Clasificaron Porto y Málaga

Actualizado el 6 de noviembre de 2012
EFE

MADRID -- Real Madrid se complicó la vida en el 'grupo de la muerte' de la Liga de Campeones, al ceder un sufrido empate ante el Borussia Dortmund (2-2) que logró gracias a un postrero gol de falta de Mesut Ozil, mientras que el 'novato' Málaga y el Porto certificaron su pase a octavos.

El grupo D se 'calienta' por jornadas y aún no está resuelto nada después de los empates en el Santiago Bernabéu y en Manchester entre el City y el Ajax (2-2), que desperdició una ventaja de dos tantos y al final sufrió de lo lindo para salvar las tablas.

El cuadro de Jurgen Klopp, vigente campeón de la Bundesliga, volvió a dar una magnífica imagen ante el Real Madrid, al que superó salvo arreones puntuales del equipo de Jose Mourinho, que no pudo continuar con su racha de victorias en casa en la Liga de Campeones.

El Dortmund se adelantó en dos ocasiones en la primera parte por medio de Marco Reus (m.28) y Álvaro Arbeloa en propia meta (m.45), ambas con balones largos que prolongó el delantero polaco Robert Lewandowski.

El portugués Pepe estableció, de cabeza, el primer empate (m.34), y en el segundo periodo, en el que mejoró el Real Madrid, supo aguantar el Dortmund hasta que poco antes del final el alemán Ozil estableció el 2-2 definitivo en un lanzamiento de falta.

Con este resultado, el campeón germano sigue en cabeza del grupo con ocho puntos, uno más que el Real Madrid, que tendrá ahora que jugarse buena parte de sus opciones en el campo del Manchester City, que también salvó un punto y soñó con la remontada ante un Ajax que a los 18 minutos ganaba por 0-2 gracias a un doblete de Siem de Jong.

Sin embargo, el equipo de Roberto Mancini se rehizo con una diana del marfileño Yaya Toure (m.22) y empató con un tanto del argentino Sergio 'Kun' Agüero (m.74). En el furibundo ataque total, el City tuvo sus ocasiones e incluso hubo polémica al pedir los 'blues' un penalti en los compases finales.

El campeón inglés sigue último del grupo con dos puntos, a dos del Ajax, que se niega a cumplir el papel de equipo más débil de la serie y mantiene sus opciones también.

El Málaga, debutante en la competición, aprovecha cada partido para mostrarse al gran escaparate mundial. Lo hizo de nuevo en un estadio mítico como San Siro, donde pese a quedarse sin ganar y encajar su primer tanto del torneo, firmó el pase a octavos.

Eliseu, tras una brillante asistencia de Isco Alarcón, adelantó al conjunto del chileno Mauricio Pellegrini antes del descanso y el Milán, que estaba 'tocado', salvó un punto por medio del brasileño Alexandre Pato (m.73).

Los malaguistas mandan en el grupo C con diez puntos, cinco más que el Milán, y el Anderlecht es ahora tercero con cuatro tras vencer al decepcionante Zenit San Petersburgo (1-1) con un gol del congoleño Dieumerci Mbokani (m.17), con lo que el equipo de Bruselas sigue soñando con los octavos.

El Porto, sin hacer mucho ruido, también superó esta fase tras sacar un 0-0 en su visita al Dinamo de Kiev, por cuanto acumula diez puntos, siete más que el conjunto ucraniano, tercero del grupo A.

El París Saint Germain dio también otro paso casi definitivo al vapulear por 4-0 al Dinamo Zagreb croata, ya eliminado tras perder todos sus partidos y no ser capaz de marcar tanto alguno.

El sueco Zlatan Ibrahimovic cambió su rol y se convirtió en un asistente de lujo. Cuatro pases suyos significaron los tantos de Alex, Blaisi Matuidi, Jeremy Menez y Muillaume Hoarau.

El grupo B también ha ganado en emoción después del empate en Gelsenkirchen del Schalke y el Arsenal (2-2) y del triunfo del Olympiacos ante el Montpellier (3-1), ya que los griegos entran en la pelea. Dos puntos separan a este trío.

Tras la inesperada derrota en el Emirates, el Arsenal acudió al campo germano dispuesto a tomarse cumplida revancha. Lo tuvo en sus manos con los tempraneros goles de Theo Walcott (m.18) y el francés Olivier Giroud (m.26).

Pero un tanto del holandés Klaas Jan Huntelaar (m.47+) al borde del descanso mantuvo las esperanzas del Schalke, rubricadas gracias a un gol del peruano Jefferson Farfán (m.67), con lo que el equipo germano sigue líder del grupo B con ocho puntos, uno más que los 'gunners' y dos más que el Olympiacos, que sacó un difícil triunfo ante el Montpellier alemán.

El portugués Paulo Machado, a los cinco minutos, adelantó al campeón griego y Younes Belhanda, de penalti a los 67, puso el miedo en el cuerpo del equipo local, cuyo sufrimiento se convirtió en alegría con dos dianas seguidas del italiano Leandro Greco (m.80) y Konstantinos Mitroglou (m.82) para establecer el definitivo 3-1.