Las reglas de votación de Cooperstown deben cambiar

12:48 ET
FECHA
10/01
2013
por Buster Olney
Get ADOBE® FLASH® PLAYER
Nadie entra al Salón de la Fama
Tags: beisbol
VIDEOS RELACIONADOS video
El gran perdedor en la blanqueada del miércoles del Salón de la Fama no fue Barry Bonds o Roger Clemens, dos de los mejores jugadores de todos los tiempos que obtuvieron un tercio de los votos. El gran perdedor no fue Craig Biggio, cuya fuerte aparición de primer año da por seguro que eventualmente habrá un día dedicado a su persona en Cooperstown.

Sin lugar a dudas, el mayor perdedor fue Jack Morris, quien se ha convertido en el daño colateral en la división de los escritores sobre cómo manejar a los candidatos de la Era de los Esteroides. Y su ejemplo debería ser razón suficiente para que el Salón de la Fama cambiara al menos una regla de votación especialmente significativa, lo que amenaza con contribuir a la omisión de Morris y otros candidatos como él.

Jack Morris ganó 254 juegos en su carrera y tuvo una de las más grandes presentaciones de un solo partido de todos los tiempos en el Juego 7 de la Serie Mundial de 1991. En el primer año en que se presentó en el Salón de la Fama, en el 2000, Morris consiguió 22,2 por ciento. Eso es lo que obtuvo Mark McGwire Mark McGwire en su primer año en la boleta, pero a diferencia de McGwire, el total de votos de Morris ha aumentado constantemente -- y el año pasado llegó a 66,7 por ciento, que es como estar a 60 pies y 6 pulgadas de la inducción. La historia nos muestra que cuando los candidatos llegar a ese umbral, eventualmente entran en el Salón.

Pero este año, el número 14 de Morris en la boleta, su votación total aumentó sólo un punto porcentual, a 67,7 por ciento. Ahora, su efectividad de por vida de 3,90 es un obstáculo a la velocidad que algunos votantes no puedan superar si decidir marcar una "X" a favor de Morris, pero también hay una posibilidad muy fuerte que quede atrapado en el fuego cruzado del dilema en curso de las Drogas para Mejorar el Rendimiento.

A los escritores de béisbol se les permite votar por sólo 10 candidatos al año. Mis colegas Jayson Stark y Tim Kurkjian votan a lo largo de las mismas líneas que yo -- todos votaron a favor de Barry Bonds y Roger Clemens, et al -- y por eso, todos vimos una votación con más de 10 candidatos dignos. Tim dijo que habría votado a favor de 15 candidatos si hubiera podido hacerlo, y es por eso que, por primera vez, sacó a Mark McGwire de su voto. Yo hubiera votado por 12 candidatos, si hubiera podido. Porque quería darle a Dale Murphy un voto en su último año en la boleta, yo voté por él en lugar de Tim Raines, por quien he votado a favor en el pasado y a quien contemplo como un candidato digno al Salón de la Fama. Porque yo quería votar por Jack Morris de nuevo, dejé afuera a Curt Schilling, quien pienso es digno del Salón de la Fama.

Yo apostaría que hubo algunos votantes que cuando se enfrentaron al mismo dilema, simplemente decidieron abandonar el voto de Morris -- no porque no lo ven como alguien digno del Salón de la Fama, sino porque tuvieron que dejar a alguien fuera y Morris, quien no es un candidato clavado en la forma en que lo fue Sandy Koufax, no estaba entre los 10 nombres. En esencia, la Regla del 10 probablemente impidió que algunos electores votaran a favor de Morris, en el sentido en que me impidió a mí votar a favor de Schilling o Raines.

Debido a que nadie ganó la elección el miércoles, el problema será peor el año que viene, cuando cinco jugadores que son probablemente dignos de salir en la primera inducción -- Greg Maddux, Tom Glavine, Frank Thomas, Mike Mussina y Jeff Kent -- se unirán a la confusión de la boleta. Como dijo Tim, él piensa que habrá 19 ó 20 jugadores dignos elegibles para el Salón de la Fama.

La forma en que yo manejaría esto, si la Regla de 10 no se cambia, es tomar los nueve mejores jugadores elegibles, además de Morris, porque estará en su último año. Mi boleta luciría probablemente así:

Barry Bonds
Roger Clemens
Greg Maddux
Mike Piazza
Tom Glavine
Jeff Bagwell
Frank Thomas
Rafael Palmeiro
Craig Biggio
Morris

Estos son los jugadores dignos del Salón de la Fama a quienes dejaría fuera de mí boleta:

Schilling
Raines
Mussina
Kent
Sosa
McGwire

Será la primera vez que yo no votaría por McGwire -- pero no porque no crea que debería estar en el Salón. Más bien porque no tengo sitio para él, y hay muchos otros muchachos que me parecen dignos del Salón de la Fama. Creo que Schilling -- un lanzador extraordinario cuyos logros no están al nivel de Maddux -- va a ser lastimado por esto, a menos que sea cambiado, y también lo será Mussina y Kent y Raines.

Pueden estar de acuerdo con mi voto o, más probablemente, en desacuerdo con él. Pero es indiscutible que la falta de consenso es un problema importante en la votación del Salón de la Fama, desde cómo manejar los candidatos vinculados a las Drogas para Mejorar el Rendimiento hasta cómo escoger 10 jugadores entre muchos candidatos. El Salón no querrá que las candidaturas de Jack Morris, y la de Schilling, Mussina, etc., queden atrapadas en ese fuego cruzado. Los directivos del Salón querrán a los candidatos juzgados por sus méritos, en lugar de ser tragados por un rompecabezas electoral que no es perfecto o no tiene una solución adecuada.

Por ello, el Salón de la Fama tiene que abrir la votación inmediatamente y permitir a los escritores votar por tantos candidatos que se consideren dignos de la inducción.

Como he escrito antes: Realmente creo que las candidaturas de Bagwell y Piazza representarán el punto de inflexión en la conversación sobre Drogas para Mejorar el Rendimiento en su conjunto. Si ellos entran, en medio de sospechas claras de una gran cantidad de votantes de que utilizaron drogas, entonces sería muy difícil para los escritores votar lógicamente contra Bonds y Clemens y McGwire y Sosa y Palmeiro.

Por otra parte, la lógica no parece ser un punto fuerte en algunos votantes.