Huachipato culpa a Luxemburgo

18:41 ET
Actualizado el
EFE

SANTIAGO DE CHILE -- Los técnicos y jugadores del Huachipato, así como la prensa deportiva chilena, culpan al entrenador del Gremio, Vanderlei Luxemburgo, por los incidentes ocurridos al término del partido entre el Huachipato y el conjunto brasileño (1-1), en el Grupo 8 de la Copa Libertadores.

El resultado supuso la clasificación del Gremio a los octavos de final del torneo y Luxemburgo, según los locales, comenzó a burlarse de sus rivales con ademanes y pasos de baile, mientras le decía a Marcelo Rosenblat, preparador físico del Huachipato, "vacaciones, se van de vacaciones", lo que desató la gresca.

Al reaccionar los locales a sus palabras, Luxemburgo se dirigió a los vestuarios pero al intentar una contorsión burlesca resbaló y cayó al suelo, lo que generó un borbollón con algunos intercambios de golpes, lo que obligó a la intervención de la policía.

Del partido mismo, los comentarios coinciden en que el empate fue justo y que el equipo chileno fue incapaz de ganar, único resultado que le servía para avanzar a la siguiente fase de la Libertadores.

"Yo creo lo que dice mi preparador físico, (Luxemburgo) fue irónico y se trató de burlar de nosotros y de Huachipato, eso es una conducta antideportiva. Le dijo que nos fuéramos de vacaciones, con gestos con la mano", dijo Jorge Pellicer, el entrenador del Huachipato.

"Afortunadamente hubo gente que contuvo esa situación, yo no tuve ningún contacto con el entrenador rival", añadió y consideró que la actitud de Luxemburgo, "no cabe en una persona que supuestamente carga con un prestigio, son actitudes reñidas con la conducta deportiva".

Recordó además que en el partido de ida, que el equipo chileno ganó por 1-2 en Porto Alegre, "me acerco a despedirme de él y no me trata bien, me da una mano insignificante y escucho de él que atribuye el resultado a que la terna arbitral era argentina, que hablaba español y nos habría favorecido".

La prensa deportiva habla el viernes de "escándalo" y "bochorno" en la despedida del Huachipato de la Copa Libertadores, que en todo caso consideran ajustada a una campaña en que el equipo de Pellicer quedó al debe.

El Huachipato se sumó así a los ya eliminados Deportes Iquique y Universidad de Chile, para cerrar la peor actuación de equipos chilenos en la Copa Libertadores desde el año 2008, la anterior ocasión en que ningún equipo de este país pudo avanzar a los octavos de final.