50 años de participación boricua

Víctor Pellot y Luis Arroyo fueron los primeros puertorriqueños seleccionados para participar en un Juego de Estrellas en el 1955

19:46 ET
Actualizado el
 

Por Omar Marrero

GUAYNABO (EFE) -- La primera participación de peloteros puertorriqueños en los Juegos de Estrellas de las Grandes Ligas cumple hoy 50 años y fue conmemorada especialmente por los protagonistas de ese logro en el Museo del Deporte Puertorriqueño.

Víctor Pellot y Luis "Tite" Arroyo fueron los primeros boricuas seleccionados para participar en un Juego de Estrellas cuando lo hicieron en el que se celebró el 12 de julio de 1955 en el County Stadium de Milwaukee.

Desde entonces, 43 puertorriqueños han sido escogidos para jugar en el tradicional clásico de verano, incluyendo a los que jugarán en el partido que se celebrará hoy, martes.

Ambos peloteros recordaron aquel día y, en una conversación con el público que asistió al Museo, hablaron sobre aquel encuentro y de temas relacionados al deporte que tanto aman.

"Esta actividad fue una sorpresa para mí. Siempre pensé que ese dato había sido olvidado, pero ahora me doy cuenta de que no es así", expresó Pellot, quien en aquel momento jugaba para los Atléticos de Kansas City y era considerado uno de los mejores jugadores de primera base.

"Estoy muy agradecido por este reconocimiento y muy orgulloso por ser parte de la historia del béisbol de Grandes Ligas", agregó.

Pellot indicó que lo más que agradece es que le dieran la oportunidad aquel año de representar a su equipo y a la Liga Americana, a pesar del racismo tan rampante que existía en la sociedad estadounidense.

"El béisbol de Grandes Ligas no fuese lo que es hoy día si no fuera por los negros y los latinos. Hay una cosa que se llama orgullo patrio y eso lo sentimos los latinos todo el tiempo. Nosotros le dimos y seguimos dándole sabor a ese deporte", afirmó Pellot, quien era conocido en Estados Unidos como Victor Power.

En su carrera deportiva, que duró 12 años, Pellot fue escogido para jugar en cinco Juegos de Estrellas y ganó siete Guantes de Oro, por su excelente defensiva.

Por su parte, Arroyo era lanzador y aunque fue parte del equipo de la Liga Nacional, no participó en el partido.

"El juego se fue a entradas extra y me habían ordenado que empezara a calentar el brazo para que entrara a lanzar en la próxima entrada. Pero alguien del equipo contrario pegó un jonrón y se acabó el juego. Me quedé con las ganas de lanzar", contó Arroyo a EFE.

El lanzador boricua representaba en aquel juego a los Cardenales de San Luis. Luego de aquel partido, Arroyo también fue seleccionado para el de 1961.

Por su excelente participación en estos juegos, los puertorriqueños Sandy Alomar (1997) y su hermano Roberto Alomar (1998) han sido escogidos Jugadores Más Valiosos de esos clásicos