¿Quién es más peligroso: Jueces o Pacquiao?

20:04 ET
Actualizado el
por David Faitelson

La cuarta pelea entre Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez está a la vista. Los aficionados mexicanos tienen razones sólidas para dudar de la credibilidad del deporte y de la capacidad de los jueces de ser realmente imparciales, pero hay quienes pensamos que quien realmente se juega su futuro en el boxeo es el filipino. Y que fue el mismo Pacquiao quien "escogió" a Márquez para despejar todas las dudas que en la última época han rodeado a su gloriosa carrera.

LAS VEGAS -- Han pasado 391 días y las dudas, la presión no estará ni en la esquina roja ni en la azul. Las dudas prevalecerán, a los costados del ring del MGM Grand, en las tarjetas de los tres personajes que en apariencia representan a la justicia dentro de un deporte lleno de profundos intereses.

La mayor parte de ustedes teme a los jueces. Yo, en lo personal, le tengo más "miedo" a uno de los grandes fenómenos de la época en el boxeo y el deporte: Manny Pacquiao.

Hay más preguntas que respuestas en la esquina del filipino cuyo sueldo para el sábado está garantizado en los 10 millones de dólares, pero que podría llegar a los 26 millones si la pelea tiene una buena recaudación en el "pago por evento". Pero Pacquiao no necesita el dinero. Pacquiao es multimillonario. Pacquiao necesita de una buena exhibición para finalmente recuperar el camino a la gloria en lo que es, sin duda, la parte final de su trayectoria profesional.

Cuando hablamos de Pacquiao hablamos también de uno de los atletas elite en la historia moderna del deporte. Un hombre que se transformó en algo más importante que la propia disciplina a la que representa, un icono a la altura de Roger Federer, de Lionel Messi, de Usain Bolt o de Sebastian Vettel. Pacquiao es un personaje que atrae miradas incluso de aquellos que no son, propiamente, aficionados al boxeo.

Pero las dudas se han incrementado en los últimos tiempos: problemas personales, rumores sobre su debilidad ante las apuestas y hasta un cambio de religión. El filipino no ha noqueado a nadie en dos años y viene de la polémica decisión con Márquez en la tercera pelea y la controvertida derrota ante Timothy Bradley. En el escalafón de los mejores libra por libra, ha descendido del primer puesto, donde estuvo mucho tiempo emparejado con Floyd Mayweather y ha sido superado por peleadores como Sergio "Maravilla" Martinez y André Ward. Es decir, la carrera de Pacquiao ha tomado un rumbo inestable justo cuando está por cumplir 34 años de edad.

Fue Pacquiao quien escogió a Márquez para tratar de enderezar el camino. Él sabe que durante 36 rounds ha sido equilibrado y por momentos superado por el boxeador mexicano. Qué mejor que alejar todas las dudas con un regreso convincente este sábado.

El boxeo, definitivamente, perderá más en el eventual caso de una derrota de Pacquiao. Pierde, quizá de manera definitiva, a uno de los grandes exponentes de todas las épocas, a un boxeador de ocho categorías, de seis títulos mundiales, que revolucionó el deporte, que combinó velocidad, poder y explosividad, que le dio vida al ring en tiempos de crisis en los pesos completos, que puso por delante su explosividad. El boxeo perdería también la esperanza de un duelo entre los dos grandes dominadores de la época Pacquiao y Floyd Mayweather Junior. El boxeo perdería mucho, pero ganaría en credibilidad si Márquez, finalmente, obtiene un premio a su esfuerzo, constancia y entrega.