A-Rod se operaría en enero

Actualizado el 8 de diciembre de 2012
AP

MIAMI -- Alex Rodríguez consultó a los médicos con la esperanza de que detectaran algo malo. Una vez que lograron ubicar el problema empezó a sentirse un poco mejor.

El antesalista de los Yankees de Nueva York dijo el sábado que se operará la cadera izquierda a mediados de enero y se declaró ansioso por aceptar el reto de recuperarse tanto de la cirugía como de un cierre sorprendentemente abismal la temporada pasada.

Se espera que A-Rod, que se suma a la lista de lesionados por sexta ocasión en seis temporadas, no vuelva al terreno al menos hasta después del receso del Juego de Estrellas.

"No estoy preocupado", dijo Rodríguez a la AP. "En realidad, en cierta manera, es un alivio saber que hay algo concreto que podemos arreglar".

Rodríguez fue operado de la cadera derecha en 2009 y se perdió el primer mes de la temporada, aunque de todas formas terminó con 30 jonrones y 100 remolcadas, además de ayudar a los Yankees a ganar la Serie Mundial. Pero esta cirugía es más complicada.

Rodríguez, el jugador más caro del béisbol con su contrato por $275 millones y elegido 14 veces al Juego de Estrellas, tiene una rotura de ligamento, un problema óseo y un quiste en la cadera izquierda. La cirugía será el próximo mes porque el hijo de dominicanos necesita unas cuantas semanas de terapia física para fortalecer la cadera.

"Estoy totalmente comprometido con una rehabilitación difícil", señaló. "Ya lo hicimos en 2009 y hubo un gran resultado, tanto a nivel personal como, más importante aún, a nivel de equipo. Lo asumo como un gran reto y estoy emocionado por este reto".

Rodríguez bateó .120 (25-3) sin remolcadas en los playoffs de la temporada pasada, y no tuvo hits y se ponchó 12 veces en 18 turnos ante pitchers derechos. Originalmente pensó que tenía problemas con la cadera derecha, y no fue hasta noviembre que los médicos detectaron los problemas en la cadera izquierda.

El antesalista dijo que ahora que sabe que algo estaba mal, muchas cosas de la temporada -- en especial sobre la manera en que terminó -- tienen más sentido.

"Fue definitivamente una situación desafortunada", dijo Rodríguez. "Y de haber sabido, creo que podríamos haber evitado el baño de sangre de las últimas dos semanas. Obviamente, eso no fue divertido. Fue bastante miserable, para ser honesto".

El toletero bateó .272 con 18 cuadrangulares y 57 impulsadas en la temporada regular, para llegar a 647 vuelacercas en su carrera, la quinta mayor cifra en la historia y a 13 de Willie Mays.

Rodríguez se hallaba en Miami, la ciudad que llama su casa, el sábado para participar en un par de eventos infantiles -- su torneo anual de básquetbol que inició hace una década y una entrega de juguetes en un club del que fue miembro hasta que fue seleccionado por los Marineros de Seattle.

No está del todo seguro de lo que le espera en las próximas dos semanas: No hay fecha para la cirugía y sus planes de rehabilitación están lejos de ser resueltos.

"Pienso que definitivamente voy a jugar", dijo Rodríguez. "Hemos estado en este camino antes. Tenemos un buen plan. Tenemos un buen plan listo".