Olimpia se ilusiona con la Libertadores

18:07 ET
Actualizado el
EFE

ASUNCION -- Olimpia prometió el viernes un "gran espectáculo" y salir a "jugar con el corazón" frente al Atlético Mineiro, al que los jugadores del Decano paraguayo consideran un rival "duro", en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores que se jugará el día 17 en Asunción.

El volante argentino Nelson Benítez prometió en declaraciones a la prensa "un espectáculo para todos" en un partido que se juega "más con el corazón que con la cabeza".

"Estamos a un paso y ojalá que se pueda dar nuestro sueño, vamos a enfrentar a un rival muy duro con jugadores impresionantes como Ronaldinho, que es un crack", declaró Benítez tras el entrenamiento de este viernes.

El lateral, reciente refuerzo del equipo asunceno, destacó que deben "aprovechar esta racha positiva" y hacerse "fuertes en casa".

El otro apoyo recién llegado al Olimpia, el centrocampista argentino Matías Giménez, dijo que está "con fe" y con intención de arriesgar con todo para tratar "de hacer la diferencia y controlar la pelota".

"Nosotros somos conscientes que tenemos que ser protagonistas, dominar la cancha y dar una alegría a nuestra gente", expresó.

Giménez dijo que el Atlético Mineiro "tiene media puntas que son muy rápidos", por lo armarán una "gran defensa", para que las cosas se hagan a su manera.

El delantero paraguayo Freddy Bareiro calificó al equipo brasileño de "rival de cuidado" que "tiene jugadores de primer nivel en todas las líneas, que marcan diferencia de mitad de cancha para arriba".

"Nosotros tenemos la unidad del grupo, el hambre de gloria, nadie nos puede quitar este sueño de ganar la Copa Libertadores, estamos llegando en una etapa excelente tanto grupal como individualmente y tenemos que ganar como sea jugando acá en casa, no importa la diferencia", sentenció Bareiro.

"La gente no daba mucho por este grupo pero quedó demostrado que en el fútbol nada es imposible, que a base de esfuerzo y de compañerismo llegamos a conseguir esto tan lindo, esto es una familia más que un grupo", añadió el delantero.

El plantel asunceno entrenó el viernes rodeado de fanáticos que al final del trabajo se acercaron para pedir autógrafos y fotos a sus jugadores favoritos.

Como Chaveli Leiva, de 15 años, que se considera "olimpista de corazón, a morir", y dijo a Efe que acudió al entrenamiento porque "es un momento muy especial, ahora mismo están en la final de la Copa Libertadores, la copa más importante de Sudamérica".

"Es maravilloso lo que estoy viviendo. Lo único que sé es que Olimpia va a ganar", afirmó.

Los seguidores del Olimpia se agolpan desde ayer en la sede del club para lograr comprar una de las 32.212 entradas previstas en el estadio Defensores del Chaco.

Una larga fila de cientos de personas continúa hoy esperando a conseguir su pase, cuyo precio puede variar entre los 80.000 guaraníes (unos 17 dólares al cambio actual) y los 400.000 (unos 88 dólares).