Cabrera en números

El venezolano es uno de los mejores de todas las Grandes Ligas pero también es cierto que ha aumentado de peso en los últimos meses

18:06 ET
Actualizado el
Por Jorge Arangure Jr.
ESPN The Magazine

Miguel Cabrera
Getty ImagesMiguel Cabrera y no luce tan delgado como antes
No es difícil argumentar que Miguel Cabrera es el mejor bateador joven del béisbol.

Con un promedio de bateo de .324 y 18 jonrones en el receso del Juego de las Estrelas, Cabrera, de 24 años de edad, está cumpliendo con las expectativas para los Marlins, quienes le pagaron 1.8 millones por su firma hace ocho años. Aún hoy, en su quinta temporada de ligas mayores, Cabrera es cinco días más joven que el novato más caliente de la Liga Nacional, Hunter Pence de Houston. La vida es buena.

Excepto por un detalle: los fans de Florida de Hialeah a Homestead se preguntan si se está saliendo de una carrera importante. Cuando Cabrera conectó un lanzamiento y aturdió al as de los Yankees Roger Clemens con un jonrón de primera entrada en el cuarto partido de la Serie Mundial del 2003, el Marlin de 20 años de edad estaba listado a 6´2, 185 libras. Cuando se reportó al campo esta primavera, según fuentes confiables, estaba pesando 260 libras. Su rango y habilidad fueron claramente comprometidos; sus 13 errores lo empatan por la ventaja entre los terceras base del juego. Lo que nos lleva a una pregunta evidente: ¿Con un pasado tan brillante, cuanto va a costar Cabrera? "Dudo que el peso asuste a alguien", dijo un gerente general de la Liga Nacional. "¡Los números hablan!".

250
Cabrera está pesando 250 libras aproximadamente estos días, un poco menos que en marzo, pero aún es difícil imaginar el cuerpo que una vez llamó tanta atención en Maracay. El béisbol cuenta con una historia pesada de bateadores pesados, desde Babe Ruth a Prince Fielder. Pero Cabrera no aspira a eso. Cuando Ozzie Guillén lo provocó hace poco diciendo que se estaba convirtiendo en "un muchacho gordo de Venezuela", Cabrera se sintió herido y se negó a contestar.

"Si dice que tengo que bajar de peso", dice Miggy, "quizás tenga razón".

.311/30/116
El sitio de estadísticas baseball-reference.com lista un grupo de jugadores a los que Cabrera se parecía a los 23 años de edad: Hank Aaron, Orlando Cepeda, Frank Robinson, Joe Medwick y Mickey Mantle. Todos integrantes del Salón de la Fama.

"Creo que es uno de esos jugadores que llega cada 20 años", dijo el utilero de los Marlins, Alfredo Amézaga. "Es distinto a nosotros. Hace que las cosas parezcan fáciles. Se ajusta a los lanzadores tan rápido. Para mi eso es increíble, porque es lo más difícil de hacer". Cabrera tuvo un jonrón en su primer partido de ligas mayores a los 20 años de edad.

Fue un Todo Estrellas a los 21 años de edad y se convirtió en un líder de equipo a los 22, cuando los jugadores veteranos de Florida fueron tratados en masa. En un partido el año pasado, se estiró y marcó el hit ganador aunque el lanzador estuviera intentando caminarlo. Hacia fines de la temporada del 2006, Cabrera estaba promediando .311 con 30 jonrones y 116 carreras impulsadas en sus primeros cuatro años. "Muchas veces, la gente lo ve riendo y haciendo bromas en la TV", dijo el as de los Marlins Dontrelle Willis. "Pero yo le digo a todos que es un genio en este juego".

550
La comida rápida más conocida de Venezuela es la arepa, un taco de trigo relleno, generalmente cocido en aceite. Dependiendo del relleno, un tentempié de arepas puede tener 550 calorías o más. Y resulta ser la debilidad de Cabrera.

"La gente está preocupada por mi", reconoce. "No me lo tomo negativamente. Hay que saber escuchar los consejos. Pero en este momento me siento bien. Espero que no me afecte en el futuro".

Cuando se les preguntó por Cabrera, varios ejecutivos de otros equipos mencionaron su reputación de saber disfrutar de la vida nocturna de South Florida. Cabrera dijo que pasa la mayor parte de su tiempo con su mujer, Rosangel, y su hija de un año, quien también se llama Rosangel.

222
En el 2002, en la Clase A de Juniper, el manager Luis Dorante hacía pesar a Cabrera todas las mañanas cuando llegaba al parque de juego. Luego, bajo el sol de Florida, Dorante bateó cientos de pelotas a Cabrera. El muchacho estaba al borde del colapso. "Cuando trabajas bajo el sol de Florida pierdes peso", dijo Dorante. El agente de Cabrera, Fernando Cuza, dijo que su cliente está intentando cortar con el azúcar y los carbohidratos. La meta de Cabrera: llegar a pesar 222 libras. "Cuando tienes 18 o 19 años, puedes comer todo el dulce que quieras", dijo Cuza. "Pero a medida que uno crece, hay que realizar ciertos ajustes".

1$
Willis y Amézaga han aprovechado el casillero vacío en el clubhouse de los Marlins, abriendo el Martin Luther King/Julio César Chávez Grocery Store y venden productos alimenticios a sus compañeros de equipo. Los dulces cuestan un dólar. El casillero de Cabrera está bien cerca, y se comporta como un muchacho en un puesto de golosinas.

.736
El rating de área de Cabrera -el porcentaje de pelotas de un jugador en un área en particular- ha disminuido de .809 en el 2003 a un punto bajo de su carrera de .736 esta temporada. El año pasado, el zurdo de los Marlins Scott Olsen lo criticó por su falta de defensa. (Más tarde se disculpó). "Es un muchacho grandote y eso es bueno", dijo Jennings. "Creo que está trabajando para mantener su cuerpo para que le permita permanecer en tercera base. Nunca va a ser un Adonis. Nunca va a tener un cuerpo hermoso. Si mantiene su velocidad y se pone en forma, creo que va a estar bien".

200M$
Esto es lo que está en juego, además de la salud de un hombre joven: El potencial de Cabrera de firmar un contrato de 200 millones, uniéndose a A-Rod como el jugador mejor pago del béisbol. La historia dice que tendrá que ir a otra parte para conseguirlo. "Me encantaría quedarme aquí", dijo Cabrera. "Ojala podamos mantener al equipo unido. Es un equipo joven con mucho futuro". Valdrá más como tercera base que como primera base o bateador designado. Pero mostrar su potencia de brazo dependerá de la posición en la que juegue, lo que depende de su cuidado físico.

"Su peso es un tema importante", dijo un gerente general de la Liga Americana, contradiciendo su contraparte de la Liga Nacional. "Necesita realizar un par de cambios en su estilo de vida". Si lo hace, los números se cuidarán por si mismos.