Howard se niega a ser baja nuevamente

21:19 ET
FECHA
28/01
2013
por Gonzalo Aguirregomezcorta
LOS ÁNGELES -- Ya lo dijo Steve Blake cuando habló de su proceso de recuperación previo a su vuelta a las canchas prevista para el martes, "todo el mundo juega con alguna molestia". Y es que muchas veces, los protagonistas de este espectáculo llamado NBA prefieren apurar al máximo antes de perderse gran parte de la temporada.

Howard
Howard
Lo hizo Pau Gasol, que pasó por encima de sus tendinitis en ambas rodillas hasta que finalmente tuvo que guardar reposo; Kobe Bryant, que ha jugado con todo tipo de molestias a lo largo de su carrera para no perderse partidos; el propio Blake, que reconoce que no está al cien por cien de cara a su reaparición y ahora le toca el turno a Dwight Howard.

El centro lagunero tiene molestias en su hombro derecho. Tal y como él mismo describió, el labrum de su hombro está intacto, aunque está algo desplazado del hueso. Howard se tuvo que retirar de la cita frente a Memphis Grizzlies luego de 14 minutos de juego por culpa de esta lesión, aunque apareció sin problemas ante Utah Jazz y el domingo frente a Oklahoma City Thunder. Y es que prefiere seguir jugando antes que volver a estar de baja.

"Serían seis meses. Prefiero vivir con esto antes que estar otros seis meses de baja otra vez", afirmó el lagunero. "Eso serían dos veranos perdidos al hilo, y no quiero eso".

En abril del año pasado, Howard se lesionó la espalda y se perdió el final de la temporada. Fue intervenido en Los Ángeles y su fichaje por los Lakers se gestó durante su proceso de rehabilitación. Todo indicaba que Howard no estaría listo para incorporarse al equipo con normalidad hasta pasados varios partidos de la temporada regular, pero contra todo pronóstico volvió antes de los previsto.

Al igual que Gasol con sus rodillas, Howard se trata el hombro con hielo después de cada encuentro. Las consecuencias persiguen al centro a diario. Durante los juegos no tiene por qué pasar nada si no recibe una contusión en la zona afectada y por las noches es preferible no dormir apoyado sobre el hombro derecho.

"No creo que me moleste mucho", confesó, "tan solo tengo que seguir rehabilitándolo".

Una cinta negra traspasa su espalda hasta llegar al hombro con el fin de protegerlo, ya que el peligro de dislocación es elevado con el tipo de lesión que arrastra. Ésa suele ser la estampa del jugador una hora y media antes de que comiencen los encuentros. La única manera de solucionar el problema de raíz es la intervención quirúrgica y posterior proceso de rehabilitación, algo que ya quedó claro no va a llevar a cabo, al menos de momento.

La pregunta está en el aire. ¿Afecta a su juego esta molestia? Howard dice que no...