En busca de la manzana más sabrosa

Actualizado el 6 de septiembre de 2010
por Luis Alfredo Álvarez
Caroline Wozniacki
Getty ImagesWozniacki intenta ganar su primer Grand Slam

NUEVA YORK -- Un US Open sin Serena Williams abre las puertas para una sorpresa, cualquiera sea la jugadora que gane el torneo. Serena ha sido tan dominante en el circuito femenino que, de las 16 jugadoras que quedan en carrera, elegir a una como la favorita al titulo resulta una verdadera aventura.

Todos los partidos son finales hasta llegar al sábado, cuando veremos cuál de ellas logró sobrevivir. Campeonas de Grand Slam y de este, en especial, ponen en juego su reputación, como Kuznetsova, Sharapova, Venus Williams y Clijsters, saben muy bien lo que significa ganar aquí.

Pero también tienen muy presente lo que es perder y que, aquellas quienes han estado cerca, como el caso de Wozniacki, buscan una nueva oportunidad de borrar la dolorosa derrota del pasado, de un pasado reciente que la ha colocado en una posición determinada de ataque y no de defensa.

No estamos para dar un pronóstico en el cuadro de mujeres y hasta ellas mismas saben que cualquiera puede levantar el trofeo de campeona, como fue el caso en Roland Garros, cuando Francesca Schiavone cautivó al mundo con su triunfo sobre 'Sammy' Stosur.

La tentación anda suelta, la irresistible manzana va a ser mordida y devorada por una de 16 bocas y por aquella que muestre más apetito y, a diferencia de incurrir en pecado por la mordida, o esperar por el beso de un príncipe para ser despertardas, morder esta manzana representa la oportunidad de celebrar el esfuerzo y los años de dedicación.

Sólo queda la incógnita de cuál dentadura quedará impresa en la fruta más apetitosa del verano norteamericano.