El problema real de los números

El límite de 10 candidatos por boleta complicará las votaciones a Cooperstown

16:15 ET
Actualizado el
Jim Caple Por Jim Caple
ESPN.com
Archivo

Fred McGriff, Larry Walker, Tim RainesGetty ImagesLas candidaturas de McGriff, Walker, Raines podrían verse afectadas por los límites de votación.
Votar para el Salón de la Fama se ha convertido en el equivalente de intentar aprobar un presupuesto en el Congreso. Eso es en parte porque la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos se ha vuelto tan polarizada como el Congreso.

Por un lado, tenemos escritores que ven a los usuarios sospechosos de sustancias para mejorar el rendimiento (PED por sus siglas en inglés) como tramposos, por lo que nunca votarán por ellos bajo ninguna circunstancia, independientemente de sus premios y logros. La analista política Rachel Maddow podría decir que estos escritores son el equivalente del Tea Party en la Asociación.

Capitolio EEUU
Alex Wong/Getty ImagesMuchos comparan a los miembros de la BBWAA con los que laboran en este edificio.
En el otro lado, tenemos escritores que no toman el posible uso de los PED en consideración y votan por los jugadores basándose sólo en su rendimiento, independientemente de la forma en que el rendimiento podría haber sido ayudado. El analista político Bill O'Reilly podría decir que estos escritores son el equivalente en la Asociación de los socialistas que están arruinando América mediante la ampliación de un gobierno hinchado.

Sin importar cómo visualices ambas perspectivas, tenemos un estancamiento partidista que sólo va a empeorar debido a nuestra propia versión del risco fiscal: el límite de 10 jugadores.

Desde que el Salón de la Fama comenzó, el número máximo de jugadores por los que un escritor podía votar ha sido de 10. El número de equipos casi se ha duplicado en ese lapso, lo que significa que el número de candidatos potenciales para el Salón de la Fama también ha llegado casi a duplicarse. En realidad, si tenemos en cuenta que a los jugadores de las minorías afro-americanos, latinos y otros no se les permitía jugar cuando se abrió el Salón de la Fama, candidatos de calibre para el Salón probablemente son más del doble.

Y, sin embargo, el máximo sigue siendo 10. Sin ninguna razón aparente. ¿Es de extrañarse que muchos escritores tienen problemas con las métricas avanzadas del juego?

Las consecuencias del máximo de 10 jugadores es que yo ya no puedo votar por los jugadores que creo que pertenecen al Salón de la Fama. Ahora tengo que votar con motivaciones secretas, al igual que un político.

Por ejemplo, creo que Jack Morris pertenece al Salón de la Fama a pesar de que los números de su carrera (3.90 ERA, ningún premio Cy Young) podrían considerarse fronterizos. Cubrí a Morris y vi de primera mano cómo la gente en el juego -- aquellos cuyos medios de subsistencia dependían en determinar con precisión quién era bueno y quién no -- valoraron a Morris muy, muy alto. Estoy de acuerdo con el reciente blog de Tom Verducci que crea un buen argumento a favor de Morris basándose de su valor como un caballo de batalla.

Este es el año decimocuarto de 15 años de elegibilidad de Morris, y con ganadores de juegos como Greg Maddux y Tom Glavine alcanzando su puesto en la papeleta votación del próximo año, es también efectivamente su última oportunidad de elección. Así que me siento obligado a votar por él a pesar de que eso signifique no votar por los jugadores que posiblemente se lo merecen más -- algunos de los cuales podrían terminar fuera de la votación por falta de apoyo. De hecho, me veo obligado a dejar un par de jugadores fuera sin mi voto por quienes voté el año pasado.

Jack Morris
Bernstein Associates/Getty ImagesLa candidatura de Jack Morris corre peligro, pues solo le queda un año más de elegibilidad.
Esta es una mala situación que se agravará a medida que sean más los jugadores sospechosos de utilizar PED que aparezcan en la boleta. Debido a que existe una división entre los escritores acerca de esos jugadores, probablemente se mantendrán en la boleta, creando una acumulación de candidatos en lista de espera. Van a conseguir los votos suficientes para mantenerse elegibles, pero no los suficientes votos para la inducción porque muchos escritores los consideran tramposos.

No estoy de acuerdo con esa opinión. Los esteroides no fueron prohibidos por el béisbol hasta que los jugadores que están actualmente en la boleta jugaron la mayor parte de sus carreras, si no, toda su carrera. Si no estaba en contra de las reglas, ¿cómo puede estar considerado como hacer trampa?

Yo no compro el argumento de que los esteroides estaban en contra de las reglas porque son ilegales. "Ilegal" no significa "en contra de las reglas." Por ejemplo, las anfetaminas han sido ilegales por más tiempo que los esteroides, sin embargo, hemos votado a jugadores desde la década del '70 hasta los '90s para el Salón cuando sabíamos que la mayoría de los peloteros las usaban. La cocaína también es ilegal, pero hemos votado a consumidores de cocaína conocidos. También votamos por Gaylord Perry, quien sí rompió una regla específica que ha estado en el libro durante ocho décadas.

Es por eso que tengo la intención de votar por Barry Bonds, Roger Clemens, Jeff Bagwell, Craig Biggio, Tim Raines, Alan Trammell, Mike Piazza, Edgar Martínez, Curt Schilling y sí, por Jack Morris. Sin embargo, mi mente no está completamente formada todavía porque yo también votaría por Fred McGriff, Mark McGwire, Larry Walker, Sammy Sosa, Rafael Palmeiro y posiblemente Bernie Williams si no fuese por el límite de 10 jugadores.

¿No están de acuerdo? No espero que lo estén. Todos tenemos diferentes estándares cuando se trata de qué tipo de jugador pertenece al Salón de la Fama. Algunas personas tienen un listón muy alto. Algunas personas (como yo) tienen una barra inferior. Algunas personas tienen criterios incomprensibles. (¿Cómo puede alguien votar por Matt Williams pero no por Rickey Henderson?) Pero eso está bien. Es por eso que tantos escritores votan: llegar a un consenso razonable de quién pertenece al Salón de la Fama.

Sin embargo, con el límite de 10 hombres, los votantes como yo están efectivamente avisados de que nuestros estándares son insuficientes.

¿Qué pasa si alguien vota por más de 10 jugadores? La papeleta se rechazará y no será incluida en el porcentaje total de votos necesarios para la elección. Pero si un escritor presenta una boleta con ningún jugador en absoluto, sí se considera su voto y se tiene en cuenta en contra del porcentaje.

Edgar Martínez
Mitchell Layton/Getty ImagesPara muchos, Edgar Martínez pertenece al Salón de la Fama. Pero no hay mucho espacio en la boleta.
En otras palabras, está bien NO votar por Bonds o Clemens NI POR NADIE. Pero no está bien votar por esos chicos y todos los demás que creo que son dignos, incluyendo a un jugador con 3.000 hits (Biggio), un Guante de Oro primera base con un OPS superior a Willie Mays (Bagwell), un bateador con un promedio de por vida de .308 con más jonrones que cualquier otro receptor en la historia (Piazza), uno de los mejores primeros bates de todos los tiempos (Raines), un lanzador considerado como uno de los mejores por sus compañeros (Morris), un seis veces Todos-Estrellas y cuatro veces Guante de Oro campocorto que acumuló 1.200 carreras y empujó 1,000 (Trammell), un bateador con un promedio de su carrera de .312 (Martínez), un bateador con un promedio de su carrera de .313 y siete veces ganador del Guante de Oro jardinero derecho que lideró la liga en bateo en tres ocasiones ( Walker), un tres veces ganador de 20 juegos que ponchó a más de 3.000 bateadores y tiene uno de los mejores récords de postemporada (Schilling), y un primera base con aproximadamente el mismo promedio y carreras combinadas y carreras impulsadas más 100 jonrones más que Tony Pérez (McGriff).

¡Oh, no, no podemos votar por todos esos tipos! Eso arruinaría la credibilidad del Salón de la Fama.

Una vez más, pueden decir que mis estándares son muy bajos. Tal vez lo sean. Estoy dispuesto a reconocer que algunos de estos jugadores podrían estar como no. Es por eso que los jugadores deben recibir los votos de al menos el 75 por ciento de los escritores. La única forma de que alguno de los jugadores mencionados arriba entren es si tres cuartas partes de los votantes están de acuerdo conmigo.

Entonces, ¿qué hay de malo en que se nos permita votar de la manera en que queramos?

Nada. Pero sí hace daño cuando los candidatos merecedores de la inducción quedan afuera de la votación, simplemente por una regla obsoleta y arbitraria que no tiene sentido. Incluso si uno no quiere sospechosos de uso de PED en el Salón de la Fama, tenga en cuenta que el límite de 10 hombres va a perjudicar a los demás jugadores también -- y probablemente mucho más.

Y el próximo año, Maddux, Glavine, Frank Thomas y Mike Mussina van a estar en la boleta.

Oh, bue... Por lo menos tengo una mejor comprensión de por qué ahora nuestros legisladores parecen haber logrado tan poco.


Jim Caple es escritor senior para ESPN.com, siendo una de sus mayores contribuciones su columna semanal sobre béisbol "Off Base" para Page 2. Antes de unirse a ESPN, Jim laboró en Minneapolis y Seattle. Consulta su archivo de columnas.