Italiano Rizzoli, árbitro de la final

8:14 ET
Actualizado el
EFE

MADRID -- El italiano Nicola Rizzoli ha sido designado para dirigir el sábado la final de la Liga de Campeones 2012/13, que disputarán el Borussia Dortmund y el Bayern de Múnich en el estadio londinense de Wembley.

Nicola Rizzoli
Getty ImagesEl italiano Rizzoli dirigirá la final entre Borussia y Bayern

El Borussia Dortmund eliminó en semifinales al Real Madrid y el Bayern Múnich al Barcelona. Será la primera vez en la historia que haya dos conjuntos alemanes en la final.

Rizzoli, de 42 años, es internacional desde 2007 (debutó 31 de mayo con un Rumanía-Suiza sub'19) y dirigió en 2010 la final de la Liga Europa entre el Atlético de Madrid y el Fulham inglés, disputada en Hamburgo, con triunfo del cuadro español por 2-1.

El italiano ha arbitrado hasta el momento 26 partidos de la Liga de Campeones, cuatro de ellos esta campaña, entre ellos el encuentro de vuelta de octavos entre el Málaga y el Oporto (2-0). Los anteriores fueron Celtic-Benfica (0-0), Schalke 04-Arsenal (2-2) y Braga-Galatasaray (1-2).

Esta temporada también dirigió a buena parte de los jugadores que estarán en Wembley, en el Irlanda-Alemania de la fase de clasificación para el Mundial Brasil 2014, con triunfo germano por 1-6.

En la Eurocopa 2012 arbitró los partidos de la fase de grupos Francia-Inglaterra (1-1) y Portugal-Holanda (2-1), y el de cuartos de final España-Francia (2-0).

También fue uno de los colegiados del Mundial de Clubes de 2011, en el que arbitró los encuentros Kashiwa Reysol-Auckland City (2-0) y la semifinal Kashiwa Reysol-Santos (1-3).

En la final, estará asistido en las bandas por sus compatriotas Renato Faverani y Andrea Stefani, y los jueces de área serán Gianluca Rocchi y Paolo Tagliavento. El cuarto árbitro será el esloveno Damir Skomina y Gianluca Cariolato será el asistente reserva.

Como árbitro de la final de la máxima competición continental releva al portugués Pedro Proença, que digirió el Bayern-Chelsea de la pasada edición.

No dirigía un árbitro italiano este encuentro desde que lo hizo Stefano Braschi en 2000, en el Real Madrid-Valencia de Saint Denis, en el que el conjunto de Vicente del Bosque se impuso por 3-0 y consiguió la octava Copa de Europa.