LeBron es y no es Jordan

LeBron tiene razón y está equivocado al no aceptar comparaciones con Jordan

13:24 ET
Actualizado el
Por Tom Haberstroh
ESPN Insider
Zona ESPN: ¿LeBron o Jordan?
¿Podrá LeBron igualar o superar el nivel de grandeza de Jordan?Tags: basquetbol, nba, heat, bulls, michael jordan, lebron james, raza deportiva, zona espn
Lista de videos video

LeBron James tiene razón, y también está equivocado.

Como él mismo twiteó el miércoles por la mañana, no es Michael Jordan. Nunca habrá otro MJ de la misma manera que nunca habrá otro Babe Ruth en el béisbol u otro Muhammad Ali en el boxeo. El atleta justo en el momento indicado.

Pero LeBron es el Michael Jordan de la era de la información. Tras descorchar una temporada fantástica tras otra, batir récords estadísticos y ahora con 185 puntos en apenas 92 intentos de campo durante sus últimos seis partidos, James se ha convertido en el modelo de eficiencia en este mundo obsesionado con los datos.

No sólo es el mejor jugador del deporte -- también es el mejor candidato que esta generación tiene para comparar con la grandeza de Jordan. Entonces, ¿LJ es parecido a MJ o no? Vayamos por partes.

¿Por qué James es parecido a Jordan?

1. La reverencia de sus colegas

"Yo creo que es Dios disfrazado de Michael Jordan". Eso fue lo que dijo Larry Bird después de ver a Jordan anotar 63 puntos contra él en una derrota ante los Boston Celtics durante la primera ronda de los playoffs de 1986. Los Bulls de Jordan fueron barridos en esa serie por los eventuales campeones de Boston, pero el mensaje fue claro: Jordan simplemente estaba en otro nivel.

Ese es el mismo mensaje que escuchamos hoy por hoy de los colegas de James. El domingo, después el dominio de James en primera persona, Kobe Bryant lo colmó de elogios, y describió su juego como "sensacional" y "excepcional". Steve Nash se unió al coro para decir que James está jugando "en un nivel raramente visto".

Pero los elogios sobrehumanos llegaron el martes por la noche después de que goleara a los Blazers en vías de compilar 30 puntos, nueve asistencias y seis rebotes, su sexto partido consecutivo con al menos 30 puntos y una efectividad superior al 60 por ciento. Nicolas Batum le dijo al Oregonian, "Sólo somos humanos. Él no lo es". Un jugador de Portland profesó que "nunca había visto algo como él". Otro aturdido jugador de los Blazers afirmó que James "fue creado en un laboratorio".

¿Dominación seguida de acusaciones de poderes sobrehumanos? Sí, ese es el dominio de Jordan.

2. Alcanzar un territorio estadístico inexplorado

El índice de eficiencia (PER) cuantifica la productividad de un jugador por minuto comprimiendo todas las estadísticas de la planilla en un número manejable, donde el promedio es un índice de 15. James ahora tiene un PER de 31.2, superior al 30.7 de su histórica temporada 2011-12. ¿Cuán impresionante es eso? Si esto se mantiene, ésta sería la 18ª vez en la historia de la NBA que alguien ha eclipsado la meseta de los 30 en PER. Como siempre, Jordan ha fijado la barra de medición en esta categoría. Es el único jugador con cuatro temporadas de 30 en PER en su haber. Wilt Chamberlain tuvo tres. Shaquille O'Neal tuvo tres. Nadie más ha tenido más de una. A excepción de James, por supuesto. Si James mantiene su nivel actual, alcanzará a Jordan con cuatro temporadas de PER superior a 30.

En este momento, James está al alcance de superar el récord de Chamberlain de un PER de 31.8, el que logró durante la campaña de 1961-62 y luego igualó la temporada siguiente. Pero eso fue antes de que los bloqueos y los robos fueran registrados en la planilla, así que es un poco engañoso. Si sólo nos guiamos por la era moderna, Jordan y James comparten la mejor marca de 31.7 en sus campañas de 1987-88 y 2008-09, respectivamente.

¿Prefieres las estadísticas tradicionales? James tiene un registro de 27.1 puntos, 8.1 rebotes y 6.9 asistencias con una efectividad del 56.5 por ciento. Nadie en la historia de la NBA ha igualado esta línea. Si se mantiene, James se convertiría en el primero.

En términos estadísticos, si James no está en el mismo nivel que Jordan, está muy cerca.

3. La fiesta del título llegó tarde

Es difícil recordarlo ahora, pero la gente no creía que Jordan podría ganar un título. Era mezquino con el balón. Un perdedor egoísta. Un artillero individualista que no podía jugar en equipo. Esa era la reputación de Jordan antes de ganar su primer título a los 28 años. Cuatro títulos de anotaciones y nada que mostrar a cambio antes de la temporada de 1990-91. ¿No crees que la gente dudaba de Jordan? Ve a la biblioteca y dale una buena leída a "The Jordan Rules".

Claro que todo eso resultó ser un montón de tonterías. Y James puede sentirse identificado. Cuando James se quedó corto en dos apariciones de Finales, los carteles que decían "Testigo" empezaban a ser reemplazados por otras palabras: "Sin anillo". James tenía 27 años de edad, tres JMVs y cero trofeos Larry O'Brien en su haber. Un estante lleno de galardones individuales y ningún reconocimiento para su equipo. La duda que lo rodeaba nunca había sido tan grande. Hmm, suena familiar.

Y todos sabemos lo que vino después: James fue nombrado JMV, JMV de las Finales, ganó el oro olímpico y un campeonato de la NBA en el 2012. ¿La clave? James evolucionó. Igual que Mike. Para James, fue el juego de poste. Para Jordan, fue un tiro de tres confiable que complementó su implacable juego de penetración.

Pequeño secreto: Jordan fue un pésimo lanzador de triples durante gran parte de su carrera. Disparó con una horrible efectividad del 28.2 por ciento en tiros de larga distancia con 1.2 intentos por partido durante sus primeras seis temporadas antes de ganar el título en 1991. Durante las siguientes siete temporadas, en las que ganó seis títulos, Jordan disparó con una efectividad del 35.6 por ciento en 2.3 intentos de triples por partido. Jordan necesitaba evolucionar, y lo hizo. Igual que James.

_____________________________________________________

James
Andrew D. Bernstein/NBAE/Getty Images¿Air LeBron? Puede ser MJ y mucho más

¿Por qué James no es parecido a Jordan?

1. James actualmente es una mezcla entre Steve Nash y Shaquille O'Neal

Los pases siempre han distinguido a James de Jordan. Después de todo, James ha promediado 6.9 asistencias por partido en su carrera, índice que Jordan superó una sola vez (en 1988-89). Así que si James no es Jordan, entonces es Magic Johnson, ¿verdad? Esa es la refutación común, pero esta comparación tampoco cierra. Sí, James juega como un base de gran tamaño como Magic, pero Magic promedió más de 20 puntos solamente en cuatro de sus 13 temporadas en la NBA. El promedio de 27.6 puntos por partido de James ocupa el tercer lugar de todos los tiempos. Por otra parte, si realmente queremos hacerle justicia a James, debemos compararlo con sus contemporáneos. En este sentido, parece ser más como un extraño híbrido de Nash y Shaq. Nunca nadie ha combinado el dominio físico con la maestría técnica como lo hace James. Para ilustrar esto, sólo hubo dos jugadores en los últimos 20 años que han disparado con una efectividad del 56 por ciento en al menos 18 intentos por partido. Sus nombres: LeBron James y Shaquille O'Neal.

Pero luego sale esto: Nash y José Calderón son los dos únicos jugadores de esta campaña que pueden igualar a James en asistencias por partido (6.9) y porcentaje de triples (42 por ciento). Lo creas o no, James se ha convertido en uno de los mejores lanzadores estacionarios de la liga, y su alucinante 56.8 por ciento de efectividad en este tipo de lanzamientos lo deja primero entre 155 jugadores con al menos 90 intentos, según SynergySports. En lugar de comparar a James con Jordan o Johnson, probablemente sea más exacto decir que esta edición de James es un monstruo compuesto por el mejor base lanzador de todos los tiempos (Nash) y el jugador físico más abrumador que el deporte haya visto jamás (Shaq).

2. James defiende cinco posiciones

Durante los playoffs de la temporada pasada, el entrenador del Heat, Erik Spoelstra, apodó a James "del 1 al 5", por su capacidad de marcar las cinco posiciones de la cancha. Eso no es algo con lo que Jordan, quien fue uno de los mejores defensores laterales de la historia, puede competir.

Y no es una crítica a Jordan. Después de todo, hay un límite en lo que un físico de 6-6 pies puede hacer contra un hombre de 7 pies. Pero James ha abrazado plenamente su tamaño de Karl Malone de 6-8 pies y 260 libras. Algunas noches marca a Ty Lawson y otras a Dwight Howard (aunque a veces un poste de luz podría marcar a este último hoy por hoy).

Es imposible cuantificar la versatilidad de James, y es aún más difícil apreciar esta versatilidad del lado defensivo. Simplemente no tenemos las herramientas para capturar la rapidez y el tamaño de James en defensa. Pero si te estás preguntando cómo la defensa del Heat sofoca a sus oponentes con un solo jugador de más de 6-8 pies en la cancha casi todo el tiempo, es gracias a "del 1 al 5".

3. James aún no se ha retirado La púa que suelen arrojarle a James en el eterno debate de Jordan es la suma miserable de anillos de James. James tiene un solo título, Jordan tiene seis. Caso cerrado. Fin de la historia.

Esta comparación debe parecerte increíblemente miope. Como mencionamos antes, Jordan ni siquiera había ganado un título a los 28 años de James, y ahora es considerado como el gran ganador de todos los tiempos que alguna vez ha puesto un pie en la cancha. Irónicamente, Jordan también es el Anexo A de porqué es demasiado pronto para ponerle un moño al legado de James.

Alinear los logros de la carrera de Jordan con los logros profesionales de James es como comparar a los Beatles con los Rolling Stones, pero sólo si usamos el cuerpo de trabajo de los Rolling Stones hasta 1970. La gente cita la ventaja de Jordan en cantidad de campeonatos, pero convenientemente omite el hecho de que James es superior a Jordan en todas las estadísticas importantes a esta altura de sus carreras de básquetbol (títulos, apariciones en las Finales, puntos, asistencias y rebotes; todos son de James ). Nos guste o no, la mayor diferencia entre James y Jordan es que este último está retirado y el primero recién parece estar empezando.