"Simplemente me echó del circuito"

20:52 ET
Actualizado el
EFE

SHANGHÁI -- El piloto finlandés Kimi Räikkönen (Lotus), que hoy terminó segundo en el Gran Premio de Fórmula Uno, más de diez segundos por detrás del español Fernando Alonso (Ferrari), que se alzó con la victoria, dijo tras la carrera que hoy habría sido mucho más rápido de no haber sufrido un toque.

El frontal del coche de Räikkönen se vio dañado tras el contacto, aunque "en cualquier caso los (18) puntos de hoy son buenos, e intentaremos hacerlo mejor la próxima vez", indicó.

"Al adelantar a Pérez, estaba cerca de él y simplemente me empujó hacia el bordillo, intenté evitarlo, pero acabé en la hierba y le golpeé por detrás, así que creo que dañé el frontal" y el alerón frontal, explicó.

"Tenía la mejor línea de salida de la curva tres, y estaba en el carril exterior de ese pequeño giro hacia la curva cuatro", detalló: "pensé que (Pérez) me dejaría espacio, pero simplemente me echó del circuito".

"Intenté evitarlo, pero primero había hierba y luego el bordillo, que me salvó, gané agarre pero no pude frenar y le golpeé por detrás", añadió.

"No sé si es que no me vio o qué es lo que pasó, pero yo ya no tenía manera de evitar darme con él porque yo estaba ahí pegado y me salí de la pista", recordó.

Tras el choque "me sorprendió que no hubiera más daños, porque le di bastante fuerte, y también me sorprendió no tener más problemas después de eso", dijo después.

Ese accidente "no me ayudó, pero afortunadamente no afectó demasiado a la conducción, sólo que hacía falta marcar más los giros en las curvas, pero aun así pudimos luchar por una segunda plaza", dijo.

A eso se sumó una mala salida: "creo que simplemente teníamos una mala configuración", señaló, lo que le hizo "perder algunas posiciones" al principio de la carrera de hoy.

Aun así, admitió que "no hay manera de saber hasta qué punto el daño en el alerón delantero afectó o no a toda la carrera, pero obviamente, el coche no está diseñado así y no iba a ayudar", aunque "no puedo decir si (la ralentización) es de una décima o de medio segundo por vuelta".

"Tuve suerte de no haber perdido más" tras el choque, concluyó.