Un poco más claro

La tabla empieza a perfilarse con claridad arriba, pero en el fondo hay mucha pelea

11:17 ET
Actualizado el
Federico Manfredo Por Federico Manfredo
ESPN.com
Archivo

Juventus v PescaraEFE

ROMA -- Los triunfos de Juventus y Nápoli, unidos a las frenadas de Milan, Fiorentina, Lazio, Inter y Roma, definieron con cierta claridad la parte alta de la clasificación, confirmando que la Vieja Señora ya tiene el Scudetto prácticamente cosido en el pecho mientras que el Burro y el Diávolo deberían terminar el campeonato como están ahora.

Claro, la lucha para la segunda plaza está reñida todavía, pero los cuatro puntos de ventaja podrían alcanzarle a los celestes. Más complicada está la pelea por un puesto en Europa League: la tabla parece alejar a los giallorossi, pero el fíxture no es de la misma opinión y le da chances a todos.

Pero la carrera más reñida es la del fondo de la clasificación, en donde Siena, Palermo y Genoa están igualados con 27 puntos en la plaza que es, al mismo tiempo, el umbral de la permanencia y del descenso.

BUENAS VENTAJAS
Juventus, a pesar de haber parado casi todos sus suplentes, ganó con dominio ante Pescara. Le costó anotar, cómplice la lesión de Giovinco a la media hora, pero especialmente porque los bianconeri tenían la cabeza más en el Bayern que en este desafío, algo totalmente comprensible.

De todas maneras, el triunfo fue más que merecido y aún con las segundas líneas no podía ser diferentemente, considerando el bajo nivel de los albicelestes, en este momento el único equipo que ya tiene más de un pie en la Serie B.

Así, la Vieja Señora pudo mantener su ventaja respecto a Nápoli, que por su parte le ganó a Genoa. El éxito de los celestes fue aún más claro y llegó contra un rival sin dudas más peligroso, pero Mazzarri pudo parar a todos sus mejores jugadores y, pro encima, preparó este encuentro con toda la semana a disposición, condiciones que claramente hicieron la diferencia.

Cuando el Burro está en forma y juega con tanta atención, no es fácil para nadie sacarle puntos, menos que menos a un cuadro como Genoa. Así, los celestes se pudieron escapar un poco y alargaron a cuatro puntos su ventaja respecto a Milan, equipo al que se enfrentarán en San siro la semana que viene.

El Diávolo, por su parte, lo tenía ya prácticamente ganado contra Fiorentina y, más allá de los yerros del referí, bastante clamorosos por cierto, tuvo su gran dosis de demérito porque dejarse remontar dos tantos con hombre de más fue realmente tirar dos puntos a la basura.

Por encima, dos puntos muy importantes, porque ahora no está más a distancia de tiro desde Nápoli y también ganándole en el enfrentamiento directo de la próxima semana no podrá atraparlo. Algo que debe servirle de lección a un cuadro que, como mayor defecto, tiene justamente el de no saber aprender de sus propios errores.

Los violetas, en cambio, cumplieron una verdadera hazaña y deberían estar contentos por eso, pero la verdad es que desilusionaron un poco también ellos. Especialmente, lo que no convenció fue el hecho de conformarse con un empate que, en definitiva, los deja prácticamente afuera del discurso Champions.

Es cierto que con hombre menos haber recuperado dos tantos era ya un medio milagro, pero en clave tercera posición un punto sólo los condena y, a esa altura, tanto valía jugarse el todo por todo y salir a buscar el triunfo.

Más o menos el discurso que se hicieron Lazio y Roma: ninguno de los dos jugó para la igualdad si bien, al final de los 90 minutos, ambos tuvieron que conformarse con eso. Buena la reacción de la Loba, seguida a unos pésimos 50 minutos: el club giallorosso debe empezar a trabajar para mejorar la estructura de una sociedad que, ya e evidente, no es solida. Sin eso, no hay buenos jugadores que puedan crear un conjunto ganador.

Los albicelestes jugaron un gran primer tiempo y estuvieron a once metros de ganarlo, porque si Hernánes no hubiese fallado el penal del posible 2-0 estaríamos sin dudas hablando de una victoria del Águila. De todas maneras, no tienen nada que recriminarse porque la merma del complemento fue fisiológica, debido al juego en Turquía para la Europa League de la pasada semana.

Ambos, junto a Inter y a Fiorentina, ya no pueden más pelearse un puesto en Champions, pero pueden aún jugar por un acceso a la otra competición continental. Los nerazzurri son el último equipo del que hablar de los de arriba y, lamentablemente, no podemos que decir mal.

El conjunto, en efecto, fue más allá de todas sus justificaciones por las muchas ausencias, a las que se agregó la de Cassano, lesionado durante el primer tiempo contra Atalanta, y se puso arriba de dos goles, en San Siro, contra un cuadro de bajo nivel. Mucho de la remontada del equipo de Bérgamo tuvo que ver con el vergonzoso penal cobrado por el referí, pero en ese momento el equipo tenía aún un tanto de ventaja.

Un cuadro que aspira a representar al país en Champions no puede perder un partido como ese y de esa manera. Es evidente que el plantel necesita una renovación importante, pero que se debe hacer de manera diferente a como se la planeó en los últimos años, es decir comprando poco pero gastando mucho, no gastando poco para comprar muchos jugadores.

TODO LO DEMÁS
Respecto al resto del campeonato no hay mucho que decir. Hay que felicitar a la mayor parte de los equipos, a comenzar por Catania para terminar con Chievo, porque todos ellos supieron correr a buena velocidad y la mayoría está ya a salvo: falta la matemática aún, pero parece imposible que cualquiera de esos nueve cuadros pueda retroceder o terminar la campaña sufriendo.

Como decíamos, Pescara ya está casi retrocedido, pero hay que ser honestos y recordar que desde el inicio del campeonato lucían ser el cuadro menos preparado para esta categoría. Impresión confirmada no sólo por la tabla sino que también por todos los otros datos, recordando que son el peor ataque y la peor defensa del campeonato y, además, el equipo que más encuentros perdió.

Así, quedan tres equipos en la pelea por salvarse: sólo uno de ellos podrá mantener la categoría y, de terminar hoy el torneo, ese cuadro sería Siena, algo que le rendiría justicia a un club que de no ser por la penalización sumaría seis unidades de ventaja respecto a la zona roja y podría salvarse con toda facilidad.

Pero en este momento, en realidad, el conjunto que da la impresión de poderse salvar es Palermo, cuadro que con Sannino recuperó coraje y empezó finalmente a jugar con unión e ideas. Dos triunfos al hilo dejan prometer muy bien para el futuro próximo, contrariamente a cuanto deja ver el empate casero de los albinegros ante Parma.

El que menos chances parecería tener es Genoa, por el simple hecho que, otra vez más, Ballardini está demostrando muchos límites en la gestión de su plantel. El problema, en particular, luce relacionado al hecho de que los jugadores a su disposición tienen lo necesario para formar un equipo de dominio y calidad, más que uno defensivo y duro y físico como el que él está intentando crear. Pero quedan aún siete fechas y podrá pasar cualquier cosa.

LOS NÚMEROS
Fue una fecha intensa en la que prevalió el equilibrio, como demuestran los cinco empates registrados (dos sin anotaciones, lamentablemente), a frente de los tres éxitos locales y los dos visitantes.

A pesar de esos dos 0-0, se contaron la belleza de 30 anotaciones en la jornada, 16 internos y 14 externos, lo que nos deja con un excelente promedio de 3 tantos por enfrentamiento.

Nada mal el aporte hispanoamericano, que en esta trigésimo primera jornada de la Cátedra de la Táctica fue de 7 goles y 2 figuras: los mejores de sus respectivos desafíos fueron Mario Santana y Germán Denis, éste último autor de un triplete (uno desde los once metros). Los otros goleadores fueron Ricardo Alvárez (dos), Pablo García y David Pizarro, de penal.

Para cerrar la sección de los números, recordamos que Edinson Cavani sigue siendo el líder de la tabla de los Capocannonieri, con 22 centros, ahora seguido por Antonio Di Natale, quien se trepó al segundo escalón que ocupa con 17 goles. Se quedó tercero Stephan El Shaarawy, parado con 16 anotaciones.

LA PRÓXIMA FECHA
La jornada 32 del Calcio comenzará el sábado cuando, a las 12 ET, Pescara recibirá en el estadio Adriático a Siena, para seguir a las 14:45 con el desafío del Atleti Azzurri d'Italia entre Atalanta y Fiorentina.

El domingo se empezará a jugar a las 6:30 ET, con Palermo vs. Bologna (Barbera), para seguir dos horas y media más tarde con el siguiente fíxture: Cagliari-Inter (Is Arena), Chievo-Catania (Massimino), Genoa-Sampdoria (Marassi), Parma-Udinese (Tardini) y Torino-Roma (Olímpico de Turín.

El último match del domingo será el que Milan y Nápoli disputarán en el estadio San Siro de la ciudad del norte de Italia, como de costumbre a las 14:45 ET, mientras que el cierre de la fecha será 24 horas más tarde, cuando Lazio recibirá a Juventus en el estadio Olímpico de Roma.


Federico Manfredo nació en Buenos Aires, pero vive en Italia desde 1998. Allí comenzó su carrera periodística, en medios radiales y televisivos. Desde setiembre de 2009 es el corresponsal en Italia de ESPNdeportes.com. Consulta su archivo de columnas.