Weekend Dime

LeBron James y Lionel Messi merecen ser comparados frente a frente

15:15 ET
Actualizado el
Marc Stein Por Marc Stein
ESPN.com
Archivo

James/MessiGetty ImagesBoth LeBron James and Lionel Messi have risen to the top of their respective sports.
LeBron James nos ha dicho una y otra vez, desde el campeonato en junio pasado, que él no es y nunca será Michael Jordan y no disfruta de la comparación. Para nada.

OK, OK.

Entonces, vamos a probar una nueva comparación.

¿Qué tal, simplemente apuntando a los deportes en general, LeBron James vs. Lionel Messi?

Ya que King James todavía enfrenta un déficit en cuanto a anillos cuando sus logros hasta la fecha son comparados con los Jordan, vamos a profundizar en algo un poco más actual: ¿Cuál de estos dos titanes modernos, LeBron o Lionel, es el rey de los deportes de equipo?

Es una pregunta que he querido plantear y explorar desde hace un tiempo, simplemente por un poco diversión inofensiva de marzo. Así que con el Miami Heat de LeBron en pleno avance, y la última victoria de Messi, con sus dos goles, ante el italiano AC Milan, ¿por qué no hacerlo ahora?

En un momento de la temporada, por lo menos en la NBA, donde puedes tener éxito al intentar algunas cosas si las circunstancias lo permiten, se decidió (el comité de una sola persona) elaborar una lista de categorías aplicable a ambos deportes, consultar a los expertos de estos dos mundos y ver si podemos llegar a una especie de consenso sobre una cuestión que me parece bastante importante, no sólo porque estos son mis dos deportes favoritos, sino porque LeBron y Lionel -- a diferencia de LeBron y Mike -- están en competencia activa.

¿O te has perdido el ESPN Cross-Sport Power Ranking al final de 2012?

La pregunta, por cierto, fue hecha a James por AP a principios de esta semana después de la virtuosa destrucción de Messi al AC Milan en un partido que necesitaban ganar en la ronda de octavos de final de la Champions League. Tim Reynolds de AP le preguntó si Messi, incluso después de su récord de 91 goles en todas las competiciones en 2012, no es más que el LeBron del fútbol, James respondió: "¿Lo es? Voy a dejar que tú lo decidas".

Sí. Es hora de tomar una decisión.

Vamos a analizarlos y darle una oportunidad al debate. Simplemente por deporte.

Impacto

LeBron tiene una ventaja inherente aquí como una estrella absurdamente talentosa de un deporte de cinco contra cinco que juega en una superficie más pequeña, es decir, sus manos tienen al balón Spalding aún más tiempo que los minutos que los mágicos pequeños pies de Messi están en contacto con la pelota. Como uno de los jugadores más versátiles de su deporte, por otra parte, James juega cómodamente en cuatro posiciones en la NBA y cinco todo con facilidad en la competencia internacional, dándole influencia ilimitada sobre los procedimientos de cualquier partido.

Sin embargo, es un gran alago para Messi que incluso se pueda plantear esta pregunta. Tal vez el mayor cumplido en la vista de un adicto al fútbol reconocido que también tiene dos trofeos de Jugador Más Valioso en casa por su trabajo en la tierra de los gigantes: el escolta de los Lakers, Steve Nash.

"No voy a elegir entre los dos, porque es tonto en un montón de maneras pensar siquiera que incluso se puede optar entre dos hombres que juegan diferentes deportes, pero el hecho de que Messi -- jugando 11 contra 11 -- pueda poner su sello en el juego de la misma forma que lo ha hecho Michael Jordan o que lo hace LeBron en una cancha de básquetbol es alucinante", dijo Nash.

Legado

LeBron y el pequeño Leo en realidad tienen algunas buenas historias que intercambiar aquí, ya que a ambos les recuerdan frecuentemente lo que les falta en sus currículos.

James necesitó nueve temporadas para ganar su primer campeonato de la NBA, que sólo han sido dos temporadas más tiempo que Jordan, pero es algo que siempre se le echa en cara. A Messi, incluso después de convertirse en el primer jugador del fútbol mundial en ganar cuatros Balones de Oro consecutivos y todos esos trofeos en Barcelona, le recuerdan rutinariamente que la Argentina no ha ganado honores importantes -- más allá del oro en los Juegos Olímpicos de 2008 en un deporte que no es más que un torneo sub-23 en los Juegos de Verano -- con Messi luciendo la icónica camiseta a rayas celestes y blancas de su país.

Por lo tanto...

La pregunta real aquí es quién soporta la mayor carga por su legado. ¿Ese sería James, quien con 28 años todavía tiene tiempo para acumular los anillos que necesita, pero vive en un mundo donde la reputación es abrumadoramente determinada por el número de campeonatos de la NBA que has logrado? ¿O será Messi, quien con apenas 25 años presumiblemente tiene un poco más de tiempo que LeBron para perseguir un trofeo en la Copa del Mundo representando a la Argentina, pero que vive a la sombra de otro argentino de similar formación y genio que, de acuerdo a la leyenda del fútbol, ganó sin la ayuda de nadie la Copa del Mundo de 1986 para su pueblo con un equipo de apoyo que no se puede comparar con el equipo de Albicelestes esparcidos alrededor de Messi hoy en día?

Así que vamos a recurrir una vez más a Nash, que estoy seguro que posee más camisetas de Diego Maradona que nadie asociado con la NBA, para que nos de algo de perspectiva aquí, teniendo en cuenta el supuesto a lo largo de la liga que James, ahora que tiene su primer anillo, inevitablemente va a seguir el camino de Kobe Bryant (cinco anillos) o incluso de Michael (seis).

"Vi un tweet de (la leyenda inglesa) Gary Lineker, el otro día diciendo que jugó en contra y vio mucho a Maradona", dijo Nash. "Y dice que Messi ahora es mejor que Maradona y mucho más consistente. Yo sé que el record de Messi con Argentina pone eso en duda, pero creo que el fútbol moderno se ha vuelto mucho más difícil de dominar porque la profesionalidad y la capacidad atlética han llegado a otro nivel".

Estilo

Aquí hay otra área en la que inesperadamente hay mucho en común.

Inesperadamente porque estamos hablando de un jugador de 6´8 pies de altura y 250 libras, un monolito único que no tiene un par físicamente hablando en el básquetbol, y un mago de 5 pies que, al igual que Maradona antes que él, usa su bajo centro de gravedad, tacto sedoso, agilidad sin igual y subestimada fuerza inferior del cuerpo para engañar sistemáticamente y huir de los defensores.

Los dos son, además, monstruosamente resistentes, a pesar de la gran diferencia en la forma en que están armados.

Y surgen más coincidencias a la hora de empezar a hablar de estrategias. En Miami, como seguramente ya debes saber, la posición es una mala palabra, con James dueño de las herramientas físicas y el coeficiente intelectual de básquetbol para hacer casi cualquier trabajo de cancha en la NBA en el corazón del conocido sistema "sin posición" de Erik Spoelstra. Messi, por su parte, no tiene ni de lejos la capacidad defensiva o las responsabilidades que James lleva sobre sus hombros, que ni siquiera sería posible en una gigantesca cancha de fútbol, pero también es algo frecuente que le den un papel libre de ir donde le parezca en el ataque como un definidor de primera línea y creador de jugadas en lugar de ser empujado hacia una posición fija. Hay goleadores naturales y mediocampistas al estilo de Stockton en el mapa del fútbol mundial, pero nadie ha combinado estos dos talentos como Messi. Ni siquiera Maradona.

Es por eso que un tal Sr. Bryant, auto-confeso fanático de Barcelona, intervino para decir que Messi en realidad tiene más en común con El Grande que El Elegido del básquetbol.

"Messi:" Kobe le dijo a ESPN.com esta semana, "es más (Wayne) Gretzky".

Rachas

Coincidentemente, aquí también podríamos lanzar la moneda. Incluso con LeBron en medio de una racha de 20 partidos ganados con Miami hasta la noche del viernes en Milwaukee, Messi continúa cambiando la forma de pensar en el universo del fútbol, que históricamente ha tenido aversión a las estadísticas, al anotar tantas veces que te ves obligado a seguir sus números al estilo estadounidense de hoy en día.

Y lo hacemos: Los expertos de ESPN Stats & Information, Paul Carr, Larcada Albert y Pattani Alok envían frecuentes recordatorios de que, sólo por dar un ejemplo, Messi tienen una ridícula marca de 17 partidos consecutivos en la Liga con al menos un gol.

Tengan la seguridad de que lo anterior es tan difícil (o tal vez aún más difícil) de hacer que disparar mejor que el 64 por ciento desde el campo durante un mes entero, como LeBron acaba de hacerlo en febrero.

Responsabilidad

El eterno fanático de fútbol, Dirk Nowitzki de los Dallas Mavericks, emitió una advertencia cuando se enteró de esta historia: "Los dos tienen grandes compañeros de equipo, así que no los consideren aisladamente".

Hemos hecho caso a la advertencia de Dirk.

Pero eso también nos lleva a una pregunta obvia: ¿Cuál de estos dos Goliats, teniendo en cuenta sus grupos de apoyo así como sus respectivos deportes, tiene el mayor conjunto de responsabilidades sobre una base de partido a partido? Se podría argumentar que se trata de James, que indiscutiblemente se ubica como uno de los dos o tres mejores jugadores ambidiestros que hemos visto en las altas cimas. Y lo mismo podría decirse en nombre de Messi, dado que los goles en el fútbol son mucho más preciados y más difíciles de conseguir, y con el número diez en el corazón de tantas personas seguidoras del Barça.

"Tengo que decir que creo que el trabajo de LeBron es probablemente un poco más difícil", dijo Nowitzki. "Messi se puede ocultar a veces y sólo necesita un toque genial para quedar bien. LeBron no puede ocultarse nunca. Los ojos están siempre fijos en él. Él es el mejor atleta que jamás hayamos visto. Él simplemente hace que el juego parezca fácil".

Simpatía

LeBron no ha formado parte del grupo de los villanos en años. O por lo menos meses. Sumándose a His Airness en el exclusivo club de jugadores en ganar un campeonato de la NBA, el premio al JMV tanto en la temporada regular como en las Finales y una medalla de oro olímpica en el mismo año, haciendo que la V escarlata sobre sus hombros pase al Enemigo Publico N º 12: Dwight Howard.

Sin embargo...

Dwight podría haber suplantado a regañadientes al No. 6 como la superestrella del básquetbol más vilipendiada, pero LeBron no es tan amado como Mike todavía. Uno podría pensar que va a necesitar unos campeonatos más antes de que las consecuencias de La Decisión se hayan erradicado hasta el punto en el que LeBron sea universalmente aceptado en vez de ser sólo admirado por su dominio súper-eficiente (fuera de Cleveland, por supuesto).

Messi, en cambio, es más bien un deportista al estilo Roger Federer cuando se trata de la aclamación pública. Emite la misma onda de personaje elegante que Fed. El próximo comentario malo sobre de él, a excepción de lo que puedan decir los seguidores del Real Madrid, podría ser el primero.

Es el rival súper vistoso de Messi, Cristiano Ronaldo del Real Madrid, quien se ubica como la figura más polarizante.

Rivalidad

Sumar a Ronaldo en la discusión es lo que quizás le da a LeBron su mayor fuente de separación. Debido a que la brecha entre Messi y Ronaldo, dependiendo de la persona a la que le preguntes, parece estar disminuyendo.

O dicho de otra manera: como el atleta más grande y superior sumando un montón de victorias de primer nivel, Ronaldo está mucho más cerca de la estratosfera de Messi -- incluso colándose en la misma estratosfera de vez en cuando cada vez que el Real Madrid supera al Barcelona, por ejemplo, dos veces en el lapso de cinco días, como recientemente hemos sido testigos -- que Kevin Durant o cualquiera de los otros rivales lo están de LeBron James.

Es más que posible que Durant pueda lograr una temporada, si los antecedentes resultan tan buenos como su básquetbol, que le signifique a KD un trofeo al JMV sobre LeBron algún día, dependiendo de cómo les va a sus equipos en la temporada regular por encima de lo que consigan como individuos. Sin embargo, la brecha entre LeBron y Durant -- y cualquier otra persona que desees nominar -- sólo se sigue ampliando en términos de Mejor Jugador en el Estado de Juego. Se necesita más que eso para ganar la carrera anual al JMV, pero LeBron iniciará cada temporada en el futuro previsible como el mejor del mundo en su deporte antes de que se rebote por primera vez el balón.

Messi no puede decir exactamente lo mismo.

No cuando está claro que Ronaldo, no Messi, se parece más a LeBron en términos de tener el tipo de cuerpo y conjunto de habilidades con los que sueñan los jóvenes futbolistas.

Conclusión

Mientras repaso todas las categorías seleccionadas, me sorprendo un poco, pero inevitablemente le debo dar la ventaja a LeBron. Por difícil que sea de creer, muy poco después de que Messi rompió el récord de su deporte con 91 goles en el año 2012, la capacidad de LeBron para dominar a todos los demás en la NBA tiene más peso para mí.

Sin embargo, como Nash sugirió desde el principio, no son exactamente respuestas claras cuando los reyes en cuestión están jugando dos deportes totalmente diferentes. Eso es lo que me motivó en primer lugar a buscar expertos activos de ambas órbitas para tratar de ayudarme a tomar una decisión.

Para Luol Deng, alero All-Star de los Chicago Bulls y un eterno seguidor del Arsenal que sabe exactamente lo que se siente al perseguir a James sobre una superficie de madera de 94 por 50, es Messi. Deng introduce una variable interesante al subir el techo de a Messi, que es en realidad más alto que el de LeBron porque su legado cambiaría de una manera dramática si Argentina ganase sólo una Copa del Mundo.

"Dejando de lado lo bueno que es LeBron", dice Deng, "Tengo que quedarme con Messi. Porque con lo que está haciendo y lo que está a punto de hacer, está en camino a convertirse en el mejor de la historia". Sin importar al equipo que enfrente el Barcelona, sólo te interesa ver el partido porque Messi está jugando".

¿Podrá LeBron Raymone James quedar en la historia como el más grande que jamás haya jugado al básquetbol de la NBA? ¿Podemos asumir que va a terminar con un puñado de campeonatos al mejor estilo Jordan?

¿Ven? Es una variable interesante.

Dijo Simone Sandri, corresponsal de la NBA para el famoso periódico italiano La Gazzetta dello Sport y un ex jugador profesional de fútbol en las divisiones de la Serie B y Serie C de su país, entre otros, el Novara de su ciudad natal: "Si tengo que emitir mi voto, tengo que decir LeBron. Leo, obviamente, está en medio de una temporada fantástica, pero LeBron, en mi opinión, está logrando un impacto más grande. El Barça es un equipo tan sobresaliente que realmente creo que podría permitirse el lujo de una lesión de Messi y todavía alcanzar algunas de sus metas al final de la temporada.

"Es difícil imaginar lo mismo para el Heat sin LeBron. Yo tendría que decir que, en estos momentos, LeBron es una mayor amenaza para sus oponentes. No es por menospreciar a Messi, pero detener el avance de Messi no significa detener el avance del Barca. Eso es un equipo que te puede hacer daño de muchas maneras. Detener el avance de LeBron no te garantiza un triunfo sobre el Heat, pero es un paso más en esa dirección".

Le hemos dado la última palabra, tratando de concentrarnos en el ahora, al mediocampista de la selección nacional estadounidense, Sacha Kljestan, quien llegó hasta el final (como Messi) de la Champions League esta temporada con su club belga, Anderlecht, cuando Kljestan no estaba siguiendo a sus amados Clippers por todos los medios como el mayor fanático europeo del otro equipo de Los Angeles: "En este momento, Messi es el rey de los deportes de equipo. Por varias razones. Es joven y ha ganado más. Ha sido el mejor jugador del año del mundo durante los últimos cuatro años, LeBron sólo tiene tres premios como el JMV. Messi ha ganado la Champions League tres veces, LeBron sólo tiene un campeonato de la NBA.

"Por supuesto que Messi ha estado jugando para el Barcelona todo el tiempo con otros diez jugadores de clase mundial, mientras que LeBron se ha incorporado recientemente a su "Barcelona ". Pero en este momento, Messi es el rey. Ya sabes lo mucho que me gusta el básquetbol, pero Messi está en otro nivel".


Marc Stein es escritor senior de la NBA para ESPN.com. Consulta su archivo de columnas.