Fin de 2012: La decepción del año

19:56 ET
Actualizado el
ESPNDeportes.com

Con la partida del año 2012, cinco expertos de ESPNDeportes.com que han cubierto activamente el boxeo en los pasados 12 meses presentan sus impresiones sobre lo más importante el deporte, tanto lo bueno como lo malo.

Hoy hablamos de la decepción del año.

Hiram Martínez: Julio César Chávez Jr. es un boxeador sobreestimado y protegido, que ha sacado buen provecho del nombre de su padre para llegar a los primeros planos del boxeo. Y tal parece que se conformó con llegar a un combate titular, pues en su importante compromiso ante Sergio 'Maravilla' Martínez daba la impresión de que su meta era terminar de pie en lugar de jugárselas para intentar de ganar el combate. Para colmo, demostró el poco aprecio que le tiene a su carrera al arrojar positivo a marihuana en la prueba que le hiciera la Comisión Atlética de Nevada, con lo que se ganó una suspensión de un año. En un cercano segundo lugar está la actitud de la esquina de Manny Pacquiao, quien luego del combate ante Márquez, atacó a patadas al laureado fotoperiodista de Getty Images, Al Bello, cuando hacía su trabajo. Un espectáculo bochornoso y antideportivo que pasó inadvertido ante el drama del combate.

Carlos A. Nava: La decepción del año en el boxeo deben ser los jueces que dieron el veredicto en favor de Timothy Bradley sobre Manny Pacquiao en junio pasado. Ante la inmensa mayoría de los analistas y del público aficionado al boxeo, Pacquiao había ganado prácticamente todos los rounds, antes de que anunciaran a Bradley como triunfador. Otro que entra en la contiende por Decepción del Año es Víctor Ortiz, quien se suponía era un boxeador de alto perfil, que regresaría con todo después de la derrota contra Floyd Mayweather. Pero Ortiz fue noqueado por Josesito López en junio pasado, cuando ya se cocinaba un combate entre él y Saúl "Canelo" Álvarez.

Bernardo Pilatti: También en este aspecto, el 2012 es uno de esos años donde habrá unanimidad en señalar a Julio Cesar Chávez Junior como la gran decepción. Su lastimosa actuación en la derrota ante Sergio Martinez, fue solo el corolario de los errores que lo acompañaron fuera del cuadrilátero. Hijo de una leyenda, construyó un palmarés en base a victorias que consiguieron entusiasmar a los fanáticos. Sin embargo en la gran pelea de su vida, no supo ni pudo estar a la altura de las expectativas. Fracasó en todos los aspectos. Incluso, el propio trámite de la batalla, que estuvo a punto de ganar en el último asalto, demostró que si se hubiera preparado a consciencia, tal vez el final de la historia pudo ser diferente. Nos decepcionó a todos.

Jaime Vega Curry: Julio César Chávez Jr., por su dudoso sistema de entrenamiento y mediocre labor sobre el ring en el que hasta ahora ha sido el principal compromiso de su carrera. Muy pocos vaticinaban que Chávez pudiese vencer a Sergio 'Maravilla' Martínez en su defensa del título mediano del CMB, pero al menos se esperaba que intentara ganar. Su labor en el asalto 12, cuando derribó y lastimó al argentino, solamente sirvió para echar más leña al fuego, al evidenciar que tenía recursos para al menos intentar inclinar la balanza a su favor -- y no lo hizo.

Alfredo R. Berríos: En esta categoría podemos colocar a boxeadores, eventos, promotores, jueces ante la gran cantidad de decepciones que deja el 2012. Creo que la decepción del año tiene que ser la calidad y anotaciones de los jueces. En más de una pelea, pero específicamente la de Manny Pacquiao y Timothy Bradley, algunos demostraron su incompetencia sembrando dudas en la limpieza de este deporte. Cercano, en segundo lugar, Julio César Chávez, hijo, quien demostró al menos ante Maravilla Martínez ser un globo inflado.