Ganen o no, serán divertidos

Detroit tiene armas, pero el funcionamiento de Stafford será crucial

17:39 ET
Actualizado el
Seth Wickersham Por Seth Wickersham
ESPN.com (EE.UU.)
Archivo

Calvin Johnson, Matthew StaffordAPStafford y Johnson son la mayor razón por la que los Lions son uno de los equipos más emocionantes.

ALLEN PARK -- Hay suficiente optimismo en torno a los Detroit Lions para poner nerviosos a sus fanáticos.

A principios de junio, Reggie Bush, adquirido de los Miami Dolphins, le dijo a los reporteros que "no hay excusa para que no seamos la ofensiva ranqueada N° 1".

Después, Bill Ford Jr., hijo del dueño, elogió a los directivos y entrenadores, pero no les garantizó sus trabajos más allá de 2013, no después de una temporada 4-12 el año pasado y una marca 22-42 desde que despidieron a Matt Millen. Los Lions tienen un mariscal de campo estelar, el mejor receptor en el fútbol americano, lo que parece ser una defensiva sólida --al menos al frente-- y tanto el beneficio como la carga de las expectativas, es que volverán a ser el equipo de 10-6 que alcanzó postemporada en 2011.

Y su destino probablemente se determine por envíos como este. Lions contra Houston Texans, la temporada pasada. Tercera y gol desde la yarda 5. Matthew Stafford recibe el centro desde la escopeta y no se tira atrás. No, se desvía para atrás, en el rostro de la presión que el propio Stafford creó porque sus linieros no saben dónde está. Stafford resbala tres, cuatro, cinco, seis pasos hacia atrás y a la izquierda, lo que añadió una buena cantidad de nervios por si hacían falta.

Cuando Stafford se decide a lanzar, se para tan cargado al costado que sus pies tocan la yarda 10, tan alejado como si se quisiera estirar. Stafford no lanza ni de una posición balanceada, ni de una desbalanceada; lanza de una posición sin balance.

Un mariscal de campo usualmente pasará desde su postura en calentamiento para aislar y aflojar el brazo, y claro, como Stafford termina con el brazo aislado, en ángulo cáido, como si cargara una bolsa del supermercado. Su codo casi toca sus costillas en lugar de extenderse a la altura de su oreja. Al momento que lanza, todo el poder parece venir de su antebrazo, en lugar de su cuerpo. Y aún así el balón emerge de su mano con mayor velocidad de la que parece posible y encuentra a su receptor Mike Thomas perfectamente en tiempo y distancia; en las diagonales para una anotación.

Matthew Stafford
Getty ImagesLas lesiones de Stafford son un foco rojo para su desempeño

¿Cuántas veces se saldrá Stafford con la suya? Sus fundamentos, que parecen rivalizar a Tim Tebow en términos de escrutinio, son tan extraños que Stafford, uno de los pasadores más prolíficos en la historia, se ha convertido en un tema tanto como un salvador: si un equipo recae de forma consistente en su mariscal de campo con desempeño inconsistente, ¿cómo esperan ganar de manera consistente?

"El éxito integral del equipo depende de Stafford", dijo un cazatalento de la NFC, apuntando lo obvio.

Después de todo, Stafford y el receptor abierto Calvin Johnson son la mayor razón por la que los Lions han sido uno de los equipos más emocionantes las últimas temporadas, si le quitamos la acumulación de multas de Ndamukong Suh. La temporada pasada, los 727 intentos de pase y 435 completos de Stafford, lideraron la liga, y sus 4,967 yardas fueron el segundo lugar. Megatron, en tanto, fijó la marca de 1,964 yardas recibidas. Esa dupla es más que suficiente para asegurar que los domingos, al menos, serán divertidos. La única pregunta es si los Lions ganarán.

"No tienen juego terrestre", dijo el visor, "así que depende del mariscal de campo".

Un estudio de Kevin Seifert de ESPN.com, mostró que los Lions enfrentaron seis o menos defensivos "en la caja" la mayor cantidad de veces en la liga, con 855. Los equipos retaban a los Lions a correr, y no lo pudieron hacer, empatando a los San Diego Chargers en el último lugar de la NFL con sólo cuatro carreras de 20 yardas o más. Bush fue firmado para proveer una amenaza fuera del backfield y para quitarle presión a Johnson. Por supuesto, Bush está lejos de ser un titular confiable, no obstante que jugó en todos los partidos de la temporada pasada por primera vez desde su temporada de novato.

Ni Stafford o Bush disfrutarán de un bloqueo por parte de una línea ofensiva bien aceitada. La línea de Detroit perdió a tres titulares la temporada pasada. Es tan verde, de hecho, que el tackle retirado Jeff Backus ha estado en mini campamentos enseñando a jóvenes como la selección de primera ronda en 2012, Riley Reiff, su probable reemplazo. Hasta ahora, es difícil decir si el bloqueo de pase y carrera mejorará.

"Estamos trabajando principalmente en las cosas del juego aéreo", le dijo el entrenador Jim Schartz a los reporteros en junio. "Es realmente difícil el juego terrestre, los bloqueos de carrera... lograrlos".

Hablaba de las reglas de contacto en la temporada baja durante las prácticas, por supuesto. Pero fácilmente pudo hablar de los numerosos escenarios en partidos. Como dice el visor de la NFC: "desean correr pero no pueden. Así que la lanzarán 30 o 40 veces en un partido, y es por eso que Stafford se lastima. La clave para ellos es que Stafford se mantenga bien".

Stafford ha lidiado con lesiones a lo largo de los años y los visores se han dado cuenta que el desgaste de esas lesiones, y el promedio de 41 intentos por juego, han pasado factura. Vean sus mejores momentos como novato o incluso en sus años colegiales, y verán un lanzamiento más limpio. Stafford nunca ha sido un pasador clásico como Peyton Manning, pero su técnica ha pasado de tres cuartos a mano baja.

Pero Stafford podría tener el brazo más puro de la NFL, lo que no sólo lleva a mucho briilo sino a dependencia. Entrando a su sexta temporada, es apenas un pasador de 59.8 por ciento y tiene un promedio de 6.87 yardas por intento. Para un mariscal profundo, es un número mediocre. Tom Brady, por ejemplo, tienen un promedio profesional de 7.52.

"La técnica de Stafford es fina", consideró el visor. "Solía estar en contra de las técnicas de lanzamiento que no fueran de libro. Pero después de chicos como Philip Rivers, ya no lo estoy. Mientras seas preciso y te deshagas del balón, eso no importa".

La defensiva de los Lions preveé mejorar en relación al año pasado, cuando entregaron 437 puntos, 6° peores en la NFL. El profundo agente libre, Glover Quin, y el ala defensiva Ezekiel Ansah, selección de primera ronda de Lions, parecen ser mejorías. Pero, ¿es suficientemente buena la defensiva para detener a Jay Cutler y Aaron Rodgers y Adrian Peterson? Los Chicago Bears, Green Bay Packers y Minnesota Vikings, barrieron a los Lions la temporada pasada. Así que todo depende de Stafford... otra vez. Si se mantiene derecho, no sólo será divertido, podría regresarles un boleto a la postemporada. "Si está sano", dice el visor, "serán un equipo de ocho a 10 victorias. Si no, serán de 4-12 otra vez".


Seth Wickersham se unió a ESPN The Magazine tras graduarse de la Universidad de Missouri. Cubre principalmente a la NFL, pero sus asignaciones lo han llevado también a los Juegos Olímpicos de Atenas, la Serie Mundial, el torneo de la NCAA, y los playoffs de la NHL y NBA. Consulta su archivo de columnas.