Federer: "Estoy muy feliz"

16:46 ET
Actualizado el
ESPNtenis.com

MELBOURNE -- Con la mano caliente. Aunque sufrió tener que jugar cinco sets, el suizo Roger Federer, Nº 2 del mundo, disfruta a los 31 años con haber llegado a su 33ª semifinal en los torneos de Grand Slam y a la 10ª seguida en el Abierto de Australia. Está satisfecho con su nivel y sabe que se viene lo más difícil.

Si bien no había cedido el saque en sus primeros cuatro triunfos, Federer debió combatir contra el potente francés Jo-Wilfried Tsonga, finalista en 2008 en Melbourne, al que superó con esfuerzo, mostrando otra vez su calidad y determinación.

Roger Federer
Getty ImagesFederer celebra y está conforme con su juego

"Fue un partido duro desde el principio, con altos y bajos de los dos", dijo Federer. "Estoy muy feliz, fue un buen partido. Lo disfruté. Pudo haber sido en cuatro, en tres, lo pude perder. En el final estoy feliz por ganar en cinco", agregó el ex rey del circuito ATP, ahora escolta del serbio Novak Djokovic.

"Luché para lograrlo. También te da confianza cuando tienes que superar estos partidos. La fuerza física estaba, la concentración estaba hasta el final. Me da mucha confianza para lo que viene", admitió el helvético.

"He tenido algunos partidos muy buenos estos años acá en el Abierto de Australia. Me encanta ver las sesiones nocturnas del tenis. Siempre que un partido llega lejos, me gusta verlo", agregó el papá de mellizas.

"Estoy seguro que hay otros fans del tenis a los que les gusta verme a mí y Jo-Wilfried luchar hasta el máximo. Siempre siento que es un privilegio jugar tarde en la noche, en el court central, con la gente prendida. Jugamos muy buen tenis, por lo que se disfrutó más todo", dijo.

"Hay cosas positivas que rescatar de un partido a cinco sets. Jugué muy bien, pero hubo momentos donde pude hacerlo un poco mejor", aseguró Federer.

Con su triunfo sobre Tsonga, Federer llegó a semifinales en el Melbourne Park por 10° año seguido y el suizo aseguró que su regularidad en Australia se debe a su confianza en el trabajo de pretemporada.

"Siempre he sido muy consistente en el inicio de año, por lo que confío en esa preparación y el proceso decidirá lo que sea que vaya a hacer", explicó. "Sé que es más probable jugar bien que mal... con mi forma de adaptarme, me da flexibilidad, que es importante".

El ganador de 17 títulos de Grand Slam en 24 finales enfrentará al Nº 3 del mundo, el escocés Andy Murray, en la siguiente instancia. Será una reedición de la final 2010 en el Melbourne Park, cuando Federer se impuso en tres sets.

Aunque Murray lidera el historial personal contra Federer por 10-9, el escocés sólo le ganó una vez a Federer en partidos al mejor de cinco sets, en la final de los Juegos Olímpicos de Londres del año pasado.

"No voy a entrar con la mentalidad de que nunca he perdido con él en Grand Slams", dijo Federer. "Me ha ganado muchas veces. Más veces de las que yo lo he vencido. Me gustan nuestro partidos, muchas veces son apretados. Con frecuencia saco mi mejor tenis ante él en los Grand Slams, que es cuando importa. Veremos si puedo hacerlo otra vez", contó.