Rookie Watch

Conozcamos el camino al estrellato de Andre Drummond, centro de Pistons

13:42 ET
Actualizado el
 

Andre DrummondAllen Einstein/NBAE/Getty ImagesAndre Drummond lidera a todos los novatos en PER, ya puede bajar rebotes y defender, y todavía tiene mucho por aprender.

Andre Drummond ha sido una revelación. No sólo está jugando como alguien que debería haber sido elegido con el segundo pick del draft (en lugar del noveno), sino que tiene a los ejecutivos y entrenadores pensando que podría ser el mejor jugador de esta camada. Sí, mejor que el pick No. 1, y jugador colegial del año, Anthony Davis.

Pero por más increíble que haya sido Drummond, y por más brillante que parezca su futuro en Detroit, todavía debe atravesar una gran curva de aprendizaje si pretende alcanzar un nivel All-Star, lo cual definitivamente está a su alcance. (Eso es lo que hace un partido de 18 puntos y 18 rebotes para la proyección a futuro de un jugador de 19 años).

Gracias a su juventud, él y los Pistons tendrán tiempo para desarrollar su juego como se debe. Pero si tienen apuro para convertirse en contendientes de playoffs, Detroit necesitará que mejore más rápido y que llegue más lejos que la mayoría.

Entonces, ¿qué es lo que Detroit puede hacer con Drummond? Aquí les presentamos un manual de cuatro pasos:

1. Mejorar el acondicionamiento y la fuerza

El aspecto del acondicionamiento suele ser un obstáculo mental además de físico. Ser capaz de correr, abalanzarse, empujar, tirar, saltar y lanzar durante tres cuartos de un partido y todavía tener energía para producir al final del juego ciertamente requiere de un atleta muy bien acondicionado. Con el tiempo, Drummond podrá llegar a ese nivel. Pero también deberá ser capaz de pensar durante todo ese tiempo. Y ese suele ser el problema con los jugadores jóvenes, y posiblemente la razón por la que promedió apenas 22.2 minutos en enero.

Bobby Knight una vez dijo que la concentración es lo más importante para un jugador de básquetbol. Para que Drummond pueda manejar entre 100 y 180 minutos más por mes, primero tendrá que prepararse para esa tarea. Así que incorporar mejores hábitos alimenticios y entrenamientos en sus días libres estarán a la orden. La concentración es imposible para los atletas cansados. Una vez que esté en buena forma, será capaz de manejar una mayor carga de trabajo mental, que también mejorará con la experiencia.

La fuerza también es un requisito. Cuanto más castigo pueda repartir, más energía podrá ahorrar. Se necesita menos energía para repartir que para recibir. Pondría cuidado en que no sume peso, y en su lugar me enfocaría en aumentar su masa muscular. Piensa en Tim Duncan y Dwight Howard -- delgados y fuertes en lugar de grandes y voluminosos.

2. Valorar la posición en la cancha

Anteriormente en sus carreras, LeBron James y Kevin Durant creían que podían anotar desde donde fuera que recibieran un pase. Si bien tenían razón por momentos, no anotaban de manera tan eficiente cuando iniciaban sus ataques lejos del aro.

Es una lección que la mayoría de los jugadores deben aprender, Drummond inclusive, si es que quiere convertirse en un anotador. Le encanta volar al aro en retoques ofensivos y pases en transición, o recibir una buena asistencia de un compañero cargando o bajando. Pero por lo general ni siquiera trata de atrapar pases en la pintura cuando lo están marcando -- opta por salir caminando de la pintura o permite que lo empujen hacia afuera.

Como aprendieron James y Durant, cuanto más cerca del aro reciben el balón, más posibilidades tienen de llegar al mismo, sacando una falta o ambos. Cuando Drummond empiece a empujar adentro, pegándose los jugadores contrarios al trasero o a uno u otro costado de la cadera, siempre en la pintura, sus anotaciones van a dispararse. El área más codiciada en una cancha de básquetbol es la superficie que se encuentra directamente debajo y alrededor del aro.

3. Tener un plan en el poste

Duncan ataca el medio una y otra vez desde el poste bajo -- una vez escuché que se movió al medio desde el poste 175 veces consecutivas. Más allá de si este dato es preciso o no, el punto se mantiene: Atacar el medio es el mejor movimiento para un jugador de poste. Cuando se dirige al medio primero, el jugador tiene opciones de pase hacia toda la cancha y no solamente a la esquina como sería el caso si se dirige a la línea de fondo primero. También significa que tiene la alternativa de moverse hacia el fondo, donde no suele haber defensores complementarios, en lugar de hacer un segundo movimiento al medio, a los dientes de la defensa. Duncan lo sabe, lo aplica en su plan de anotaciones y luego lo ejecuta.

Pedirle a Drummond que convierta un alto porcentaje de sus tiros cuando lo están marcando bien no es justo a esta altura de su carrera, pero pedirle que comprenda la mejor manera de atacar a un defensor sí lo es. Su plan puede cambiar de un juego a otro y de posesión en posesión, pero debería incluir ciertos puntos como: atacar al medio, ejecutar ataques rápidos, hacer fintas, tomar ángulos agudos, trabajar bien un movimiento, y luego pasar al segundo.

Una vez que Drummond cree su propio plan de ataque desde el poste, tendrá una mejor base para leer y reaccionar ante la defensa contraria, e incluso la posibilidad de definir su ofensiva, que es la clave de todo gran anotador de poste. A medida que vaya sumando movimientos a su arsenal podrá editar su plan, aunque debería empezar siendo simple pero potente. Ser indeciso o moverse hacia la línea de fondo primero son recetas perfectas para perder balones y errar tiros. Es por esto que Drummond no busca la posición del poste bajo tanto como podría.

[+] EnlargeAndre Drummond
Allen Einstein/NBAE/Getty Images¡Salta con todo, grandote!

4. Jugar con equilibrio

Imagínate esto: Un centro tomando el balón adentro luego de un rebote o un pase, haciendo una finta violenta sin moverse del lugar, y luego estallando hacia arriba para clavar el balón en el aro. Es algo que hemos visto a Shaquille O'Neal y a Howard hacer infinidad de veces.

La razón por la que esa imagen nos ha quedado grabada es que la mayoría de los grandotes no hace esta jugada lo suficiente. Muchos grandotes giran sin equilibrio para lanzar rápido, o se apresuran en saltar nuevamente en lugar de afirmarse y luego subir con potencia.

Pero Drummond es una fuerza física. Si puede aferrarse al balón firmemente, usar su cuerpo y sus brazos para protegerlo de manos indiscretas, y luego elevarse como un cohete en una plataforma de lanzamiento, sería casi intocable en sus volcadas o sus conversiones sobre el aro. Y probablemente también sumaría más tiros libres.

Drummond mete menos del 45 por ciento de sus tiros cerca del aro, un numerito que seguramente aumentará cuando empiece a lanzar desde una base más firme -- con las piernas abiertas, las rodillas flexionadas y el balón protegido. Es una de las razones por las que me gustan las fintas para los jugadores internos -- los frena y les ayuda a recuperar el equilibrio antes de hacer su próximo movimiento.

Con el tiempo, Drummond debería mejorar su fuerza y su potencia para jugar con más equilibrio incluso en jugadas de acción rápida. Será aún más peligroso si logra hacer fintas violentas porque el defensor respetará mucho la capacidad de Drummond de convertir en su primer movimiento.

Perspectiva

Con su enorme potencial, Drummond ha sido comparado con Howard, quien ha dominado gracias a la misma fórmula que convirtió a O'Neal en una leyenda: (1) una agilidad increíble con un cuerpo enorme, (2) gran potencia y equilibrio interior, y (3) carácter para dominar la pintura.

Drummond ya ha marcado la primera casilla. Y ha mostrado destellos de las otras dos. Sin embargo, cientos de hombres talentosos han mostrado destellos y ahora residen en los bancos de la NBA o en planteles de Europa. Drummond ya no se considera como un prospecto riesgoso, pero debe mejorar en estas últimas dos áreas para ser el mejor jugador que pueda ser. Seguir este plan de cuatro pasos le ayudará a alcanzar el estrellato más pronto que tarde.