¿Quién necesita a los gigantes?

Los equipos hacen todo lo posible por obtener los escasos hombres altos

13:33 ET
Actualizado el
Por Henry Abbott
ESPN.com

Carmelo Anthony and Roy HibbertPat Lovell/USA TODAY SportsHombres grandes con talento, como Roy Hibbert, son duros de conseguir en la NBA
¡Jugadores de siete pies de altura! No hay muchos de ellos. De los pocos miles de personas que son así de altas, o están cerca de serlo, en todo el planeta: ¿cuántos de ellos juegan bien al básquet?¿Cinco, quizás?¿Diez?

Pero cada equipo necesita al menos uno, y todos saben eso. Entonces hacen lo que tienen que hacer para contratar uno, aún si eso implica dejar pasar a otros jugadores probablemente mucho mejores.

En la noche del draft, escuché a alguien enumerando las razones por las cuales no debían elegir a Nerlens Noel. Tendones desgarrados, ofensiva pobre& ya conocen esos argumentos. La respuesta, de un ex ejecutivo del equipo, estuvo acertada: "Sí, pero hay solamente dos maneras de obtener jugadores grandes: tienes que conseguirlos aquí esta noche, o tienes que pagar muchísimo dinero".

La lucha por obtener jugadores grandes está en la mente de cada gerencia, todos los días. Puede que no les guste tener que elegirlos en puestos altos en la lotería del draft. Pero tampoco les gustará contratarlos en los otros modos que pueden hacerlo.

Cuando yo era un fanático joven, mi idea era que quizás encontraremos un buen centro barato, de alguna otra liga o algo así. Eso puede suceder con escoltas y gente así. Pero con los jugadores realmente grandes, eso no pasa casi nunca. Así es simplemente como son las cosas.

Entonces, los equipos hacen casi cualquier cosa para obtenerlos, eligiendo a Greg Oden por sobre Kevin Durant, por ejemplo. (¿se fijaron en la altura de los dos jugadores que eligieron por delante de Michael Jordan?) Si eres enorme, los equipos de la NBA te van a considerar.

En un tema relacionado: si yo les dijera que conozco a un jugador de NBA que no puede hacer dribble ni tirar al aro& ya saben el resto, ¿verdad? No hay otra manera. Debe ser lo más alto posible.

Michael Jordan
Andy Hayt/NBAE/Getty ImagesEs un asunto de talento: Jordan y sus Bulls ganaron sin un centro dominante
Mientras tanto... no se puede negar que la liga está cambiando. En un par de décadas, la liga casi ha cuadruplicado el número de triples. Las alineaciones de balón pequeño fueron asesinas para muchos equipos en los playoffs, incluyendo a los campeones del Heat. Al igual que LeBron James, Michael Jordan también ganó títulos en equipos sin un centro notable.

Lo cual me hace preguntarme: ¿Qué sucede si alguno de esos equipos que no puede encontrar a un centro valioso... ejem... se queda sin ninguno?

Le pregunté su opinión a un grupo de expertos de la NBA. Yo me preguntaba si un equipo comprometía completamente (dedicando no solo minutos, sino dólares también) puestos del plantel y estrategias de entrenamiento a jugar de una cierta manera, ¿podría irles bien jugando balón pequeño esencialmente toda la temporada?

Asumo que el intercambio básico sería: ¿Hasta qué punto podrían compensar ser atropellados en la pinturas algunas veces con los mejores espacios, movimientos, triples, volcadas y otros tiros abiertos que puedan resultar de tener los dólares que hubiesen pagado a un centro yendo en su lugar a pagar por jugadores más habilidosos?

Resumiendo: ¿es posible que un equipo bien entrenado y cuidadosamente armado podría hacer un buen papel en la NBA durante toda una temporada sin tener un centro de verdad?

EJECUTIVO DE CONFERENCIA ESTE: Ciertamente, un equipo podría navegar toda una temporada exitosamente sin un centro verdadero tal como lo has señalado, pero tendría que ser con una rotación veterana que se adhiera a principios defensivos bastante estrictos.

Ofensivamente no hay problema. La mayoría de los jugadores preferirían tener espacio para trabajar y no tener que lanzar sobre la madera, lo cual implica hacer más tiros al aro.

La barrera psicológica de no tener cobertura en el aro defensivamente es lo que hace falta tratar con más énfasis. Los jugadores en la cancha, particularmente los jugadores de perímetros, están programados para creer que el calvario está ahí si es que los derrotan, por eso las rotaciones tienen que ser contenidas y las quejas por haber sido derrotados tienen que ser minimizadas. Las fallas de comunicación suceden usualmente cuando llega ayuda y nadie ayuda al ayudador. Si los equipos enemigos ven bordes desprolijos en la defensa, digamos, una reticencia a ayudar en el lado débil para llegar a tiempo, la reticencia a brindarse para ayudar en defensa, entonces ellos atacarán esa debilidad toda la noche.

Los jugadores veteranos que son inteligentes y pueden ajustar rotaciones muy eficientemente serán capaces de manejarse adecuadamente en lo defensivo al tiempo que son capaces de crear anotaciones en el otro extreme con muchos espacios, y una ofensiva de ataque y arranque.

Pienso que la veremos funcionar en el futuro, pero seguramente lo primero será cuando el centro natural se lesione y esto ocurra por necesidad. No se me pasa por alto el factor mental. Los jugadores de perímetro siempre quieren saber que alguien estará bajo el aro, y sabiendo que no tienen a ese alguien en el aro será problemático al comienzo, especialmente para un novato.

Ya dije mucho, pero en resumen, claro que funcionará con cinco jugadores que tengan la suficiente experiencia. No creo que muchos equipos se mueran por ser los primeros en probar, pero más y más, los equipos tienen cautela de darle un puesto en la rotación a un jugador de 7 pies que no puede jugar y optan por un reboteador incansable o alguien que pueda encestar un triple.

También sería necesario un entrenador con mucha fortaleza. Todos los entrenadores con los que he trabajado (y fueron muchos) se obsesionan con el tamaño en la pintura. Un innovador aceptará esto, pero los entrenadores tradicionales desdeñarán esa idea.

DEAN OLIVER: Déjenme enfocarlo desde la perspectiva de tratar de armar un equipo de nivel de campeonato. Eso está mejor que "OK", pero no en el mundo de muchos dueños, para quienes lo único que está "OK" es un campeonato.

Un equipo bien entrenado y cuidadosamente construido puede llegar a los playoffs y puede tener una buena defensa, pero ¿el esfuerzo que lleva cerrarle el camino a un oponente sin un jugador grande que cuide fácilmente la penetración en la pintura? Eso desgastará mucho a los jugadores (fíjense en lo que pasó en Charlotte con Larry Brown en 2009-10). No solamente desgastará a los jugadores, sino que los playoffs les abre el camino a las fallas. Los playoffs son el momento en el que los pronósticos avanzados tienen menos significado, porque los jugadores realmente conocen a sus contrapartes en el otro lado del balón, con sus fortalezas y debilidades. Ellos terminan encontrando cuál es su ventaja sobre el otro jugador. Con un protector de pintura ahí, la lista de ventajas posibles es recortada debido a presencia física. Si es apenas un esquema para proteger la pintura, ese esquema siempre tiene una debilidad, y poder explotarla es cuestión de inteligencia y algo de suerte.

La excepción podría ser un equipo construido con extremo cuidado como el Miami Heat, con tres jugadores dignos del Salón de la Fama y Bosh siendo cuestionable como centro o protector de la zona pintada (agregando a Birdman en el extremo final de la temporada ayudó mucho). Miami tuvo que duplicar por dentro y tuvo que recuperarse mucho después de eso, lo cual es una debilidad, pero ellos lograron sobrevivir. Es difícil transformarlos en un molde estándar, porque siempre estará ahí LeBron James. Y hay muchos protectores de pintura relativamente baratos.

Dwight Howard
Bill Baptist/NBAE/Getty ImagesDwight Howard es el referente actual del hombre grande

DAVID THORPE: La respuesta corta a tu pregunta es que sí. Miami es el ejemplo. Pero ellos emplean a tres talentos espectaculares, con dos tipos siendo ultra elite. "OK" es un poco ambiguo. Irónicamente, las defensas evolucionadas que han forzado a los equipos a encontrar más tiros son también la razón por la cual tu idea limita el potencial de un equipo enormemente (asumiendo la ausencia de jugadores de ultra elite). Los equipos pueden jugar en grande ante equipos pequeños y hacer zona en la defensiva. A lo largo del tiempo, los equipos que son destruidos cada noche por canastas en la pintura simplemente se desarman  a menos que tengan un entrenador espectacular.

AMIN ELHASSAN: No solamente es posible, sino que ya ha pasado en múltiples ocasiones en años recientes. De hecho, el Miami Heat ha probado que se puede ganar el título sin un centro verdadero en el plantel, porque ellos han prevalecido con una rotación que incluye a Udonis Haslem (alero fuerte), Chris Andersen (tradicionalmente se lo consideraría como un alero fuerte) y Joel Anthony (ustedes me dirán qué piensan de él) en el 5. Yendo un poco más atrás, los Phoenix Suns previos a la era de Shaq entre 2004 y 2007 tuvieron una rotación de centros con Amar'e Stoudemire, Kurt Thomas, y en algún punto, Boris Diaw. (Pat Burke y Sean Marks participaron del equipo, pero ninguno tuvo minutes significativos, y se puede discutir que ninguno de ellos son "centros auténticos". La única excepción podría ser Steven Hunter, quien fue un centro auténtico y jugo minutos significativos en la temporada 2004-05).

La NBA es una liga de copiones, y si alguno de los otros equipos finalistas (Indiana, Memphis o San Antonio) hubiese ganado el título, la discusión probablemente giraría hacia la NECESIDAD de un centro a fin de competir en la NBA de hoy. Mi filosofía siempre ha sido que la clave para construir un equipo ganador es tener la mezcla justa de talento, plan de juego y ejecución, donde los dos últimos factores descansan fuertemente sobre el primero. Si eso implica hacer que un alero fuerte juegue la mayoría de los minutos de un centro, eso está bien siempre y cuando se pueda lidiar con los potenciales problemas y que la utilidad derivada de jugar con jugadores pequeños exceda los costos. Cuando yo estaba con los Suns, nuestro análisis de alineación indicaba que cuando poníamos a Shawn Marion en el 4, superábamos a las alineaciones enemigas por márgenes considerables, y que los choques desparejos creados al forzar a los 5s a cubrir a jugadores grandes extremadamente ágiles y móviles como Stoudemire superaban nuestras deficiencias ofensivas en rebotes y nuestros esfuerzos defensivos en pugna.

La razón por la cual los equipos invierten una considerable cantidad de recursos en centros es que es más fácil impactar victorias y derrotas desde la posición de centro que desde casi cualquier otra posición. Piensen en jugadores como Roy Hibbert, Brook López o incluso Dwight Howard. Pienso que todos podemos aceptar que ellos no son exactamente el tipo de "talentos extraordinarios" en la posición de centro del mismo modo en que nosotros comparamos a Kobe Bryant o LeBron James con los más grandes de todos los tiempos en esa posición. Habiendo dicho esto, todos encuentran una manera de tener un gran impacto en el campo de juego y logran salarios de primer nivel como resultado de eso.

Pero si has brindado tus escasos recursos hacia lograr talentos de élite en una posición que no sea la de centro, eso no impide que tu equipo sea ganador. Tienes que darte cuenta de los desafíos que le esperan a tu plantel de bajo tamaño y hacer planes de acuerdo a eso (más agresión en la defensa del balón, más defensa en el lado débil, necesidad de tener jugadores de porcentaje alto en rebotes en el campo de juego, necesidad de ser más eficientes ofensivamente para cumplir sin el beneficio de oportunidades de rebotes ofensivos, etc.).

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.