Revela Wade problemas de rodilla

Antes del Juego 7, Dwyane tuvo grandes problemas para alinear

15:30 ET
Actualizado el
AP
ESPiaNdo: El Heat es campeón y los Spurs fueron gran rival
Los Miami Heat conquistaron el tercer anillo de campeón de la NBA de su historia y el segundo consecutivoTags: basquetbol, nba, deportes, miami, heat, spurs, espiando

MIAMI -- Los problemas en la rodilla de Dwyane Wade fueron un fastidio más grande durante los playoffs de lo que él reconoció.

En una entrevista con la AP, Wade reveló en la noche del sábado que su rodilla derecha le dolía tanto que contempló pedir minutos limitados en el Juego 7 de la Final de la Conferencia del Este, y que su rodilla izquierda fue drenada y requirió alrededor de ocho horas de terapia en el día del partido para que pudiese jugar en el Juego 7 de la Final de la NBA.

"Pasé por muchas cosas", reveló Wade, quien ahora es un tres veces campeón de la NBA. "Pero estoy en paz ahora".

Wade también recibió terapia de plasma rica en plaquetas a finales de la temporada regular para combatir tres hematomas en el hueso alrededor de la rodilla derecha, la cual fue su mayor fuente de frustración y dolor durante los playoffs. Wade dijo que dos de los hematomas se curaron, pero un tercero- directamente debajo de la rótula- permanecía como un gran problema, especialmente ya que esa zona también estaba afectada por tendinitis.

Wade se sometió a una resonancia magnética para descartar problemas adicionales durante las finales del Este contra Indiana, y comentó que estaba conduciendo su auto hacia una reunión con el coach del Heat, Erik Spoelstra antes del Juego 7 de esa serie- no mucho después de decir en las consecuencias inmediatas de la derrota del Juego 6 ante los Pacers que él necesitaba más el balón- para decirle que sentía que solamente debía jugar una cantidad limitada de minutos porque su inefectividad estaba lastimando al equipo.

Spoelstra tenía otras ideas y Wade decidió descartar su plan.

"Sentí que si iba a jugar de la forma en que lo estaba haciendo, y con el dolor que estaba sintiendo, no iba a poder ser de ayuda para el equipo para llegar a la próxima ronda", explicó Wade. "Iba a decir que me pusieran pocos minutos y que le dieran a Mike Miller y a los otros muchachos más oportunidades. Pero llegué a la reunión y de lo único que hablaba Spo era de darme más oportunidades y crear situaciones para yo tener más éxito. Así que estaba como 'Bueno, cambié de parecer'".

Después de la resonancia magnética que se realizó tarde en la serie contra Indiana, Wade dijo que los entrenadores atléticos del equipo modificaron ligeramente su plan de tratamiento y comenzó inmediatamente a ver la mejoría.

Anotó 21 puntos en el partido decisivo del Este contra los Pacers, para entonces anotar un total de 57 puntos- por lejos su mejor racha de dos partidos en los playoffs- en los Juegos 4 y 5 de la Final de la NBA contra los San Antonio Spurs.

Pero temprano en el Juego 6 de la serie por el título, Wade chocó contra Manu Ginobili de los Spurs. Rápidamente, la quirúrgicamente reparada rodilla izquierda de Wade, la cual lo dejó fuera el verano pasado de la Olimpiadas en Londres, se había hinchado "como un coco".

Necesitó tratamiento durante el partido, incluso perdiéndose el comienzo de la segunda mitad. A Wade le drenaron mucha cantidad de fluido de su rodilla el miércoles, entonces recibió más de tres horas de tratamiento en el estadio la mañana del jueves y como cuatro horas y media más a la tarde, casi hasta sobre la hora en la cual el Heat bajó a hacer el calentamiento en la cancha para el Juego 7.

Wade jugó 39 minutos en la final, anotando 23 puntos yéndose de 21-11 de campo.

"Sabemos con lo que estamos enfrentándonos", dijo Spoelstra dijo tras el Juego 7. "Realmente debe de ser elogiado por salir a la cancha y hacer todo lo que se necesitaba hacer, poniéndose en la línea de la críticas, las críticas posibles, porque no estaba al 100 por ciento. Y nos ayudó a ganar. Eso es lo importante. Fue un esfuerzo altruista de dos meses. Y algunos jugadores probablemente no hubiesen jugado".

Wade dijo que el dolor en su rodilla derecha era en ocasiones la segunda peor cosa que ha atravesado, hablando de lesiones, en 10 años de carrera, detrás de la única vez que se dislocó el hombro en el 2007 tras una incómoda colisión con el delantero de Houston para aquel entonces y ahora compañero de equipo del Heat, Shane Battier.

Los problemas tardíos en la temporada con su rodilla eclipsaron un año en el que Wade promedió 21.2 puntos, 5.0 rebotes y 5.1 asistencias en el mejor porcentaje de su carrera con 52 por ciento en tiros, y sin embargo, sus habilidades a menudo siendo cuestionadas. El único compañero de equipo del Heat, LeBron James, de Oklahoma City, Russell Westbrook y de Los Angeles Lakers, Kobe Bryant, han promediado así de tanto en las tres categorías esta temporada al igual que Wade.

"Lo más difícil de todo es que, uno trabaja toda la temporada para estar saludable tras una cirugía de rodilla", comentó Wade. "Y cuando finalmente llego a ese punto, todo el mundo vio en mi juego que estaba jugando genial, el mejor baloncesto en el rol que tengo en este equipo. Entonces vinieron los hematomas en el hueso, y por lo que trabajé tan duro se esfumó y lo tuve que manejar durante tres meses. Fue muy decepcionante, frustrante. Me dolía, fui capaz de taparlo algunas noches. Pero en otras, no".

Al final, valió la pena. Ya mismo Wade estará recibiendo su tercera sortija- "tres para el número tres", como la camiseta que muchos de sus amigos llevaron puesta en medio de la celebración del Heat indicaba.

"Egoístamente, voy a decir que gané este por mí", dijo Wade. "Porque de la manera en que ha ido mi carrera y las cosas que he atravesado personalmente, quería este tercer campeonato. En mi mente, valida el jugador en el que me he convertido en esta liga. Cuando uno cambia su posición, pasando de ser uno de los mejores tres jugadores en el deporte a gente cuestionando mis habilidades, necesitaba ganar este para validar que lo que hice fue lo correcto. Puedo estar en paz con lo que venga en el futuro".