Packers optan por la sustancia

Green Bay no lleva el paso del año anterior, sin embargo, está jugando mejor

Actualizado el 19 de noviembre de 2012
Kevin Seifert Por Kevin Seifert
ESPN.com
Archivo

Randall CobbAPEl receptor de los Packers, Randall Cobb, culminó la serie ganadora con una gran atrapada para TD.

DETROIT -- ¿Recuerdan lo que Aaron Rodgers dijo este verano?

Sentado en el vestidor tras una práctica a finales de julio, Rodgers dijo que los Green Bay Packers serían un mejor equipo en 2012 que el de 2011, cuando terminaron la campaña 15-1. Rodgers no hizo predicción en el número de victorias pero apuntó: "Vamos a jugar un mejor fútbol americano. Podrá no ser de 15 triunfos, pero pienso que seremos un equipo de mayor impacto".

Empezamos a ver a qué se refería Rodgers. La victoria del domingo por 24-20 sobre los Detroit Lions, forzó a los Packers a tomar un sendero que rara vez conocieron la temporada pasada, pero que están en vías de dominar. Durante su racha de cinco victorias, los Packers están acumulando triunfos a través de formas inesperadas, escapando a la adversidad de forma sustancial.

Los Packers de 2011 sabían cómo anotar. Esta temporada, al igual que en su camino al Super Bowl XLV en 2010, los Packers nos están mostrando cómo ganar.

"Éste es un juego de madurez", dijo Rodgers el domingo, justo después de liderar una serie ganadora en el último cuarto. "Hemos ganado muchos partidos juntos. En el pasado, estos son juegos que probablemente hubiéramos perdido. Debido al éxito que hemos tenido y entiendo lo que se necesita para ganar, estos juegos ahora están en la lista de ganados".

La victoria del domingo se puede atribuir en partes iguales a jugadas heroicas y un esfuerzo defensivo sólido que incluyó una anotación -- regreso de intercepción de M.D. Jennings para 72 yardas-- y cinco capturas, aún con el apoyador Clay Matthews alejado del campo por una lesión (tendón de la corva). Pero a pesar del esfuerzo, los Packers se vieron abajo 20-14 cuando Rodgers y la ofensiva tomó el balón con 4:19 por jugar.

Para ese momento, los Lions llevaban ventaja por casi 50 de los últimos 55 minutos. La ofensiva de los Packers sólo había anotado una vez; un pase de Rodgers a Jermichael Finley, y el pateador Mason Crosby ya había fallado dos goles de campo.

Para ese momento, Rodgers juntó a la ofensiva en las laterales y, como él lo dijo, "Cuando se necesitó lo mejor de nosotros, fuimos capaces de cumplir".

Así fue. Le tomó a los Packers únicamente seis jugadas para mover el balón 82 yardas y anotar el ganador, un pase de 22 yardas al receptor abierto Randall Cobb. Hubo dos jugadas clave en la serie, y ambas ilustraron lo que hemos visto de este equipo últimamente.

La primera fue un pase de 40 yardas de Rodgers a Finley en segunda y 10 desde su propia yarda 29. Justo antes de la jugada, Rodgers mandó una señal sutil a Finley, sugiriendo que el balón podría llegarle en un envió que viajaría dos yardas hacia el frente y, dijo Rodgers, esta designado a buscar una "tercera oportunidad más razonable".

En lugar de eso, Finley rompió dos tacleadas y le favoreció que el receptor Jordy Nelson eliminó a dos contrarios.

"Sólo estábamos tratando de jugar en nuestro propio estilo", dijo Finley.

Quizás, pero pienso que estamos más acostumbrados a ver a los Packers --de 2010 y 2011 al menos-- lanzando el balón lo más alto que ver a su ala cerrada romper tacleadas y correr 40 yardas hacia la lateral. Tampoco vemos a Rodgers lanzar un pase flotado hacia las diagonales con regularidad, como lo hizo tres jugadas después en tercera y uno, partiendo de la 22 de Detroit.

Cobb corrió una ruta hacia la esquina pero fue bien cubierto por el esquinero de los Lions, Jacob Lacey. El profundo Ricardo Silva llegó para asistir también, y Cobb dijo después que el visor de su casco estaba tan sucio y sudado que no vio el balón hasta que estaba casi en sus manos. Con Lacey clavándole el brazo derecho en el pecho y Silva corriendo frente a él, Cobb aseguró el balón y consiguió anotar, en lo que fue su novena recepción del partido y su sexta anotación en los últimos cuatro partidos.

"No sabes cuántas oportunidades vas a tener", dijo Cobb. "así que debes hacer la jugadas cuando se te presente".

Durante la temporada, el entrenador Mike McCarthy usó una escena de "Forrest Gump" para ilustrar su mensaje semanal. No creo que McCarthy pensara que su equipo ganaría fácilmente en Detroit. Con sus excepciones, no han sido de ese tipo esta temporada. McCarthy sólo quiere que su equipo "siga jugando" dijo, así como Forrest Gump siguió corriendo. (Supongo. Aún no descifró por qué la usó).

"Los buenos equipos ganan esta clase de juegos", dijo McCarthy. "Somos un buen equipo".

No quiero sobrevender mi postura. Supongo que también es fácil ver la racha de los Packers como victorias sobre equipos muy inferiores. Claro, los St. Louis Rams, Jacksonville Jaguars, Arizona Cardinals y Lions, tienen un récord combinado de 12-27-1.

Sin embargo, pienso diferente. Podría parecer que los Packers se han puesto en terreno de postemporada a lo largo de los últimos cinco juegos. De eso se trata la temporada, especialmente tras ver que la pasada se fueronc con las manos vacías.

Si pudiera elegir entre un equipo que navega a las victorias de temporada regular, y otro que está forzado a pelear por ellas cada semana, me iría con el segundo. Recuerden algo que nos dijo Rodgers esta temporada:

"Una de las cosas que hacen los triunfos es enmascarar algunas debilidades que puedes tener. Cuando tienes una temporada realmente exitosa, los pequeños detalles se colocan bajo la alfombra y los grandes detalles se vuelven pequeños. Es difícil robarle la energía, el entusiasmo y el esfuerzo a un equipo cuando se la pasa ganando. Pero esas cosas te pueden alcanzar en algún momento, y a nosotros ya nos pasó".

No veo que ese sea un problema en 2012, con los Packers 7-3 tras un inicio de año de 2-3. ¿Y ustedes?


Kevin Seifert se unió a ESPN.com en 2008 después de cubrir a los Minnesota Vikings para el Minneapolis Star Tribune por ocho años. Consulta su archivo de columnas.