La culpa fue suya

El abridor venezolano de los Cachorros Carlos Zambrano, tomó responsabilidad por la pelea con su receptor Michael Barrett

22:02 ET
Actualizado el
AP

Carlos Zambrano
APZambrano aceptó la culpa por su pelea con Barrett
CHICAGO -- El pitcher venezolano Carlos Zambrano cargó con la culpa por la pelea que protagonizó el viernes con su compañero de equipo Michael Barrett, un incidente que comenzó en el dugout, siguió en el camerino y envió al catcher al hospital para recibir seis puntos de sutura.

"Todo fue mi culpa", dijo Zambrano el sábado. "Es todo lo que puedo decir. Me siento mal por eso".

Los Cachorros multaron a Zambrano y Barrett con una cantidad no especificada. Ninguno de los jugadores fue suspendido.

La reyerta se produjo durante el cinco inning de la derrota del viernes por 8-5 contra Atlanta. Barrett terminó con un moretón debajo del ojo izquierdo y el labio inferior cortado.

El receptor dijo que él y Zambrano han tenido diferencias en el pasado, pero que nunca habían llegado al punto de la violencia hasta el viernes. Sostuvo que Zambrano no tiene porqué disculparse.

"Creo que pasó porque Zambrano y yo somos muy apegados", indicó Barrett. "Lo considero como un hermano, es como una rivalidad entre hermanos".

Chicago había perdido nueve de sus 11 últimos desafíos, y tenía marca de 22-30 hasta el sábado.

"No había necesidad de que pasara", dijo el manager Lou Piniella. "Lo importante es que no hubo continuación".

Los Bravos habían anotado cinco carreras en la parte alta de la quinta cuando Zambrano y Barrett comenzaron a discutir en el dugout. El lanzador se apuntó a la cabeza y le gritó a Barrett, quien permitió que una carrera anotara con un passed ball y un error en un envío.

"Yo le estaba diciendo, '¿estás loco?'", narró Zambrano.

Barrett le contestó gritando y apuntando al terreno, y la situación empeoró. Zambrano empujó a Barret y le pegó en el rostro. Los compañeros los separaron, pero la situación continuó en el camerino.

"Tan sólo quería aclarar las cosas, pero subestimé lo que Carlos sentía. Nunca pensé que podría haber pasado. Quiero mucho a Carlos, y yo sé que él me quiere", dijo Barrett.

Ninguno de los jugadores reveló lo que sucedió en el camerino.

El serpentinero venezolano, as de la rotación de los Cachorros, ha tenido una temporada de altibajos y tiene marca de 5-5, con 5.62 de efectividad.