Nadal, en duda con su rodilla

19:01 ET
Actualizado el
Servicios de ESPN.com

Rafael Nadal
Getty ImagesRafa, sin confianza con su rodilla izquierda

MADRID -- No está a pleno. Sin dudas, el español Rafael Nadal, Nº 5 del mundo, sigue con algunas molestias en su maltrecha rodilla izquierda y, mientras se prepara en Manacor, admitió que tiene dolores y no sabe cómo le responderá cada semana.

El ex líder mundial, dueño de siete títulos en Roland Garros, dijo ante los micrófonos de IB3 que sufrió dolores inesperados en esa rodilla, que ya no se entrena como antes y que se le hace imposible pensar más allá de un mes en adelante.

Nadal sigue afinando su puesta a punto en Manacor para el comprimido calendario de torneos que tiene por delante. El balear contó al final de una sesión que tuvo más dolores de los previstos. "Después de una gira dura y de un tratamiento, la rodilla se me había quedado más dolorida de lo que me hubiera gustado. Pero estos últimos días estoy mejor", dijo.

El español quiso ser prudente a la hora de hablar de su futuro más cercano, quitándose el cartel de favorito para los torneos de arcilla que ahora tiene que disputar, el más inminente en Monte Carlo, donde tiene el récord de ocho coronas consecutivas.

"Estoy preparado para que las cosas no me vayan tan bien como hasta ahora. No es normal que después de siete meses sin jugar vuelva tan bien como lo he hecho. Así que hay que estar preparados", expresó Nadal.

"Se me hace complicado ir más allá. La lesión aún la tengo fresca y quiero ir día a día. No tengo la seguridad de que la rodilla me responda todas las semanas. Ahora Monte Carlo y Barcelona. Después veremos", añadió Rafa, cuya presencia en Madrid, Roma y Roland Garros dependerá de sus sensaciones en estos dos primeros torneos.

Uno de los objetivos que tiene Nadal sería convertirse en el primer jugador en la historia en ganar nueve veces en el Principado. "¿Ganar otra vez en Monte Carlo? No se puede ganar siempre", afirmó. Este año ya festejó en San Pablo, Acapulco e Indian Wells.

"Aunque suene raro, en Brasil estaba muy mal. Gané, sí, pero las sensaciones eran malas. Después todo cambió. Mejoré mucho. Más rápido de lo habitual. De estar muy mal a estar muy bien", explicó, justo en la previa a la tradicional gira europea sobre canchas lentas, sus favoritas.