Confidencias de Jets

New York intentar levantar la cara tras una campaña para el olvido en el 2012

Actualizado el 24 de agosto de 2013
Marly Rivera Por Marly Rivera
ESPN.com
Archivo

Geno Smith, Mark SanchezAPLos New York Jets todavía no han logrado definir quién controlará los destinos de su ofensiva.

FLORHAM PARK -- Los New York Jets de 2012 se robaron todos los titulares en la NFL, por todas las razones incorrectas.

Entre el circo mediático en torno a Tim Tebow, la pésima labor del coordinador ofensivo Tony Sparano y la pérdida de los dos mejores jugadores del equipo, Darrelle Revis y Santonio Holmes, por lesión, los Jets tuvieron suerte de haber ganado seis partidos la campaña pasada.

Fue quizás la famosa jugada del "fumble contra el trasero" ("butt-fumble") el símbolo perfecto de la campaña de los hombres de verde, donde al tropezar con el trasero de un defensor, Sánchez perdió un balón que fue recuperado y devuelto para touchdown en la paliza de los New England Patriots, 49-19, sobre Jets. Y todo sucedió en horario estelar, en televisión nacional, el Día de Acción de Gracias.

Esta campaña los Jets son uno de los equipos que más aspectos tiene que mejorar... con la menor cantidad de opciones.

EN BOCA DE TODOS
La campaña pasada, New York finalizó en el último lugar en el Este de la AFC, detrás de la peor temporada en cuatro años de Mark Sánchez. El mexicoamericano completó poco más de la mitad de sus pases para 2,883 yardas y 13 touchdowns, además de registrar su segunda temporada consecutiva con 18 intercepciones.

Para ser justos, muy pocos mariscales de campo hubieran podido orquestar una ofensiva efectiva con el reparto con el que contó Sánchez, pero sus 25 intercepciones en sus últimos 18 partidos como titular (incluida la campaña anterior), no han tenido comparación, y su índice de pasador de 66.9 ha sido uno de los peores en la NFL.

LA BATALLA
Los Jets se encuentran en el medio de su primera batalla real por la posición de quarterback desde el 2009 tras el fichaje de segunda ronda del novato quarterback de la Universidad de West Virginia Geno Smith haciéndole la competencia a Sánchez.

Esta pretemporada, Sánchez ha mantenido el nivel de años anteriores, combinando destellos de brillantez con horrendos momentos de errores mentales que resultan en pérdidas de balón irreparables, con un promedio de pases completados entre 50 y 60 por ciento, el cual ha mantenido a través de toda su carrera.

Aunque ha liderado 13 series ofensivas para 34 puntos esta pretemporada, el ex quarterback de USC ha tenido dos costosas intercepciones, una para seis puntos en apenas su primera serie ofensiva ante los Detroit Lions, y una en las diagonales ante los Jacksonville Jaguars.

Smith por su parte ha recibido elogios por su desempeño en el campamento de verano en Cortland, pero en los partidos de pretemporada ha tenido sólo 14 toques de balón tras sufrir una torcedura en el tobillo izquierdo que lo dejó fuera del primer partido contra los Lions.

Las habilidades de Smith no se han visto a prueba en la práctica, y es por ello que el entrenador en jefe, Rex Ryan, se ha negado a nombrar al titular definitivo a las alturas del tercer partido de postemporada.

Un buen desempeño de Smith contra sus rivales de patio New York Giants servirá para maximizar sus posibilidades de robarle el puesto a Sánchez, aunque se anticipa que el mexicoamericano se lleve el llamado como titular la Semana 1 contra los Tampa Bay Buccaneers, si no es sólo por su experiencia.

Sánchez finalizó la campaña pasada entre los tres peores mariscales en toda la NFL, Nº 31 en índice de pasador, Nº 30 en yardas por intento y en porcentaje de pases completados.

A sus 26 años, con 62 partidos de temporada regular y seis de playoffs, muchos piensan que ya pasó el mejor momento de Sánchez, y que no queda mucho más en su desarrollo como quarterback. Y ante todo, Smith aguarda tras bastidores.

Kellen Winslow
APWinslow tendrá oportunidad de redimirse con Jets

EN EL OLVIDO
Con la salida de Dustin Keller rumbo a los Miami Dolphins, Jeff Cumberland tendrá la oportunidad esta campaña de demostrarse como el ala cerrada titular y sumar a las 359 yardas que registró la temporada pasada.

Su durabilidad ha sido uno de los mejores factores para Cumberland, aunque esta campaña tendrá que compartir sus toques de balón con el veterano Kellen Winslow.

El ala cerrada de 30 años de edad no ha jugado un partido profesional de NFL desde septiembre del año pasado, tras pasar poco más de una semana con los New England Patriots y tener una sola recepción.

Si Winslow se mantiene saludable, aspecto que descarriló su estelar carrera, los Jets podrían recibir un buen impulso ofensivo del jugador que fue ex selección de primera ronda en 2004 y quien tuvo 66 recepciones o más en cinco de sus ocho campañas en la NFL.

A PUNTO DEL DESTAPE
Los Jets se despidieron sin mucha fanfarria de Shonn Greene, quien recibió un jugoso contrato con los Tennessee Titans. El corredor, que registró sobre 1,000 yardas las dos campañas anteriores, no fue considerado una pieza que encajaba en el nuevo estilo ofensivo "West Coast" del equipo verde.

Los Jets intercambiaron una selección de cuarta ronda y le ofrecieron un contrato de 6 millones de dólares al talentoso pero desconocido corredor de los New Orleans Saints, Chris Ivory.

A pesar que tendrá que dividir acarreos con Bilal Powell, se espera que Ivory sea el que reciba la mayoría de los toques de balón en el backfield por su gran fortaleza física en rutas por el centro y su habilidad para desplazarse de forma lateral. La única duda para Ivory esta campaña será el poder mantenerse saludable, lo que le costó trabajo la campaña pasada en New Orleans.

Powell cuenta con mejor protección de balón, pero su labor deberá ser la mayoría de las veces en tercer intento, en especial por su habilidad para recibir pases aéreos de pantalla, aunque eso ha probado ser una de las debilidades de Sánchez como quarterback.

¿QUIÉN DICE YO?
Al perder al estelar esquinero Darrelle Revis, Antonio Cromartie hizo una buena labor teniendo que llenar sus amplios zapatos. Y esta campaña se anticipa que Dee Milliner, en su segundo año en la NFL, ocupe el puesto de Revis al comenzar la temporada.

Cromartie seguirá siendo el primer esquinero, pero la novena selección global del pasado draft, Milliner, estrella con la Universidad de Alabama, ha tenido una destacada pretemporada a pesar de jugar con una lastimadura en la pantorrilla.

El mismo "Cro" dijo que ha quedado "impresionado" con Milliner, aunque tras una pobre presentación en el partido de pretemporada contra Jacksonville, en la cual tuvo varias fallas defensivas y permitió demasiado espacio en el triunfo 37-13 sobre los Jaguars, muchos, incluido el mismo Cromartie, criticaron su falta de agresividad.

Milliner tendrá que vivir a la sombra de Revis, y muchos equipos tratarán de explotar su falta de experiencia como lo hicieron los Jaguars con un pase de 35 yardas en su contra justo en la primera jugada del partido.

ESLABÓN DÉBIL, ESLABÓN FUERTE
Los Jets tuvieron la campaña pasada una de las peores ofensivas en toda la NFL, anotando apenas 281 puntos para un promedio de 17.6 por partido, ubicándose en el sótano en la liga, número 28 para ser precisos, y esta campaña no pinta mucho mejor para la ofensiva verde.

Sin mariscal de campo definido y con un poco talentoso cuerpo de receptores con mucho que demostrar, no hay muchas buenas noticias en ese frente para los fans de "Gang Green", fuera de que el centro Nick Mangold siga siendo uno de los mejores linieros ofensivos en la liga.

Uno de los pocos aspectos que mereció reconocimiento para los Jets la temporada 2012 fue su defensa contra pases aéreos, que se ubicó como segunda mejor en la NFL, especialmente el considerar que lo lograron si ningún tipo de presión en el quarterback desde la primera línea defensiva y sin jugador en posición níquel.

Antonio Cromartie
APCromartie asumirá un rol de liderazgo en NY

Aunque Cromartie permitió cinco pases para touchdown, junto a su sólida experiencia, la adición de Milliner podría ser una mejoría para la secundaria, en especial en la defensa de touchdowns de más de 30 yardas, entre los cuales los Jets permitieron siete en toda la temporada.

El eslabón más fuerte en la defensa de los Jets es el ala defensivo Muhammad Wilkerson, quien silenciosamente se ha convertido en uno de los mejores jugadores en la formación 3-4 en la NFL. Y ahora con la adición de la selección de primera ronda Sheldon Richardson, los Jets esperan redefinir la defensiva que fue la clave del éxito de Rex Ryan en sus primeros dos años en el equipo.

No obstante, la reciente lesión de apoyador Quinton Coples, fuera por un tiempo indefinido por fractura de tobillo, presenta una falla en la fortaleza que se anticipa de la defensiva verde esta campaña.

Ryan y el coordinador defensivo Dennis Thurman tenían grandes expectativas para el talentoso defensor como apoyador externo, aunque lideró al equipo con 5.5 capturas la campaña pasada como ala defensivo. Su corpulencia y versatilidad son consideradas cruciales para la unidad defensiva de la cual se espera mucha más agilidad y rapidez para entablar algún tipo de presión en el quarterback contrario, inexistente la temporada anterior.

DESDE LA BANCA
Sparano, quien había sido el entrenador en jefe de los Miami Dolphins por cuatro campañas, se unió al cuerpo técnico verde prometiendo renovar la ofensiva por aire y tierra de los Jets, y utilizar de forma creativa la inclusión del mariscal Tim Tebow.

Un año más tarde, con New York finalizando con la tercera peor ofensiva global en la NFL, Sparano fue despedido y los Jets contrataron a Marty Mornhinweg, quien pasó la última década junto a Andy Reid y siete años como coordinador ofensivo de los Philadelphia Eagles.

Mornhinweg se espera renueve la ofensiva aérea de los Jets, en especial al crear espacios, lo cual ya ha dado destellos en los partidos de pretemporada contra Lions y Jaguars.

Su lema es: "El éxito de una ofensiva es dependiente de la precisión con que sea presentada por los técnicos y la precisión con que sea ejecutada".

Ahora sólo hay que ver si el tercer coordinador ofensivo en igual cantidad de temporadas para los Jets logra establecer algún tipo de consistencia ofensiva, aunque tras la campaña pasada, prácticamente cualquier otro resultado sería considerado una mejoría.

DESDE LA ENFERMERÍA
Aunque fue finalmente activado de la lista de imposibilitados para participar por problemas físicos recientemente, la incertidumbre sobre la salud de Santonio Holmes, sin duda el receptor de mayor talento y reconocimiento en los Jets sigue siendo una fuerte interrogante para el equipo. Holmes se recupera de una cirugía de pie tras una grave lesión de Lisfranc que lo ha dejado fuera del terreno por casi un año.

El cuerpo de receptores de los Jets fue históricamente pésimo la campaña pasada, con Jeremy Kerley (56 recepciones para 827 yardas) el único bálsamo en la ofensiva verde.

Con el decepcionante desempeño del novato Stephen Hill, los Jets tuvieron que tragarse su orgullo y volver a contratar al veterano Braylon Edwards, quien llegó a insultar a la administración del equipo tras su último año con el uniforme verde.

Hill seguirá siendo considerado como el blanco principal del juego aéreo, pero a pesar de su tamaño y corpulencia, su mal control y manejo de balón podrían seguir siendo un factor significativo en contra de su desarrollo en su segundo año en la NFL.

El juvenil receptor abierto sí es capaz de generar jugadas para un gran número de yardas y quizás ahora tendrá la oportunidad de hacerlo en lo que deberá ser una ofensiva más propensa al juego por aire, aunque limitada por las habilidades y efectividad del quarterback.

EN SÍNTESIS
Todos recordamos cuando Rex Ryan famosamente predijo que los Jets ganaría el Super Bowl hace dos años, para luego terminar la campaña 2011 con marca de 8-8. El entrenador en jefe dice que no se presta a predicciones, pero de todas maneras, ya dijo que su defensiva será una de las mejores cinco en la NFL.

Es claro que cualquier equipo que tenga a Ryan al mando deberá vivir día a día del desempeño de la defensiva, pero la mayoría de esos jugadores que definieron ese éxito de Ryan ya se han marchado de los Jets.

La realidad es que la nueva administración de los Jets y su nuevo gerente general, John Idzik, parecen estar comprometidos con reestructurar al equipo a la imagen del técnico, pero sin una ofensiva coherente, el número de victorias será muy limitado.

Los Jets no piensan que Smith es el futuro del equipo, de haber sido así, hubieran utilizado una de sus dos selecciones de primera ronda para elegirlo, y quizás el mejor momento de Sánchez ya pasó.

Hasta los fans más fervientes de los Jets tienen claro que el drama de la competencia de quarterback no es relevante sin un cuerpo de receptores de calidad. Y aunque Ivory despierte la ofensiva terrestre, su eficacia dependerá de la solidez de la línea ofensiva, que ha estado en pleno declive los últimos dos años.

Quizás la única esperanza de los Jets es que el circo se haya trasladado a Foxborough.


Marly Rivera ha cubierto los deportes de Nueva York desde 2004 como reportera, columnista y comentarista de MLB, NFL y NBA, además de fútbol internacional. Ella cubre a los Yankees y Mets para ESPNDeportes.com; es también reportera de camerino de Yankees, Mets, Giants y Jets para ESPN Deportes Nueva York 1050AM.  Puedes seguirla también en Twitter: @MarlyRiveraESPN. Consulta su archivo de columnas.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.