Violencia: 10 detenidos en Rosario

21:26 ET
Actualizado el
DYN

ROSARIO -- El ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, Raúl Lamberto, informó este domingo que hay 10 detenidos por los incidentes que causaron la suspensión del clásico rosarino y precisó que se halló un arma de fuego en la pensión de Newell's Old Boys.

"Hay 10 detenidos por los incidentes", fue una de las confirmaciones que aportó Lamberto a la prensa con relación a los episodios de violencia que se desarrollaron durante la jornada rosarina y que tuvieron su epicentro aproximadamente a las 16 en el club del Parque de la Independencia, cuando el policía Pablo Orellano recibió un balazo en el cuello, por lo que hubo que operarlo para ponerlo fuera de peligro.

"Se encontró un arma nueve milímetros en la pensión de Newell's", fue otro de los datos que proporcionó el funcionario del gobierno santafesino.

Eso sí, el ministro aclaró que se vieron impedidos de recurrir a las cámaras de seguridad en las instalaciones de Newell's para obtener una información más exacta.

"No están las imágenes de la cámara de seguridad porque justo hubo un corte de luz", advirtió Lamberto.

Respecto de la suspensión del clásico que se iba a jugar este domingo en el Gigante de Arroyito sólo con la presencia de la parcialidad local, el ministro remarcó que no tuvo más remedio que tomar esa medida por los serios incidentes que se desencadenaron aproximadamente a las 16 en el club del Parque.

"Le brindamos la seguridad a Newell's para ir a la cancha (de Central), pero por los hechos sucedidos tomé la decisión de suspender el partido".

Lo que estaba previsto era escoltar a los futbolistas rojinegros hasta el escenario de los "Canallas", pero todo empezó a frustrarse cuando barras de Central pasaron cerca del Coloso Marcelo Alberto Bielsa y pusieron en marcha un intercambio de piedrazos con un grupo violento de los "leprosos", que por entonces estaban terminando de almorzar.

Lo que siguió fue la intervención policial, la herida de bala que recibió Orellano y el ingreso de los efectivos al club para buscar al victimario, a pesar de que por entonces numerosas familias ñulistas disfrutaban allí la jornada dominical.

A pesar de todo lo ocurrido, Lamberto sorprendió porque de ninguna manera descartó que se realice el domingo próximo en el Coloso la versión del clásico que hasta el momento está programada para esa fecha. "Nosotros vamos a dar todas la garantías posibles y esperemos que el clásico se pueda jugar porque es una fiesta cultural de la ciudad", argumentó.

Lamberto también llamó la atención al restarle importancia a la invasión al campo de juego que debieron soportar este mismo domingo los futbolistas de Central que afrontaban una práctica abierta para evitar una desconcentración precipitada y descontrolada de los 20 mil hinchas que ya se hallaban en el Gigante a la hora en que se tomó la determinación de cancelar el encuentro de ida ante Newell's.

"Eran todas de la misma parcialidad, fue una situación especial porque el partido se había suspendido, pero acá lo importante es que nosotros vamos a dar todas la garantías necesarias para que se juegue", insistió.