Sanción para Pro Patria por racismo

11:28 ET
Actualizado el
EFE

ROMA -- La Justicia Deportiva italiana dispuso la sanción de un partido a puerta cerrada para el Aurora Pro Patria, equipo de una división inferior de la Liga de fútbol de Italia, por los insultos racistas que profirieron algunos de sus aficionados en el amistoso disputado el pasado 3 de enero contra el Milán.

La asociación Lega Pro, a la que pertenece el Pro Patria y que engloba a los equipos de divisiones inferiores y regionales, informa mediante un comunicado de la decisión adoptada por el juez deportivo Pasquale Marino, con la asistencia de un representante de la Asociación Italiana de Árbitros, Roberto Calabassi.

En su dictamen, el juez deportivo, quien ha transmitido el informe del caso a los responsables de la Primera División italiana (a la que pertenece el Milán), advierte al Pro Patria de posibles nuevas sanciones en el caso en el que se produzcan más "infracciones" de este tipo por parte de sus aficionados.

Marino considera "de particular gravedad, como manifestación de discriminación racista, el hecho de que se produjeran en un partido amistoso, carente de tensión por los resultados y de espíritu de competición, situaciones que, lejos de constituir una justificación, pueden considerarse como atenuantes para la sanción".

El juez deportivo ve especialmente preocupante que este club ya hubiera sido sancionado esta temporada con una multa de 5.000 euros por un episodio similar, por lo que ahora va más allá y obliga a disputar un partido a puerta cerrada para que el Aurora Pro Patria ponga medios y esto no vuelva a ocurrir.

El pasado 3 de enero, los jugadores del Milán, club propiedad del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, decidieron abandonar el amistoso que se disputaba en casa del Aurora Pro Patria, en la localidad de Busto Arsizio (norte), ante los insultos racistas que les llegaban de la grada.

El partido tuvo que suspenderse en el minuto 26 de la primera parte, después de que los "rossoneri" apoyaran en su decisión de dejar de jugar a su compañero ghanés de origen alemán Kevin-Prince Boateng, uno de los objetivos de los insultos por parte de los aficionados del Aurora Pro Patria.