Básquetbol: Lo mejor de 2012

Cinco sucesos para recordar del año que termina

Actualizado el 31 de diciembre de 2012
ESPNDeportes.com

LeBron James, Kevin DurantJesse D. Garrabrant/NBAE/Getty ImagesEl 2012 fue inolvidable para LeBron James y Kevin Durant

1)LEBRON LO GANA TODO; DURANT LO ESCOLTA


LeBron James lo gana todo Cuando comenzó el año, se escribían cientos de análisis en torno a la supuesta incapacidad de LeBron James de producir en los momentos cruciales del partido. Se decía que tenía demasiada presión, que era un gran jugador pero que se escondía en el cuarto parcial con el juego cerrado, comparaban su carrera con la de Michael Jordan y sus seis anillos y le restaban méritos como jugador de equipo. Todo esto, a pesar de atravesar por una temporada regular que le hizo merecedor del premio al jugador más valioso.

Entonces llegaron los playoffs. James fue el rey indiscutible en todas y cada una de las series, incluyendo la final en la que guió al Heat al segundo campeonato de su historia y a su primer anillo. Y las Olimpiadas, en las que fue el arquitecto de la ofensiva del equipo estadounidense que ganó la medalla de oro olímpica. ¿Alguien cuestiona ahora su capacidad en los momentos grandes?

James ha evolucionado como un jugador completo, que no sólo cumple con su cuota de puntos, sino que es un excelente pasador que mejora a sus compañeros. En la actual temporada, figura entre los líderes de asistencias sin ser armador y pasó cinco partidos sin dar una sola falta personal.

Lo escolta Kevin Durant, quien no sólo ganó su tercer campeonato de anotaciones, sino que fue segundo en la votación para el jugador más valioso de la NBA y hay quien dice que a la ofensiva es el jugador más desequilibrante del mundo. El alero llevó al Thunder a su primera final de la NBA.

En el verano, se convirtió en la bujía de los pocos juegos cerrados de Estados Unidos en la Olimpiada: como una máquina, anotaba puntos de todos los ángulos para ampliar las ventajas.


2) LINSANITY, de NUEVA YORK AL MUNDO


El 4 de febrero, los New York Knicks estaban en crisis, desanimados y con varios jugadores, incluido Carmelo Anthony, en la lista de inactivos. Al entonces dirigente Mike D'Antoni, no le quedó más remedio que recurrir a la parte más recóndita del banco y enviar a juego como titular a Jeremy Lin, un joven de ascendencia china, natural de Palo Alto, California y graduado de Harvard. El desconocido, cuyo principal logro hasta ese día era anotar nueve puntos en 20 minutos de un partido decidido ante Houston, cerró la noche con 25 puntos, siete asistencias, cinco rebotes, dos bloqueos y un Madison Square Garden en histeria con su actuación en la victoria sobre los Nets.

No está realmente claro si el 'Linsanity' nació esa noche o en el siguiente juego cuando siguió con 28 puntos y 8 asistencias, o el siguiente (23 y 10) o si fue en el partido del 10 de febrero frente a los Lakers, cuando se lució con 38 puntos y siete asistencias y el canasto de la victoria, el asunto es que los Knicks ganaron siete partidos corridos y la locura por Lin rebasó los límites de la ciudad de Nueva York, como si con esta no fuera suficiente.

Como en un cuento de hadas, las camisetas con el número 17 se vendieron sin parar, los Knicks recuperaron su status de contendor y aunque su actuación terminó antes de entrar a los playoffs por una lesión en el menisco de su rodilla derecha, le dio un impulso necesario a la liga después de un tórrido proceso de cierre patronal. Lin aprovechó la ola y firmó un contrato de tres años y $25 millones como agente libre restringido con los Houston Rockets.


3) EMERGEN LOS CLIPPERS


Por años, los Clippers era el equipo desconocido de Los Angeles, la franquicia opacada eternamente por sus primos de la ciudad, los míticos, históricos y legendarios Los Angeles Lakers. Quizás en algún lugar de Los Angeles alguien conocía a uno o dos de sus jugadores, pero ahora, Blake Griffin y Chris Paul aparecen en anuncios comerciales cada dos minutos y los Clippers (sí, los Clippers, no los Lakers) cierran el año con una cadena de 17 victorias y como el líder absoluto de la NBA con 25-6.

Sí, los Clippers despiden el año con mejor récord que el campeón Miami Heat (20-8), que el subcampeón Oklahoma City Thunder (23-6), que los perennes contendores San Antonio Spurs (24-8) y que el otro equipo de Los Angeles (15-15).


4) ORO, PLATA y BRONCE


Estados Unidos llegó a la Olimpiada con una polémica tras un comentario de Kobe Bryant: si eran mejor equipo que el archifamoso Dream Team de 2012. La respues de Charles Barkley no se hizo esperar, pero el conjunto de Mike Krzyzewski, si bien no ganó arrolladoramente como el Dream Team I, sí logró la medalla de oro que fue a buscar a Londres, con buenas actuaciones de LeBron Jamess. Kevin Durant y Carmelo Anthony.

La selección española llegó a Londres 2012 como uno de los pilares del basquetbol olímpico, capaz de vencer a los estadounidenses. Encabezada por los hermanos Gasol, el conjunto era el único, fuera de Estados Unidos con cinco abridores enebeístas, aún sin contar con el lesionado Ricky Rubio. Como se esperaba ganó sus primeros tres partidos, pero sembró dudas al perder ante Brasil y Rusia. Pero se repuso y terminó con la de bronce en un luchado partido frente a Estados Unidos.

Rusia llegó por la puerta de atrás. Tuvo que hacer escala en el repechaje olímpico de Venezuela, en donde fue sin duda el mejor equipo del torneo. Encabezados por Aleksey Svhed y Andrei Kirilenko y lograron el bronce al vencer a Argentina en otro partido digno para ambos conjuntos.


5) BROOKLYN TIENE EQUIPO


Los Brooklyn Nets debutaron en el Barclays Arena con una victoria. Así, un equipo profesional de una liga grande llegó al otro lado del East River por primera vez desde que los Brooklyn Dodgers se mudaron a Brooklyn en aquel triste octubre de 1957. Aún está por establecerse la rivalidad con sus vecinos Knicks, ya despidieron a su piloto Avery Johnson y durante el mes de diciembre jugaron un basquetbol desastroso. Pero es justo que Brooklyn tenga a los Nets y el señor Prokhorov buscará la forma de que sean mejores.