del equipo, a pesar de no estar aún al 100%. Duró 77 minutos, en los que mostró bastante poco y chocó siempre contra la defensa rossonera.

Albano Bizzari - 1977 - (Argentina - Lazio): 8
Inicialmente los azul y oro no lo molestan mucho, pero esos suelen ser los partidos más difíciles, porque después de una larga inactividad no es fácil mantener la concentración. En cambio, el argentino primero le atajó muy bien el penal a Belfodil y si bien nada pudo en el tap-in del delantero rival, esa tapada fue muy importante psicológicamente. Poco más tarde, salvó el resultado, y por ende conquistó dos puntos, con un reflejo impresionante para negarle la segunda alegría a Belfodil, quien cabeceó fuerte y a quemarropa convencido de empatar el marcador. Esa tapada le valió sin dudas la mención de figura.

Miguél Britos - 1985 - (Uruguay - Nápoli): 7
Sale para buscar el anticipo y Nápoli sufre el 1 a 2. Ojo, el no equivocó la salida: debían cubrirlo y lo hicieron, pero Mesto no domina el juego aéreo como el uruguayo que, en efecto, cuando estuvo en el área no le dejó ni una a sus rivales por el segundo piso.

Esteban Cambiasso - 1980 - (Argentina - Inter): 6.5
Fue el nerazzurro que puso mayor paciencia e inteligencia en la maniobra de Inter, buscando siempre el juego por el piso. Salió al minuto 81.

Carlos Carmona - 1987 - (Chile - Atalanta): 5
Luchó muchísimo, pero esta vez no jugó bien, tanto que su entrenador lo sacó al minuto 73, después de haber perdido la posición contra Abero en ocasión del 2 a 1.

Lucas Castro - 1989 - (Argentina - Catania): 6
Uno de los que se salvó, especialmente gracias a un buen primer tiempo, en el que se juntó bien con los volantes para hacer subir a su equipo.

Edinson Cavani - 1987 - (Uruguay - Nápoli): 8
No fue la figura por los muchos errores a la hora de mandarla a guardar, yerros que no le permitieron a su equipo cerrar el primer tiempo con más de un gol de ventaja. Pero a pesar de estar algo impreciso, fue determinante igualmente, ganándose y transformando el penal que mató el partido (anotó el 3 a 1 y le costó la roja a Bocchetti) seguido pro el buen toque para el 4 a 1. El implacable Matador, con este doblete, llevó a 10 sus goles en este campeonato.

Juan Cuadrado - 1988 - (Colombia - Fiorentina): 7
Sufrió un poco el doble hombre sobre la franja de Sampdoria y la marcación siempre muy apretada de pro lo menos un rival. Sin embargo, aún sin poner todo su brillo, no concedió nada por su costado y protagonizó un par de buenas jugadas de ataque, participando siempre activamente a la maniobra de su equipo.

Germán Denis - 1981 - (Argentina - Atalanta): 6.5
Muy bueno su gol, que le dio esperanzas a Atalanta y que, en efecto, sin algún error de la defensa (y el partidazo de Diamanti) le hubiese valido un punto a su equipo. Por lo demás, mucho movimiento y trabajo duro para el equipo.

Paulo Dybala - 1993 - (Argentina - Palermo): 5.5
Empezó bien, con mucho movimiento y un cabezazo difícil, sin pretenciones, pero que demostró todas sus ganas de dejar su marca. Pero se apagó rápidamente, ahogado por la perfecta marca de un experto campeón como Samuel. Salió cuando faltaban poco más de diez al final.

Marcelo Estigarribia - 1987 - (Paraguay - Sampdoria): s.v.
Imposible evaluarlo con apenas ocho minutos jugados, contando también el descuento.

Matías Fernández - 1986 - (Chile - Fiorentina): 5.5
Había empezado muy bien, pero se apagó rápidamente y casi desapareció en la última porción de partido jugado, antes de salir al 71º.

Santiago García - 1988 - (Argentina - Palermo): 5
Venía jugando muy bien y merecía más que la suficiencia, pero cometió ese yerro terrible que decidió el match en negativo para su equipo, con un gol en contra totalmente evitable.

Walter Gárgano - 1984 - (Uruguay - Inter): 5.5
Falló demasiados pases y no fue insuperable, como en otras ocasiones, sobre el círculo central. Pero si la fase defensiva estuvo suficiente, no cumplió como debido con sus tareas de construcción.

Mauro Goicoechea - 1988 - (Uruguay - Roma): 6.5
La única vez que Siena le pegó al arco, no pudo hacer nada. Por lo demás, estuvo perfecto en las salidas y hasta se demostró "portero de ataque", empezando él mismo la jugada del 3 a 1 poniendo en juego con las manos rápidamente el balón para lanzar la contra de su equipo. Medio punto más por eso: una capacidad que no hay que subestimar, especialmente para el arquero de un equipo de Zeman.

Álvaro González - 1984 - (Uruguay - Lazio): 7.5
Otro partido de gran entrega física e inteligencia táctica, que esta vez no condimentó con un gol pero si con una asistencia perfecta (a la postre decisiva) para el 2 a 0 de Klose. Nuevamente uno de los mejores del encuentro.

Freddy Guarín - 1986 - (Colombia - Inter): 6.5
Ingresó al minuto 64, haciendo lo suyo con orden y mereciéndose medio punto más por dos razones: primero, en los primeros aportó mucha velocidad; segundo, jugó en el tridente ofensivo, mostrando otra vez más gran disponibilidad para ayudar al equipo y una increíble versatilidad.

Mauro Icardi - 1993 - (Argentina - Sampdoria): 7
Jugando así el joven argentino, para Maxi López, Eder y Pozzi va a ser muy difícil ganarse un lugar cuando recuperen de sus respectivas lesiones. El muchacho, en efecto, corre, presiona, le da siempre una referencia adelante a sus compañeros, le pone el cuerpo a todos los rivales y, pro encima, sabe ser determinante, esta vez participando a ambas jugadas de gol de su equipo, en la primera con una inteligente y perfecta torre de cabeza.

Marcelo Larrondo - 1988 - (Argentina - Siena): s.v.
Regresó tras la larga descalificación, pero jugó apenas cinco minutos más descuento.

Cristian Ledesma - 1982 - (Argentina - Lazio): 7.5
Mantuvo la calma cuando su equipo se asustó y mermó bajo el embiste de Parma, dirigiendo la maniobra y dictando las fases de juego con gran maestría. Además, salvó un posible gol de Paletta.

Diego Milito - 1979 - (Argentina - Inter): 6.5
Con todo que estaba mal, tanto que tuvo que salir al 64º, fue el más peligroso de su equipo, con un buen remate apenas esquinado en el primer tiempo y una perfecta asistencia para Coutinho en el complemento, que el brasilero desperdició con un remate malo. Ecnomiable, como subrayó su mismo técnico, su gran disponibilidad.

Maximiliano Moralez - 1987 - (Argentina - Atalanta): 5
Tuvo un mal partido, ahogado por Pérez. Salió al minuto 65, sin haber dejado su marca.

Ezequiel Muñoz - 1990 - (Argentina - Palermo): 7
Como García, jugó con gran solidez, atención y solvencia. Pero él no metió un gol en contra y, así, se sacó con mérito más que la suficiencia. Muy bien un par de anticipos afuera del área.

Dorlan Pabón - 1988 - (Colombia - Parma): s.v.
Ingresó apenas al 88º.

Mario Paglialunga - 1988 - (Argentina - Catania): 6
Marán lo hizo debutar en Serie A haciéndolo entrar al 72º, por Almirón, en un partido que lucía cerrado (y en efecto así era). Hizo lo suyo y demostró buena voluntad para ayudar al equipo y aprender a jugar en esta categoría.

Pereyra
Getty ImagesPereyra abrió el marcador para Udinese
Rodrigo Palacio - 1982 - (Argentina - Inter): 5.5
Otra performance algo bajo tono para el Jedi nerazzurro. Su calidad es tanta, que su bajón pesa enormemente en el fútbol de su equipo.

Gabriel Paletta - 1986 - (Argentina - Parma): 7
Tuvo que salir al anticipo en el medio y Klose anotó el 2 a 0. No fue una coincidencia que el goleador alemán pusiera su firma cuando se vio libre de la marca del argentino, quien otra vez más fue el mejor de su defensa y también uno de los hombres más peligrosos de su equipo, rozando un gol y poniendo una excelente torre para un posible empate.

Facundo Parra - 1985 - (Argentina - Atalanta): s.v.
Puso muchas ganas, pero no se lo pudo evaluar con poco más de diez minutos en la cancha.

Álvaro Pereira - 1985 - (Uruguay - Inter): 7.5
El uruguayo, por cantidad, disponibilidad táctica y juego en ambas fases, fue la figura de un partido muy equilibrado y combatido, en el que se necesitaba justo esas calidades que él aportó.

Roberto Pereyra - 1991 - (Argentina - Udinese): 8
Otra vez más, fue el "comodín" de Guidolín, cambiando roles y posiciones en la cancha sin pero nunca dejar de ofrecer su excelente aporte. Además, en esta ocasión abrió el marcador de un partido hasta el momento muy equilibrado, haciéndolo para colmo con un golazo. En nuestra opinión, fue el mejor del partido.

Diego Pérez - 1980 - (Uruguay - Bologna): 7
El mayor error de Colantuono fue sacarlo a Moralez: no por lo que hizo el argentino, pero porque el uruguayo cuanto menos estaba concentrado en defensa para anularlo totalmente. Apenas salió Maxi, en efecto, Pérez se dedicó también a la construcción y metió el pelotazo para el decisivo 2 a 1.

Iván Piris - 1989 - (Paraguay - Roma): 7
Gran partido del paraguayo, que no concedió nada de nada por su costado, cerrando con categoría y, a veces, hasta con gusto estético cada iniciativa de todos los rivales que le tocaron por su costado. Eso sin dejar de ofrecer un buen aporte en ataque.

Davíd Pizarro - 1979 - (Chile - Fiorentina): 6.5
Puso otra vez más su inteligencia, su talento y sus pelotazos perfectos al servicio del buen juego de su equipo. Pero esta vez careció un poco en fase defensiva, cómplice una amarilla tempranera por una involuntaria falta de mano.

Gonzalo Rodríguez - 1984 - (Argentina - Fiorentina): 4.5
Después de un inicio de campeonato prácticamente perfecto, así como había sido perfecta su performance al principio del encuentro ante Sampdoria, mermó de manera inesperada, se dejó madrugar por Krsticic en ocasión del 1 a 1 y, como si no alcanzara, metió él mismo en su propio arco el tanto del momentáneo 2 a 1 en favor del rival.

Alexis Rolín - 1989 - (Uruguay - Catania): 6
Entre luces y sombras, a veces no le dejó ni las migajas a Robinho, otras le concedió demasiado espacio. En general su performance nos pareció suficiente.

Walter Samuel - 1978 - (Argentina - Inter): 7
Lamentablemente para él y para su equipo, fue amonestado y así saltará el match contra Nápoli. Respecto al partido, si Palermo no calentó los guantes de Handanovic gran parte del mérito fue de "the Wall", que le dejó apenas pocos centímetros para moverse a Dybala.

Mario Santana - 1981 - (Argentina - Torino): 6.5
Mostró jugadas de gran calidad en el primer tiempo, cuando Torino puso en dificultad a Juventus, y en el complemento también hizo un alguna cosa importante, como empezar una contra que podía ser definida mejor por sus compañeros.

Ezequiel Schelotto - 1989 - (Argentina - Atalanta): 6.5
El mejor de su equipo junto a Denis y Cigarini. Corrió muchísimo, especialmente en fase defensiva, en la que tuvo que sacrificarse tras la entrada de Abero.

Felipe Seymour - 1987 - (Chile - Genoa): 6.5
Entró en el entretiempo y supo dar su aporte anímico y físico, si bien su equipo perdió igualmente.

Fernando Tissone - 1986 - (Argentina - Sampdoria): 8
Cuando Sampdoria parecía poderse hundir tras el empiezo hermoso de Fiorentina y su relativa ventaja en el marcador, el argentino se puso el equipo al hombro, creó la primera ocasión con un derechazo que Viviano no pudo retener (Krsticic podía hacer más en el tap-in) y luego con otro que partió el travesaño. Luego estuvo muy atento en todas las fases de juego, defendió con eficacia y dirigió con inteligencia la maniobra de su equipo. Suyo el quirúrgico pelotazo para Icardi en ocasión del 1 a 0. Terminó el match en posición de "cinco" tras la salida de Maresca. Otro que Ferrara no puede ni debe sacar. Sin dudas la figura del match.

Juan Vargas - 1983 - (Perú - Genoa): 6.5
Puso mucho corazón y se quiso hacer cargo del equipo, tanto que Delneri no lo sacó a pesar de su precaria condición física. Hizo lo suyo y lo hizo muy bien. Es una lástima ver un jugador así en un equipo con este pésimo andamiento.

Eduardo Vargas - 1989 - (Chile - Nápoli): 6
Entró al 76º y se vio con muchas ganas, molestándolo a Perín con un buen remate, pero también fallando una clamorosa ocasión cuando resbaló en el área tras haber sido servido perfectamente por Zúñiga. No debe ser fácil para él: poniéndonos en su lugar, nos preguntamos porque Mazzarri, con su equipo 4 a 1 ya desde el 63º, no lo haya puesto enseguida.

Javier Zanetti - 1973 - (Argentina - Inter): 6.5
Como Pereira, ayudó muchísimo a su equipo sobre el plano físico, corriendo por toda la franja para garantizar su presencia tanto en fase ofensiva cuanto en la defensiva. Stramaccioni le dio descanso al minuto 64, probablemente en vista del enfrentamiento ante el Burro de la próxima semana.

Juan Zúñiga - 1985 - (Colombia - Nápoli): 7
Condimentó con calidad y fantasía el consueto aporte táctico y dinámico que también en esta ocasión ofreció sin ahorrar ninguna energía, con gran generosidad. Muy buena la jugada y la asistencia para Vargas, en ocasión del gol fallado por el chileno.


Federico Manfredo nació en Buenos Aires, pero vive en Italia desde 1998. Allí comenzó su carrera periodística, en medios radiales y televisivos. Desde setiembre de 2009 es el corresponsal en Italia de ESPNdeportes.com. Consulta su archivo de columnas.