Djokovic-Murray, la gran final

17:53 ET
Actualizado el
Servicios de ESPNdeportes.com

Novak Djokovic
Getty ImagesDjokovic está 10-7 en los duelos personales

MELBOURNE -- El británico Andy Murray, Nº 3 del mundo, prometió estar dispuesto para soportar el dolor e intentar el título ante el serbio Novak Djokovic, líder del ranking mundial de la ATP, en la final del domingo del Abierto de Australia, un duelo que marcará quizá la gran rivalidad de los próximos años, iniciada desde que ambos eran muy jóvenes.

Si el serbio vence y conserva el título, los campeones del primer grande de la temporada repetirán victoria en dos años consecutivos, tal y como sucedió en 1993 con Jim Courier y Monica Seles, tras la victoria de la bielorrusa Victoria Azarenka ante la china Na Li en la final femenina del sábado.

Con el español Rafael Nadal fuera de combate de momento, y el suizo Roger Federer que cumplirá 31 años, el futuro parece prometedor para Djokovic y Murray en las temporadas venideras, de no ser que el zurdo de Manacor irrumpa de nuevo con fuerza, y Federer recupere su frescura.

El escocés y el serbio son los dos finalistas más cercanos en edad en el Grand Slam, ya que Andy es sólo siete días mayor que "Nole", ambos con 25 años.

Djokovic se impone 10-7 en los enfrentamientos personales y 2-1 en los Grand Slam, mientras que el escocés superó al serbio en la final del US Open 2012, el anterior 'Major'. El líder de la ATP juega ahora la final en 8 de los 10 últimos grandes campeonatos y el británico, en los tres más recientes.

"Es agradable ver a alguien con el que has crecido hacerlo tan bien. Nos conocemos el uno al otro desde que teníamos 11 y 12 años. Creo que esto añade algo a nuestra rivalidad", dijo hoy Djokovic, que hizo un guiño al público australiano en el "Día de Australia", al arribar a la conferencia de prensa previa a la final con un koala en su solapa.

Murray, que cayó en las semifinales del pasado año ante "Nole", pero que luego se vengó después en la final del Abierto de EE.UU. y en cinco sets, atisba de nuevo una duro enfrentamiento. "Espero un partido con dolor aunque eso significará que al menos es bueno", dijo tras liquidar a Federer en cuatro sets.

Djokovic está acostumbrado a librar duros combates y fue el ganador el pasado año en la final más larga de la historia del Grand Slam, contra Nadal, tras cinco horas y 53 minutos. También concibe una batalla descomunal contra Andy, si quiere triunfar por tercera vez consecutiva en Melbourne Park, y convertirse en el tercer jugador que lo logra. Jak Crawford (1931-33) y Roy Emerson (1963-1967) son los únicos que han ganado tres veces seguidas este grande.

Hasta aquí, Djokovic logró 5 coronas de Grand Slam en singles y Murray sóo una, la citada en Nueva York, hace cuatro meses. El primero pretende conquistar las canchas duras del Melbourne Park por tercer año al hilo.

"Teniendo en cuenta que cada vez que hemos jugado en las últimos seis o siete veces, han sido partidos con mucha exigencia física, incluso a tres y cinco sets..., tenemos que esperar algo similar ahora, largos intercambios, pero estoy preparado para eso", dijo Djokovic.

Murray y Lendl
Getty ImagesMurray se prepara con Lendl en Melbourne

Murray persigue un título en el que ha fallado ya en dos ocasiones. En 2010 ante Federer y 2011 contra el mismo rival de mañana, pero si gana mañana, además de quitarse de encima esta presión se convertirá en el primer jugador en la era profesional en ganar su segundo grande inmediatamente después de triunfar en el primero.

El escocés, conducido por el checo-estadounidense Ivan Lendl, quiere hacer olvidar todos los comentarios sobre su deficiente forma física que le han perseguido en años precedentes. "Espero que el domingo pueda jugar un buen encuentro, y desde luego haberle ganado antes en una final de un grande, ayuda mentalmente", aseguró.

Murray, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, es el nuevo integrante de la elite del tenis, que incluye a Djokovic, Federer y Nadal. Ese grupo se ha combinado para ganar 33 de los 34 últimos Grand Slam.

El camino de Murray hasta la final incluyó uno de los momentos cruciales del torneo _ una victoria sobre Federer en cinco sets en las semifinales. Fue el primer triunfo de Murray sobre Federer en un Grand Slam, un partido agotador que dejó al escocés sin ganas de hablar mucho.

"Fue un partido muy largo. Terminó muy tarde, estoy cansado", comentó Murray. "No quiero gastar más energía, porque la necesitaré toda si quiero ganarle a Novak el sábado. Obviamente estoy contento, pero fue un partido duro", admitió.

Murray llegó a las semifinales del Abierto de Australia el año pasado, cuando cayó ante Djokovic. También ha sido finalista en dos ocasiones previas, las que perdió ante Federer en 2010 y Djokovic en 2011.

Antes de arribar a Melbourne el año pasado, Murray contrató como entrenador a Lendl, lo que le ayudó a tener una actitud más agresiva en la cancha. Bajo su tutela, Murray tuvo la mejor campaña de su carrera al ganar el oro olímpico y luego conquistar el US Open.

Murray anticipa una dura y larga batalla contra Djokovic, quien le dio una paliza al español David Ferrer el jueves en su semifinal, lo que le dio al serbio un día adicional de descanso para la final.

"Siempre que jugamos es un partido muy físico", analizó Murray. "Tendré que estar listo para el dolor. Espero un partido doloroso, y eso significa que será bueno".

Djokovic estuvo de acuerdo. "Siempre que jugamos... siempre son partidos largos, muy exigentes para el físico", opinó Djokovic, quien descartó que su día adicional de descanso influya en la final. "El es uno de los jugadores más fuertes y con mejor condición. Estoy seguro que estará listo", dijo Djokovic.

Otra leyenda del tenis, Andre Agassi, opina lo contrario. Agassi, ganador de ocho Grand Slams, estuvo en Melbourne por primera vez desde que perdió ante Federer en los cuartos de final de 2005, y cree que Djokovic tiene una ventaja para la final. "Es una gran diferencia tener dos días libres, y llegar más fresco", señaló. "Probablemente le daría la ventaja a Djokovic".

Cuando le preguntaron cómo le hubiese ganado a un jugador como Djokovic, Agassi bromeó: "Probablemente hubiese peleado con él en el vestuario antes del partido. Quizás así tendría una oportunidad".