Mejor campeonato de Nacho: La Vida

Actualizado el 5 de diciembre de 2012
Por René Tovar
ESPN.com

LAS VEGAS -- Su título no lo ostenta en las paredes. Tampoco el orgullo de tener cerca de 25 campeones del mundo. No. Su campeonato es la vida misma. La valora como el diamante que regala el CMB a sus mejores pugilistas. Ignacio Beristáin tampoco teme a la muerte. Es más, confiesa, estuvo muy cerca y la esperaba con resignación, pero no era el momento... La campana lo salvó.

El mánager de Márquez revela que el secuestro que sufrió hace ocho meses en México no le cambió la vida. Es más, se sonreía con la misma en la misma cajuela de su coche donde lo depositaron los maleantes, mientras desvalijaban sus pertenencias.

Una credencial de la Comisión de Box le salvó la vida. El hacedor de monarcas recuerda que escuchó que los propios bandidos, al sacar la identificación dijeron algo más o menos así: "Es Nacho Beristáin... Aguas o lo liberamos o lo matamos...", recuerda don Nacho que hace un breve silencio, el recuerdo lo volvía a asaltar.

"Sentí como me sacaron del maletero y me gritaron: "Sabemos que eres Beristáin...Camina y no voltees, porque entonces sí ¡Te matamos, cabrón!". Las palabras le taladran todavía los oídos, pero no las balas a su cuerpo.

"Los jóvenes lamentablemente se van a la delincuencia... Me tocó a mí y no me quejo. Fueron tres horas (de secuestro), no me quejo, ni hablar. Me pegaron con la cacha de la pistola& Fu lo único que saqué. Constantemente la gente se queja de la delincuencia en México".

Beristáin no quiere recordar más de ese amargo episodio. Su presente es la IV versión de la pelea entre su pupilo, Juan Manuel Márquez y su rival, Manny Pacquiao. "No hay nada como la victoria. Es un bálsamo, una vitamina que te empuja a seguir y tener éxito. Bajar del ring con la victoria es lo más gratificante de mi vida. Recuerdo cada pasaje de las peleas& Vivo en esto y de esto y debo agradecerle a Dios que me haya puesto en este trabajo porque lo disfruto y ha permitido que mis hijos tengan algo que yo no tuve, que es la educación".

Recientemente una neumonía lo tuvo al borde de la muerte. Don Nacho la recuerda con mucha naturaleza. Había escuchado al Dr. que lo atendía que su vida corría serio peligro. ¿Cómo lo tomó? Normal. El Dr. que me atendía pensó que no lo había escuchado, pero afirma que por supuesto que lo oyó... Confiesa que estaba resignado a la muerte.

"No le temo a la muerte. Cuando la enfermedad te va venciendo, vas cediendo a esa posibilidad& Yo estuve cerca. La neumonía fue muy difícil de superar, pero mírame, aquí estoy. Sé que algún día tocará, pero estamos preparados, mis hijos están titulados y creo que para mí, eso es uno de mis mejores campeonatos".

Beristáin confiesa ganar "bien" en el boxeo. El 10 por ciento de la bolsa de los boxeadores. Confiesa no ser millonario, pero se muestra orgulloso de tener a una hija titulada en Inglaterra.

"Gano bien. He obtenido grandes sumas, porque he tenido campeones del mundo muy importantes. He distribuido bien mi dinero en la educación de mis hijos y sus casas. Una hija mía vive en Londres. Le acabo de comprar su departamento de medio millón de libras& Si no hubiera trabajado en el box, no hubiera podido hacerlo".

Y sí, don Nacho, si no estuviera en el box, quién sabe qué hubiera sido de su vida.