¿Nick Saban a Cleveland?

¿Por qué el rey de Alabama renunciaría a su trono para dirigir a los Browns?

17:24 ET
Actualizado el
John Clayton Por John Clayton
ESPN.com (EE.UU.)
Archivo

Nick SabanGetty ImagesNick Saban ganó 15 partidos en sus dos temporadas como entrenador en jefe de los Miami Dolphins.

BRISTOL -- Que Nick Saban se vaya a Cleveland puede tener sentido para los Browns. Pero un regreso a la NFL no tiene sentido para Nick Saban.

La presión anual de luchar por el campeonato nacional puede estar agotándolo, pero en Alabama, Saban es el rey que controla su propio destino. Puede reclutar a lo mejor de lo mejor y año con año permanecer entre los primeros cinco equipos clasificados. Sin embargo aprendió acerca de una presión más difícil durante su estancia de dos años como entrenador en jefe de los Miami Dolphins.

Una presión más difícil es encontrar a un mariscal de campo, porque el éxito en la NFL depende del pasador. A nivel colegial, Saban puede terminar 11-1 o 12-0 siempre y cuando su mariscal sea competente. En la NFL terminas 6-10 o peor si no tienes a un pasador de primer nivel.

En Miami, Saban terminó 15-17 con Gus Frerotte, Sage Rosenfels, Joey Harrington, Daunte Culpepper y Cleo Lemon. Eso sí es presión.

Saban tiene 61 años y está en la parte más alta de su carrera. No pueden decirme que va a renunciar a ser uno de los entrenadores en jefe más dominantes de su tiempo, a nivel colegial, para poner su destino en manos de un mariscal de campo novato de 29 años de edad. Como se esperaba, Brandon Weeden muestra potencial como titular de la NFL. La ofensiva más joven de la liga se está conjuntando como grupo con Weeden detrás del centro.

Pero si Saban tuviera que volver a la NFL en Cleveland Weeden tendría 32 años para la tercera temporada de Saban con los Browns. ¿Serían los Browns mejores que los Pittsburgh Steelers, los Baltimore Ravens y los Cincinnati Bengals para entonces? Antes de averiguarlo, Saban podría tener que soportar más derrotas de las que sufriría durante el resto de su carrera si permanece en Alabama.

Una cosa que sé acerca de Saban es que odia perder. Cuando estaba reclutando jugadores colegiales en el norte de Ohio, Pennsylvania y West Virginia, odiaba perder en el reclutamiento. Odiaba perder partidos. Otra cosa que sé acerca de Saban es que por lo general gana.

A nivel profesional, Saban aprendió mucho de Bill Belichick, quien se ha establecido como el mejor entrenador en jefe de su época. Belichick ha establecido su propia dinastía en New England, gracias a su trabajo como entrenador y al juego de Tom Brady.

Una de las grandes preguntas de la NFL implica el valor del trabajo del entrenador comparado con el valor del mariscal de campo. Me gusta esta pregunta:

"Si Bill Belichick y Tom Brady estuvieran en una isla, pero el avión sólo pudiera rescatar a uno de ellos, ¿cuál de ellos tendría el lugar en el avión?".

La respuesta: "Sr. Belichick, mantenga la capucha porque puede hacer frío en el invierno. Sr. Brady, ¿qué bebida le gustaría tomar antes de despegar?".

A los 61 años, no puedo ver a Saban cediéndole el asiento a Weeden.


John Clayton es escritor exclusivo de la NFL para ESPN.com. Consulta su archivo de columnas.