Malí ganó y Ghana igualó

16:25 ET
Actualizado el
EFE

MADRID -- El malí Sydou Keita, a cuatro minutos de la conclusión, dio el triunfo a su selección sobre la de Níger (1-0), mientras que la República Democrática del Congo sorprendió con una remontada y un empate a la de Ghana (2-2), en partidos del Grupo B de la Copa de África que se disputa en Sudáfrica.

Tras los dos empates sin goles de ayer, en partidos del Grupo A, al menos llegaron los tantos. Fue el ghanés Emmanuel Agyemang Badu, jugador del Udinese italiano, quien tuvo el honor de lograr el primer gol de la actual edición de la máxima cita africana al poner el 1-0 ante los congoleños, a los 40 minutos de juego.

Una bella acción de ataque de las "Estrellas Negras", con dos paredes consecutivas, y remate final de Agymang Badu, ganando la espalda a su marcador. Apenas nueve minutos después, Ghana pareció matar ya el partido a su favor con el 2-0 obra de Kwadwo Asamoah, del Juventus Turín italiano, con un remate de cabeza tras un saque de esquina.

Todo hacía presagiar un triunfo, incluso relativamente fácil, de Ghana. No fue así. Trésor Mputu Mabi (m.54) devolvió pronto a "Los Leopardos" al partido con el 2-1. Y, en el minuto 69, llegó el empate por medio de un penalti cometido sobre Mbokani, que este mismo jugador del Anderlecht belga convirtió.

Un gol del empate que tuvo una curiosa celebración en el otro extremo del terreno de juego por parte del meta congoleño Robert Kidiaba, que, sentado sobre el césped, empezó a botar sobre sí mismo.

La igualada dolió a Ghana, que se lanzó en los últimos minutos sobre la meta rival, disponiendo de dos buenas ocasiones para marcar. Lo evitó el meta Kidiaba, en la segunda ocasión con parada en la misma línea de portería. Al final, el tercer empate de la competición.

La igualada se rompió en el cuarto partido del torneo. Mali se impuso a Níger con un gol del exbarcelonista Keita, actualmente en el chino Dalian Aerbin.

Se aprovechó, en el minuto 86, de un fallo del meta rival, que no agarró el balón en un centro lateral, dejándolo suelto y permitiendo que Keita tocara lo justo para introducirlo en la portería de Níger.

Keita se quitaba el mal gusto que le dejó un excelente disparo desde el borde del área que había terminado con el balón estrellándose en el larguero (m.77). Y le daba los tres puntos, y el liderato del grupo, a su selección.