Una historia increíble (I)

Estrellas rutilantes en un cielo azul y oro

Actualizado el 20 de marzo de 2013
Washington Cucurto Por Washington Cucurto
ESPNdeportes.com
Archivo

Bombonera
Getty ImagesAlgo está por pasar...

BUENOS AIRES -- Queridos lectores, mientras en Eloísa Cartonera esperamos el gran Festival contra la Represión que los artistas de la Sala Alberdi del Teatro San Martín, realizarán este viernes a la tarde y en el cual participaremos activamente y leeremos poemas, exhibiremos nuestros colorinches libros de cartón con la mejor literatura latinoamericana, decía, mientras esperamos el gran evento, acaba de llegar un sobre dorado a la carto. Remitente: Asociación de espías y quinteros japoneses de Florencio Varela. Destinatario: Washington Elphidio Cucurto, es decir yo, a secas.

El sobre dorado con arabescos negros japoneses me encantó. Soy hincha de Defensa y Justicia, nací en La Capilla, así que pensé que por ahí vendría la mano. Pero... ¿espías japoneses y planta-lechugas en Florencio Varela? ¡Qué raro! ¡Jamás había pensado en semejante disparate!

Me decidí a romper el sobre y ver su contenido. Cuando vi que un Rolls Roys amarillo se detuvo en la esquina de la carto (Zolezzi y Aristóbulo del Valle, a metros de la Bombonera). Bajaron cuatro hombres pequeños,vestidos de negro, con anteojos que me impidieron ver sus ojos achinados, como comprobé después.

- Yo soy Wuan Chu Fak. Se presentó el que parecía ser el jefe.
- Yo soy Joselito Tokono y éste es mi primo Tugurio Toyoki. Somos argentinos descendientes de japoneses. Y necesitamos su ayuda, señor Cucurto... Boca se parece demasiado a River...

Después de las presentaciones me quedé en silencio, muy sorprendido.

- Pertenecemos a la Asociación Japonesa de detectives y espías de Varela, nos contrató el Presidente de Boca Juniors que es lector suyo. Quiere que usted trabaje con nosotros, me aclaró Tugurio Toyoki. Sacándose los anteojos para que no queden dudas pizpireteando en el aire.

- En la actualidad Boca se parece a River. No para de perder en La Bombonera, perdió su fortaleza de local. Necesitamos saber qué pasa y enderazar el rumbo si podemos. Me apuré a responderle.
- Señores, pierde porque tiene malos jugadores, eso es todo.

Joselito Tokono peló un libro de actas y estadísticas.
- Según el libro Dorado de Boca Juniors, en la era Bianchi Boca perdió dos veces en la Bombonera. Y hubo periodos en la historia que no perdía por años completos.
- Sí, agregó Chu Fak, además antes la Bombonera no rugía sino que latía. Hoy dejó de latir y Boca pierde hasta con ¡Unión!

Un poco excéptico, un poco aburrido de estos ponjas pesados les respondí de mal modo y me puse a cortar cartón.
- Señores, será una simple mala racha. De ninguna forma Boca se parece a River. Ni hoy ni antes...

Joselito Tokono, también un poco cansado de mi apatía me respondió en seco.
- Señor Cucurto no sea inocente. Acá pasa algo raro y vamos a averiguarlo. No queremos molestarlo, estamos acá porque lo exigió el presidente de Boca y no porque admiramos las pavadas que escribe. Imagínese, si vamos a leer a poetas, tenemos a Li Po, a Tu Fu y a toda la dinastía de poesía japonesa.
- Como poeta usted en Japón no existiría... dijo otro.
- ¿Qué necesitan de mí?, les pregunté para avanzar con el tema.
-Contra su tonto exceptisismo, señor Cucurto, tenemos que ir urgente al centro de la cancha de Boca, acaban de encontrar algo increíble...
- ¿En la cancha de Boca?
- Sí, señor Cucurto, a quince metros debajo del césped, justo debajo del punto central. Todo indicaría que es un extraño guaricho o una leyenda del vudú dominicano, Por eso queremos que venga a verlo. Usted es especialista en estos temas, según nos dijeron en un informe.

Me preocupé. Me puse la campera y salimos para la puerta de entrada de una de las bandejas de Boca. ¿Qué pasa con Boquita? ¿Le hicieron un mal de magia negra? ¿Boca no gana en la Bombonera porque está embrujado o enguarichado o por culpa del vudú haitiano-dominicano?

Cuando pisamos el césped de la cancha vimos luces que salían del punto de inicio. Un centro magnético de energía nos empujó hacia ese lugar. Los detectives japoneses pelaron armas pero fueron arrancadas de sus manos por una energía que atraía a su centro a todos los cuerpos... Me asusté, ¿qué significaba esto? Sentí miedo, terror y angustia, todo a la vez.

(continuará)


Washington Cucurto es escritor y poeta. Aunque su nombre real es Santiago Vega, él prefiere que lo llamen simplemente \"Cucu\". Su obra siempre recurre a las minorías y a los marginales y entre sus publicaciones se destacan Cosa de negros (2003) y Las aventuras del señor maíz (2005). Además creó Eloisa Cartonera, una editorial que publica libros de autores inéditos latinoamericanos, realizados con cartón. Actualmente está terminando una biografía de Don Ramón, personaje del Chavo del 8. Consulta su archivo de columnas.