Los técnicos no deben casarse

Juan Riquelme fue nefasto para Argentina en el reciente mundial de Alemania, tal como Cafú y Adriano lo fueron para Brasil, dijo Hugo Gatti

14:36 ET
Actualizado el
AP

BUENOS AIRES -- Juan Riquelme, a quien "ni la cara lo ayuda", fue nefasto para Argentina en el reciente mundial de Alemania, tal como Cafú y Adriano lo fueron para Brasil, dijo el popular ex arquero Hugo Gatti.

Según Gatti, los entonces técnicos José Pekerman (Argentina) y Carlos Alberto Parreira (Brasil) "se casaron" con esos jugadores "y se hundieron".

Getty ImagesAdriano no rindió como Parreira esperaba

"Es un problema, los técnicos no tienen que casarse con nadie", dijo a la revista "Fox Sports" el ex goleador argentino de 62 años, quien atajó 18 partidos con la selección, además de jugar en Boca Juniors y River Plate, entre otros, y uno de los pioneros en salir afuera del área con pelota denominada.

Argentina y Brasil fueron eliminados en los cuartos de final, algo que podría considerarse un fracaso teniendo en cuenta el brillante historial de esos dos países. Argentina ganó dos mundiales y fue finalista en otros tantos, y Brasil se consagró en cinco.

"Argentina, como Brasil, tiene que festejar si sale campeona. Lo otro es circo", dijo el "Loco" Gatti.

Mientras que sobre el lateral Cafú (Milan) y el delantero Adriano (Inter) no vertió luego opinión alguna, sobre el enlace Riquelme (Villarreal), Gatti dijo: "Tiene pegada, estética, pasa bien la pelota pero nada más. Ni la cara lo ayuda. Por eso pasó lo que pasó en Alemania, con su fútbol, se veía venir. Riquelme siempre paró el tránsito".

Gatti, quien sigue con su pelo largo y rubio como en sus épocas de jugador, dijo que en el ambiente del fútbol se hizo de muchos enemigos porque "digo lo que siento".

"Si me hubiera traicionado, no habría dicho algo que en la Argentina sigue molestando: Que Pelé fue mejor que Maradona", destacó Gatti. "Es ir contra el viento pero es lo que pienso".

Durante esa entrevista, Gatti no se refirió a un episodio en 1980 con Maradona cuando declaró que "era un gordito que jugaba muy bien al fútbol".

Días después, el modesto Argentinos Juniors de Maradona se enfrentaba con el poderoso Boca Juniors de Gatti.

Argentinos vapuleó 5-2 a Boca y Maradona le metió cuatro goles a Gatti, uno más lindo que el otro.