Cuba apuesta a 'fuerza y velocidad'

16:48 ET
Actualizado el
AP

LA HABANA -- Fuerza, velocidad, tacto, ímpetu, explosividad. Estas son las cualidades de la selección cubana encabezada por Yulieski Gourriel y Frederich Cepeda que disputará el tercer Clásico Mundial de Béisbol en marzo, según su manager, Víctor Mesa.

"Hacía mucho tiempo que no veía a las grandes figuras tan cohesionadas entre ellas y con los más jóvenes", comentó Mesa el miércoles al diario oficial Granma.

La selección viajará el jueves a Taiwán para disputar partidos de fogueo antes de debutar en el Grupo A del Clásico el 2 de marzo contra Brasil en Fukuoka, Japón. China y el país anfitrión completan el sector.

Mesa señaló que se eligieron jugadores que "combinen fuerza, velocidad, tacto, ímpetu, explosividad, respeto al rival, pero que también se ganen el respeto".

El antesalista Gourriel, flamante capitán del elenco, y el jardinero Cepeda, los únicos con experiencia en las dos primeras ediciones del Clásico, encabezan el grupo que incluye al pitcher derecho Ismel Jiménez, el as de la rotación.

El manager cubano anunció en Granma que Jiménez será el abridor de Cuba en su primera salida frente a Brasil.

"Ese juego es el más importante, nos dará todo en lo adelante", subrayó.

Norberto González, Danny Betancourt, Vladimir García, Yadier Pedroso, Freddy Asiel Alvarez, Raciel Iglesias, Odrisamer Despaigne, Wilber Pérez, Alexander Rodríguez, Yander Guevara, Diosdani Castillo y Leandro Martínez completan el cuerpo monticular.

Los tres receptores son Frank Camilo Morejón, Eriel Sánchez y Yosvani Peraza.

En el cuadro acompañan a Gourriel, José Dariel Abreu, Luis Felipe Rivera, José Miguel Fernández, Andy Ibáñez, Erisbel Arruebarruena y Raúl González. En los jardines estarán Cepeda, Alfredo Despaigne, Alexei Bell, Guillermo Heredia y Yasmani Tomás.

Mesa dio a conocer la nómina en una reunión en el estadio Latinoamericano a la que la prensa extranjera no fue invitada, y tampoco tuvo acceso a los entrenamientos del elenco que comenzaron la pasada semana.

Cuba se ubicó segunda en el primer Clásico Mundial de 2006 y cuatro años después terminó en el quinto escaño, en ambas ediciones bajo el mando de Higinio Vélez, hoy presidente de la Federación Cubana de Béisbol.