La era Manny Pacquiao

Digan lo que digan, el campeón filipino es un peleador fuera de serie

17:47 ET
Actualizado el
Jorge Eduardo Sánchez Por Jorge Eduardo Sánchez
ESPNdeportes.com
Archivo

Manny PacquiaoAPManny Pacquiao es uno de los grandes peleadores en subirse al cuadrilátero
Mucha gente no entiende del todo bien lo que esta realizando Manny Pacquiao en el boxeo actual, por ello, vale la pena detenerse un momento para recordar detalles y valorar algunas cosas que nos pueden ayudar a comprender mejor el fenómeno Manny Pacquiao.

En un principio el filipino era uno más en el boxeo. Era un peleador del montón, con virtudes y defectos, con talentos sobresalientes como la velocidad y la pegada, pero con vicios técnicos aparentemente irremediables. Era el clásico peleador mediocre de otra disciplina que intentaba probar suerte en el boxeo.

Con el paso del tiempo, Pacquiao comenzó a llamar la atención, primero, por su esquelética figura y segundo, por su estilo espectacular.

A continuación, un desarrollo cronológico de la carrera de Manny.

  • En 1998, Pacquiao logra coronarse campeón mundial mosca al derrotar por nocaut en 8 episodios a Chatchai Sasakul. Hasta aquí hablamos de las 112 libras o 50 Kg 800 g.

  • Al siguiente año, específicamente el 17 de septiembre de 1999, Pacquiao pierde el título mosca ante Megdoen Singsurat por nocaut en 3 rounds.

  • Tres meses después, Manny da un brinco gigantesco, ¡pasa de las 112 libras. A las 122!, Es decir, saltó un par de divisiones. Pasó de mosca a súpergallo en un abrir y cerrar de ojos.

  • Para el 23 de junio del 2001, Manny gana su segundo titulo mundial en diferentes divisiones al derrotar por nocaut técnico en 6 rounds a Lehlohonolo Ledwaba, de esa forma, lograba el título mundial súpergallo de la FIB.

  • El 8 de mayo del 2004, decide probar suerte en la división pluma (126 lb.) Y reta al campeón mundial por la FIB Juan Manuel Márquez. Después de 12 increíbles asaltos, terminan empatados.

  • Casi un año después, Pacquiao se ve las caras por primera vez ante Eric Terrible Morales, ese combate se realizó en las 130 libras, es decir, superpluma, con victoria para el mexicano. Esa sería la última derrota registrada en la carrera del filipino hasta el momento.

  • El 15 de marzo del 2008, Manny logra su tercer titulo mundial en 3 diferentes divisiones al derrotar por decisión dividida al mexicano Juan Manuel Márquez y le arrebata el campeonato superpluma del CMB.

  • En junio del año pasado, Manny noquea en 9 rounds a David Díaz por el titulo mundial ligero del CMB, con lo que obtiene su cuarto título mundial en cuatro diferentes divisiones.

    Hasta ahí llega la cronología de títulos mundiales para Manny Pacquiao. Mucha gente brincará de sus lugares y pondrá el grito en el cielo. ¿Cómo Si dijeron que tiene 6 títulos en 6 divisiones diferentes?

    A ver, con calma, para empezar, los títulos interinos, internacionales, regionales, juveniles y demás basuras, NO SON TÍTULOS MUNDIALES, si así lo fueran, no tendrían porque llamarlos de otra manera.

    En una época donde la proliferación de organismos da al traste con la verdadera intención de unificar criterios y reducir el número de campeones por división para apegarse completamente a la justicia, es absurdo pensar que la IBO es un organismo serio, (cero credibilidad, cero prestigio).

    Si mañana surge la "Amazing Boxing Organización", y Rocky Balboa gana un titulo derrotando a George Foreman con 60 años encima, ¿usted pensaría que eso es serio y que vale la pena, reconocerlo, publicarlo y engrandecerlo?.

    Para ponerse serios yo le propongo dos cosas, no haga caso de interinatos, títulos internacionales, regionales, juveniles o de revistas. Al rato, con todo respeto, las televisoras y periódicos "pondrán en juego sus títulos mundiales".

    De alguna manera, los organismos mundiales con credibilidad son los siguientes: CMB, AMB, FIB Y OMB.

    Ninguno esta exento de haber cometido errores lamentables o de publicar clasificaciones absurdas, pero como quiera que sea, son los que a pesar de todo han traído un poco de orden.

    Todo esto fue para explicarle a usted, el porqué Manny Pacquiao no ha ganado 6 títulos mundiales en diferentes categorías. Recapitulamos: Mosca, Súpergallo, Superpluma y Ligero...

    Ahora, Manny Pacquiao, es un peleador fuera de serie, por más que se hable de la pésima época del boxeo, de la proliferación de organismos, de la facilidad con la que un peleador puede disputar un titulo mundial o del bajo nivel de muchos de los actuales campeones. Es un hecho, si fuera sencillo, el subir divisiones y derrotar gente de manera abrumadora, pues, más de uno lo habría hecho últimamente.

    Eso es lo que vale subrayar de Manny Pacquiao, el no tiene la culpa de lo malo que sucede en el boxeo, Manny comenzó siendo un peleador irregular, que fue corrigiendo cosas con el paso del tiempo, siempre fue bendecido con el poder y la velocidad, por lo que el camino al éxito siempre fue más corto.

    Pacquiao es humilde, inteligente, bravo, astuto y obediente. Su relación laboral con Freddie Roach es lo mejor que le pudo haber pasado. Antes peleaba y ganaba con una mano, ahora ya pelea con las dos. Antes era pura velocidad y pegada, como un gato salvaje.

    Era un peleador raro, espectacular pero sin técnica, tirando golpes desde cualquier dirección, con fuerza y velocidad. Pero alejado de los fundamentos del boxeo, tiraba golpes brincando, lo cual es un insulto a las buenas costumbres del boxeo

    Manny ha sido lo suficientemente humilde para entregarse al trabajo, para entregarse a los entrenamientos, para abrirse a la sabiduría y al conocimiento. Manny reconoce sus defectos y trabaja en ello. Manny reconoce los defectos del rival y trabaja en ello. Manny es como un niño pequeño, es una esponja, absorbe todo lo que puede, no deja pasar nada, y la realidad es que ahora, el Pacman es una máquina de boxear, que si antes era difícil derrotarlo, ahora se ve más complicado.

    Manny Pacquiao se ha convertido en un peleador fantástico, ídolo de multitudes y generador de expectación y dinero. Es un fuera de serie, lo más cercano al monstruo boxístico de esta era.

    Pacquiao es bueno, muy bueno, pero el inglés Ricky Hatton, lo hizo ver como una combinación de Ali, Hércules, Sansón y Bruce Lee. Sabíamos y lo expusimos aquí, Hatton es demasiado frontal y tiene mandíbula de cristal. Hatton lució como un peleador vulgar y corriente, un saca borrachos que al enfrentar a un boxeador real se cae a la primera, más por miedo que por otra cosa..

    Los últimos 4 combates de Pacquiao han sido en divisiones diferentes, Hatton, sin palabras, De La Hoya acabado, Díaz primitivo y unidimensional, muy parecido a Hatton pero con mucho corazón, por eso duró 9 rounds y Márquez, una verdadera piedra en el zapato para el filipino.

    Verdaderamente plausible lo que ha hecho Pacquiao, un hombre digno de admiración y respeto, todos quieren pelear con él por lo que representa curricularmente y económicamente. Ya no importa si se gana o se pierde contra Pacquiao, el asunto es que hay que tenerlo en la foja.

    Desconocemos el techo de Pacquiao, pero hay muchos nombres que le pueden ofrecer un combate digno y aspirando seriamente a la victoria, ¿quiere ejemplos?... qué le parecen: Joan Guzmán, Edwin Valero, "Zorrita" Soto, Tim Bradley, Juan Díaz, Miguel Cotto, Shane Mosley, Juan Manuel Márquez, Jorge Linares, Floyd Mayweather, Yuriorkis Gamboa...

    Poner a Pacquiao ante Julio César Chávez Jr, es ofender la inteligencia de muchos, es constatar que la carrera de Manny al final tendrá signos de interrogación. Ponerlo ante Chávez Jr, es asumir que "la gente no se va a dar cuenta" que ahí no hay combate. Chávez Jr posiblemente en un futuro pueda lograr una sólida carrera y coronarla con un titulo mundial, pero ahora mismo es una insensatez el solo pensar en enfrentarlo a Pacquiao.

    En conclusión, Manny es una gran figura, ha mejorado mucho gracias al trabajo con Freddie Roach, es un fuera de serie, trascenderá en la historia del boxeo y nosotros tenemos la oportunidad de verlo y disfrutarlo.

    Manny ha ganado mucho dinero, y es hora de dejar atrás las justificantes económicas, para enfrentar a los rivales que verdaderamente sí representan un peligro.

    Si así sucediera, sólo quedará rendirse ante un fenómeno de la era moderna.

    De hecho, desde el momento en que estamos buscando a alguien que lo pueda derrotar independientemente de la división, sólo nos dice que, Pacquiao ya ganó.


    Jorge Eduardo Sánchez es conductor de SportsCenter y relator de béisbol para ESPN. En su carrera ha conducido y relatado también eventos de boxeo para ESPN y otros medios. Consulta su archivo de columnas.