Marcos tuvo su despedida del fútbol

8:02 ET
Actualizado el
EFE

SAO PAULO -- El portero Marcos, que siempre defendió al Palmeiras y fue titular con Brasil en el Mundial de Corea del Sur-Japón 2002, se despidió como futbolista profesional en un partido amistoso que terminó 2-2 y reunió a los campeones mundiales de ese año y a los vencedores de la Copa Libertadores de 1999.

Palmeiras
Getty ImagesEl histórico arquero del Palmeiras colgó los guantes

Marcos Roberto Silveira Reis, nacido hace 39 años en la pequeña ciudad de Oriente, en el estado de Sao Paulo, jugó su último partido como profesional en 2011 defendiendo al Palmeiras, su único club y en el que permaneció durante dos décadas.

El partido de despedida, entre la selección brasileña que conquistó el Mundial de 2002 y el Palmeiras, vencedor de la Copa Libertadores de 1999, convocó a unos 25.000 espectadores, que no se cansaron de cantar y vitorear el nombre de su ídolo, llamado de "Sao Marcos" por sus defensas, especialmente con atajadas de penales.

El actual seleccionador brasileño, Luiz Felipe Scolari, técnico tanto del equipo que conquistó el Mundial del 2002 y como del Palmeiras de 1999, dirigió hoy la Canarinha, mientras que César Maluco ocupó el banquillo del equipo de verde y blanco de Sao Paulo.

En la selección brasileña, además de los consagrados Ronaldo, Rivaldo, Roberto Carlos, Cafú, Denilson y Dida, actuaron otros jugadores que no estuvieron en el Mundial pero que disputaron la eliminatoria, como Djalminha, Ze Roberto y Antonio Carlos, y el "invitado" Wellington Cafú, hijo del excapitán.

El Palmeiras, con sus figuras Edmundo, Evair, César Sampaio, Euller, Paulo Nunes y el colombiano Faustino Asprilla, tuvo como refuerzo a Adhemir da Guía, que con setenta años de edad perdura como el mayor ídolo en la historia del equipo.

A los 20 minutos, en una falta de Belleti sobre Edmundo, la árbitra Ana Paula de Oliveira, que en 2010 se retiró de la actividad profesional como juez de línea, concedió un penal al Palmeiras.

A pesar de Marcos haber insistido toda la semana que no cobraría si se presentase un penalti a favor, la afición que casi llenó el estadio Pacaembú y los jugadores de ambos equipos presionaron al portero para ejecutar. Así marcó el 1-0 para el Palmeiras.

Antes de acabar el primer tiempo, en otra jugada individual de Edmundo, Paulo Nunes recibió sin marca y puso al Palmeiras 2-0.

En el segundo tiempo, Edilson, a los 16 minutos, y Luizao, a los 24, marcaron para el empate 2-2 de la selección brasileña.

A los doce minutos del complemento, Marcos pasó a jugar como delantero y Sergio, su eterno suplente durante varios años en el Palmeiras ocupó su posición.

En el minuto 26, antes de dejar el campo, Marcos tomó un micrófono y agradeció a Dios por la "carrera maravillosa", a sus padres, a los primeros entrenadores, a su esposa e hijos, a los jugadores que lo acompañaron en la despedida, al Palmeiras, a los patrocinadores, a la prensa y a los hinchas.

"Pido que ustedes jamás se olviden de mí porque yo jamás me olvidaré de ustedes", expresó Marcos en su emotivo discurso, con el que se terminó el partido, aún faltando 19 minutos.