La Copa, un torneo atrapante

7:32 ET
FECHA
06/02
2013
por Andrés Nocioni
Chapu NocioniPrensa Baskonia"Quiero destacar el porcentaje de triples que tengo en la ACB hasta el momento: 53,45%"

VITORIA -- Ya estamos a horas de la Copa del Rey. Acá en Vitoria hay mucha expectativa. Es un torneo muy importante tanto para la ciudad --que está revolucionada-- como para el equipo. Es una competencia que en tres días te puede llevar a conseguir algo muy grande. Apuntamos a ganar la Copa aunque no desconocemos que Barcelona y Real Madrid son poderosos y están un paso más arriba que el resto.

Al ser un torneo corto y vertiginoso de partidos eliminatorios genera una motivación extra. Es como jugar unos playoffs de la liga. Sube la intensidad, se sale a jugar de otra manera. Es complicado por tener que enfrentar a equipos difíciles y al mismo tiempo es muy lindo jugarlo.

Es muy atractivo tener una competencia de este estilo a mitad de temporada y que no haga falta esperar hasta la definición de la liga para vivir esta adrenalina. Extrañaba la Copa del Rey.

Llegamos a este torneo con una racha de 12 triunfos seguidos en ACB, que comenzó desde el cambio de entrenador. Como ya comenté, Tabak trajo aire fresco. Eso no significa que la culpa del mal momento fuera de Dusko. La responsabilidad era de todos.

La racha puede ser engañosa porque estuvimos cerca de perder varios juegos. No hay que mentirnos. Tuvimos un poco de suerte.

Lamentablemente en la Euroliga sí se corto la seguidilla de victorias. Nos ganaron dos grandes equipos y de presupuesto elevado como son Barcelona y Khimki. El récord de 4-2 sigue siendo bueno. Se sabía que sería un grupo cerrado. Nuestro pensamiento está en clasificar entre los ocho mejores. Si somos primeros o segundos de la zona, ideal. Lo relevante no es la posición sino entrar.

El equipo tuvo un cambio de jugadores. La salida de Brad Oleson fue una decisión puramente económica. El club necesitaba un respiro económico en medio de la crisis de España. Barcelona podía adquirirlo y deportivamente le convenía. Brad también estuvo dispuesto al traspaso y el círculo cerró.

A nuestro equipo se sumó David Jelinek. Es un joven que puede aportar tiro y energía. Por supuesto que también es una apuesta a futuro del Baskonia, que históricamente ha buscado talento joven para sacar réditos económicos luego de un tiempo. Brad, con 30 años, se fue a una edad justa. Más adelante sería más complicado negociarlo. Para suplir a Oleson tomará más protagonismo Fabien Causeur, quien está subiendo su nivel.

En lo que respecta a mi juego, quiero destacar el porcentaje de triples que tengo en la ACB hasta el momento: 53,45%. Este número se debe a que tomo los tiros correctos, no me apresuro. No abuso del lanzamiento pero cuando estoy abierto no dudo. Hubo dos o tres partidos en los que metí cinco o seis triples sin fallar y llegué a tener más del 60% de efectividad promedio. Por supuesto que estos números pueden bajar.

Mi experiencia en la NBA, en donde la línea de tres está más lejos, hace que me resulten cómodos estos lanzamientos. El tiro lo mejoré en Chicago. Antes de ir a Estados Unidos era más de ir para el aro. Ahora hago las dos cosas, aunque como estoy más viejo cada vez ¡penetro menos!.

En la NBA tuve la necesidad de mejorar el lanzamiento porque es más difícil ir para el aro. En los Bulls hay un asistente, Ron Adams, que me ayudó mucho para este progreso. Trabajé la mecánica, sobre todo la coordinación entre el movimiento de brazos y piernas. Luego de eso, práctica y más práctica. En Chicago llegaba a los partidos dos horas y media antes y solía tirar aproximadmente treinta minutos, hasta lograr 150 conversiones desde distintas posiciones. En la temporada 2005/2006 llegué a tener cerca del 50% y se habalaba de que debía participar del concurso de triples del All Star Weekend.

Ahora tiro un poco menos. Con la experiencia el lanzamiento también va mejorando solo.

Antes de despedirme les comento sobre la última película que vi. Daban "Elefante Blanco" por televisión y me la agendé para mirarla . Es buena, recomendable para tener una visión de la realidad social argentina. No es de las mejores películas protagonizadas por Darín, pero es recomendable. Antes, mientras esperaba el horario, mucho documental de animales en National Geographic. Me llamó la atención uno de leopardos y leones.

Ahora sí, me despido hasta la próxima. Un abrazo.