Cordero analizó su 2012

Actualizado el 22 de diciembre de 2012
Por Mariano Arroquigaray
Scrum.com

Los Pumas 7´sUAR
BUENOS AIRES -- Santiago Cordero vivió el mejor año de su carrera deportiva, teniendo el privilegio de jugar el Mundial Juvenil M20 y llegar a semifinales, siendo una de las figuras. Luego, al hombre de Regatas, le llegó el turno del Circuito Mundial de Seven, nada menos que en Australia, en donde Los Pumas 7'S lograron la medalla de Plata.

Pero el gran año no terminó ahí. El llamado de Santiago Phelan sorprendió a propios y extraños, inclusive al mismo wing. Convocado para la gira por Europa, el jugador de Bella Vista pudo cumplir el sueño del pibe, estar al lado de sus máximos ídolos rugbísticos.

- Hablando del Mundial Juvenil, a la distancia, sabes que fue un gran torneo el tuyo y de tus compañeros...
- La verdad que tuvimos una gran preparación para ese torneo, y eso fue lo que nos ayudó a conseguir llegar a semis. Antes pensaba que nos estaban matando, pero viendo el resultado, eso fue más que positivo. Creo que formamos un gran grupo, el cual supo jugar muy bien por momentos.

- Ahí llegó el paso de integrar Pumas 7's...
- Sí fue tremendo. La alegría que tenía, porque venía de una lesión en el hombro y me dijeron, vas a Australia, fue muy lindo la verdad, la suerte fue también tenerlo a Fran (Merello). Lo traté como un padre (risas) le preguntaba todo, le pedía consejos, la verdad es que me ayudó un montón a integrarme a un grupo lleno de grandes figuras del rugby de siete.

- Y luego el gran salto Los Pumas...
- No lo podía creer, lo qué cerró el año a nivel Pumas, yo con mi novia y de repente me dicen: "Hola Santiago habla Santiago Phelan". Mi cara se transformó, me contaba mi novia que mi cara fue otra.

- ¿Cómo fue ese primer día en Los Pumas?
-La verdad que fue duro, era el nene, el nuevo. Todos se saludaban, todos se conocían y yo en un rincón, sin conocer a nadie, pero después de unos días pude adaptarme y estar más suelto con el grupo.

- Pasaron de ser ídolos a compañeros...
- Siguen siendo mis ídolos (risas), tengo la foto con todos, creo que jamás podré agradecer haber formado parte de esa gira. Ver a mis ídolos, pedirle fotos a Felipe, Rorro, tener a Fernández Lobbe a mi lado, nunca voy a poder olvidarlo, es más que seguro.

- ¿A quién te acercaste a pedir consejos?
- A todos. La verdad, que al primero que tenía al lado le pregunta cosas, le decía si estaba bien, no perdí oportunidad de poder sumar experiencia al lado de tantas figuras de nuestro rugby.

- Pasando al ámbito de la URBA: debut, ascenso y campeón...
- Increíble, pensar lo que fue todo el año. Mi debut en Primera, el ascenso y el torneo, creo que fue la frutilla del postre.

- ¿Queda algo para el año que viene?
- Llegar más lejos con Los Pumitas en el Mundial sería algo soñado, creo que es algo que me gustaría cumplir.

Santiago habla y se siente ese tono de emoción en un año que seguramente no podrá olvidar. Con tan sólo 18 años, consiguió lo que todo chico busca cuando inicia su carrera en el rugby, ser Pumita y luego Puma. Cordero podrá contar que de joven lo logró&