Serena, la favorita contra Azarenka

Actualizado el 7 de septiembre de 2012
por Paola Suárez

Serena Williams
Getty ImagesSerena Williams barrió a Errani en una semifinal
BUENOS AIRES -- Buena final la que nos espera este sábado en Flushing Meadows, entre Victoria Azarenka y Serena Williams, que ganaron sus partidos de semifinales frente a Maria Sharapova y Sara Errani.

El partido de Serena y Errani no tiene mucho análisis posible, la verdad que la italiana está haciendo una gran temporada tanto en singles como en dobles y explotó muy bien su drive y su físico durante todo el año, lo que le permitió no sólo entrar al top-10, sino además ser finalista en Roland Garros y semifinalista en el US Open.

La verdad que Serena Williams, en su mejor versiónm es una jugadora de otro nivel. No solamente es muy superior a Errani, sino al resto de las jugadoras. Las supera en fuerza y en velocidad de una forma aplastante.

A decir verdad, será muy difícil que Azarenka pueda ganarle, porque para que eso suceda no sólo la bielorrusa debe tener un gran día, sino que además Serena tendrá que tener un mal partido porque al nivel que está jugando es prácticamente invencible.

Este momento de la estadounidense me recuerda a la época de Steffi Graf u otras grandes jugadoras, que por momentos daban la sensación de que nadie les podía ganar. Así noto ahora a Serena en el circuito, como en su época brilló la alemana.

El partido de Azarenka y Sharapova, sin embargo, fue muy emocionante hasta el final. Sharapova, que se pone muy tensa con Azarenka desde principios de año, no fue capaz de revertir esa situación, y volvió a cometer muchos errores y, sobre todo, cuando estaba arriba en el marcador y por cerrar el primer set mostró su peor cara con el saque, algo que le hizo perder confianza en todo su juego hasta el final del partido. Bajó mucho su porcentaje de primeros saques e hizo bastantes dobles faltas.

Tuvo chances igualmente hasta el final del partido, pero la rusa ya no estaba tan sólida como en los primero games y se le notó esa pequeña falta de confianza necesaria para ganar este tipo de partidos, donde casi no hay margen de error.

Azarenka, por su lado, hizo un buen trabajo y aprovechó muy bien la oportunidad que le dio Sharapova al final del primer set. Algo que tiene mucho mérito porque, ante la posibilidad de jugar una final de Grand Slam y viendo que Sharapova se estaba poniendo tensa, fue capaz de tener la experiencia de una Nº 1 y pudo leer que ese era el momento de darle vuelta el partido.

Ojalá que Victoria pueda hacer una gran final en este US Open y jugarle de igual a igual a una jugadora que, como vengo diciendo desde hace algunos años, ya es de las mejores de la historia de este deporte. Serena lo es por resultados y por nivel de juego.