Popovich: Fue una locura

0:00 ET
Actualizado el
Por Jorge Morejón
ESPNDeportes.com

MIAMI -- Ni el propio coach Gregg Popovich se esperaba un inicio tan avasallador de los San Antonio Spurs sobre el Miami Heat en el tercer juego de la final de la NBA.

LeBron James
Andy Lyons/Getty ImagesLeBron no pudo salvar la noche para el Heat
Los Spurs dominaron el primer parcial 41-25 y se hicieron inalcanzables, a pesar de los esfuerzos del Heat por recortar la distancia.

"Fue una locura. No creo que nunca más podamos volver a lanzar para un 76 por ciento en una mitad", reconoció Popovich, quien le dio mucho crédito en la victoria 111-92 a la labor del delantero Kawhi Leonard, autor de 29 puntos, luego de haber promediado sólo nueve unidades en los dos encuentros anteriores.

"Hablé con él (Leonard) antes del partido y le dije que simplemente quería que se comportara como lo ha hecho todo el año, así de simple, ni más, ni menos. Creo que en los dos primeros juegos se metió en problemas de faltas y eso lo hizo actuar demasiado cauteloso. Esta vez estuvo muy activo en el ataque y la defensa, como se le pidió", explicó el coach.

"Confiamos en él. Sabíamos de lo que era capaz. El es un gran jugador que puede hacer cosas como estas, pues por eso ha llegado hasta aquí con 22 años", dijo por su parte el argentino Manu Ginóbili, quien encestó 11 puntos saliendo desde la banca.

 

Para Miami, los golpes del inicio fueron tan demoledores que en determinado momento, San Antonio estuvo tirando para un 91 por ciento de efectividad, algo de lo que nunca logró recuperarse.

"Nos cayeron encima desde el principio, fueron los agresores esta noche. Esto es algo que a esta altura de la temporada no debería pasar, pero pasó. Fueron más agresivos que nosotros y nunca logramos alcanzarlos", dijo confiado LeBron James, quien encestó 22 puntos, la misma cantidad que Dwyane Wade.

"Bueno, ¿qué decir? Perdimos, pero la serie está 2-1. No era el partido final. Nos toca hacer los ajustes y salir a ganar el cuarto juego. Estoy seguro de que sabremos hacer los cambios necesarios para empatar la serie", añadió confiado LeBron.

Y de cierta manera tiene razón. No es el fin del mundo aún para los campeones reinantes.

Sin embargo, la derrota de este martes, primera del Heat en su casa de Miami, obliga a los campeones a ganar al menos un partido más como visitante en tierras tejanas, si quiere mantener vivas sus aspiraciones de la tercera corona consecutiva.

El cuarto partido será el jueves en el American Airlines Arena de la Capital del Sol antes de que las acciones regresen a San Antonio el domingo 15 para el quinto encuentro.

Comentarios

Usa una cuenta de Facebook para agregar un comentario, sujeto a las políticas de privacidad y Términos de Uso de Facebook. Tu nombre de Facebook, foto y otra información personal que hagas pública en Facebook, aparecerá en tu comentario, y puede ser usado en las plataformas de medios de ESPN. Más información.